Menú Portada

Arderá Valencia: Lorenzo-Rossi, un título de MotoGP luchado más allá de lo deportivo

Noviembre 6, 2015
lorenzo rossi

La que debía ser la carrera del siglo, el duelo final por el título entre el considerado mejor piloto de todos los tiempos, Valentino Rossi, y su compañero de equipo en Yamaha, Jorge Lorenzo, se ha convertido en el primer gran premio de la historia en ser considerado como “de alto riesgo” por las autoridades.

Un deporte hasta ahora caracterizado por el ‘fair play’ y la deportividad, se ha transformado en otra suerte de espectáculo. Un espectáculo con caídas, incendiarias declaraciones, agresiones televisivas, ‘hooligans’ desatados y responsables que no han estado a la altura de las circunstancias.

Y por responsables no sólo hay que nombrar a la sempiterna Dirección de Carrera y la Federación Internacional (FIM). Esta semana se sumaban a la fiesta directores y jefes de equipos, que no han querido perder su cuota de protagonismo.

Los antecedentes; siguen las declaraciones incendiarias

Recapitulemos: Después de que Rossi sacara de pista y tirara a Marc Márquez en Malasia, Dirección de Carrera obró tarde y escasamente al sancionar al italiano. Una penalización que le obliga a salir último en Valencia. Un castigo que fue refrendado ese mismo día por la FIM.

Tras estos hechos y multitud de declaraciones por ambos bandos, llegaban una serie de cartas abiertas y comunicados, entre las que cabe destacar la de Sete Gibernau, muy dura con aquellos que deben marcar la ley en MotoGP y que concluía: “Lo que hoy sucede, no es otra cosa, que la consecuencia de aquello que no se ha enseñado. Con el agravante para mi injusto, de que a quien ahora juzgan, critican y linchan, no es al responsable, sino al niño, al que lleno de ilusiones y talento, nunca, jamás, se le ha dicho, que aquello que ha hecho, nunca, jamás, debió hacerlo. Sin normas, sin un reglamento claro que defina lo que está bien y lo que no, jamás se podrá enseñar al piloto aquello que puede hacer y lo que no. En una palabra, sin normas claras, no hay educación posible”.

MotoGPReunionValencia
Reunión de MotoGP en Valencia

Por su parte, el británico Lin Jarvis, máximo responsable de Yamaha en MotoGP, cargaba sin piedad contra Márquez: “Lo que hemos visto es la venganza de Márquez por las declaraciones de Valentino a la prensa. Pese a todo, si analizas la carrera al detalle y estudias cada movimiento que ha hecho Márquez, no hay nada ilegal respecto a un movimiento en concreto, pero creo que hay que mirar con mayor perspectiva y cuestionar la motivación del estilo de carrera, la forma y el intento de Márquez de enturbiar al máximo la conducción de Valentino. De todo eso ha resultado una masiva frustración de Valentino, de la que ha resultado la maniobra incorrecta de sacar a Márquez de la pista. Después, desafortunadamente, Márquez decidió girar y golpeó su pierna, eso ha causado un incidente y que Márquez cayera”.

Vito Ippolito, presidente de la FIM, jugaba a nadar y guardar la ropa, repartiendo la culpa en la escalada de crispación entre pilotos, equipos, fabricantes y patrocinadores. Curiosamente, el venezolano, no reconocía ningún atisbo de error en la actuación de los responsables del campeonato: “Todo el mundo tiene derecho a expresar sus propias ideas. Pero tanto las palabras como las acciones tienen consecuencias. Cada uno individualmente ha de ser responsable de dichas consecuencias. Los pilotos, antes que nada, deben saber esto. Cada uno de ellos tiene miles de aficionados detrás que siguen sus hazañas en la pista y escuchan lo que dicen lejos del asfalto. Esta responsabilidad también la comparte la gente de su entorno, empezando por sus equipos y sus patrocinadores. Sea cuál sea el bien y el mal de la cuestión, si alguna de esta gente innecesariamente incendia y crea polémica sobre algún acontecimiento o decisión de manera equivocada, lo que están haciendo es un flaco favor al deporte, en detrimento de toda nuestra comunidad y todas las cosas buenas que ofrece a todo el mundo. Pilotos, equipos, fabricantes y patrocinadores deberían no solo respetar las reglas sino aceptar las decisiones de los oficiales, seas cuales sean”.

La reacción a la carta de la FIM pareció ser la contraria a la esperada; Valentino Rossi maniobraba con sigilo contra la federación y apelaba su sanción al Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) de Lausana, organismo supranacional y último responsable de impartir justicia en cualquier actividad deportiva. El italiano era respaldado por su equipo en esta apelación y su verdadero objetivo era conseguir la suspensión cautelar para Valencia y no salir último.

Después de los agitados días post Malasia, parecía que el fin de semana aportaría algo de descanso y cordura a tanta exaltación. Pero no fue así. Dos ‘periodistas’ de un programa satírico de Mediaset Italia, ‘La Iene’, poco menos que asaltaban a Márquez en su casa de Cervera. El objetivo: entregarle un falo gigante en honor a su carrera en Sepang. El resultado fue que Márquez intentó irse y uno de los periodistas le arañó tras agarrarle, interviniendo su padre y su hermano para que se marcharan. Finalmente todo acabó con la presencia de la policía y un cruce mutuo de denuncias por agresión. El piloto de Repsol Honda estallaba y pedía respeto hacia él y su familia mediante un comunicado.

El último en subirse al carro era Shuhei Nakamoto, vicepresidente de la división deportiva de Honda (HRC), que ocho días después del incidente declaraba: “Está claro que Valentino echó intencionadamente a Marc hacia la parte exterior de la pista, lo que está fuera de las reglas, por eso Marc no tuvo otra opción que ir largo. Los datos de la moto de Marc muestran que levantaba la moto tratando de evitar el contacto con Valentino, su maneta de freno delantero recibió repentinamente un impacto que bloqueó la rueda delantera que fue la razón de su caída. Creemos que esa presión fue el resultado de una patada de Rossi. La toma de datos de la moto de Marc está disponible para todos en Dorna, la FIM o los medios que quieran comprobarlo”. Tras estas afirmaciones, Honda convocaba una rueda de prensa en Valencia para explicar esos datos de la moto de Márquez.

Lorenzo, el gran perjudicado

El conflicto Márquez-Rossi dejaba un damnificado: Jorge Lorenzo. El mallorquín, abandonado por su equipo, tenía que movilizarse personalmente con sus abogados para aportar documentación al TAS, ya que su resolución podía afectar las posibilidades de Jorge como candidato al título.

El balear, que lo único que hace es mirar por sus intereses, se encontró con la airada y pública reprimenda de los responsables del Movistar Yamaha, por cierto, todos italianos. Massimo Meregalli, Team Manager, declaraba a ‘SkySport’: “Estamos muy decepcionados con Jorge Lorenzo. No por el hecho de que decidiera entrar como parte en el proceso de Rossi en el TAS, sino porque no nos avisara antes. Valentino lo hizo en todo momento”.

LorenzoRdPValencia
Rueda de prensa de Jorge Lorenzo

Mucho más duro fue Willian Favero, director de comunicación del equipo en La Gazzetta dello Sport: “No entendemos cómo se puede considerar parte lesionada en los hechos relacionados con Rossi y Márquez. Estamos decepcionados con Jorge por haber tomado una iniciativa sin avisarnos, algo que Rossi sí hizo antes de embarcarse en su proceso con el TAS y agregó: “Nos distanciamos del asunto y no comprendemos por qué Jorge ha intentado meterse por segunda ocasión en una historia que no es la suya”.

Para colmo de males, el propio padre de Lorenzo, Chicho Lorenzo, efectuaba unas desafortunadas declaraciones, recogidas por Diario de Mallorca, en contra de los intereses de su hijo: “Ahora dice Honda que Rossi tiró a Márquez. No me lo creo” y agregó bromeando: “Yo castigaría a Márquez por tocar los huevos”.

Declaraciones previas; ley de silencio

Cualquier manual de comunicación y el propio sentido común indica que una crisis de tal magnitud, exige la máxima transparencia de los organismos superiores que rigen el deporte. Pero Dorna y FIM instauraban la ley del silencio, para cancelar por primera vez la rueda de prensa previa a un gran premio y convocar una reunión a puerta cerrada con todos los pilotos de MotoGP.

Este jueves, Márquez, Rossi y Lorenzo mantuvieron una reunión privada en Valencia con Carmelo Ezpeleta, CEO de Dorna y posteriormente todos acudieron a la convocatoria mencionada. El resultado no se hacía esperar.

Ni Honda enseñaba ninguno de los prometidos datos de la moto de Márquez, ni ninguno de los tres pilotos afectados hacía declaraciones contundentes al respecto del incidente en Malasia. Aún así todos dejaban entrever que se mantenían en sus posturas y Rossi dejó caer un contundente: “En Malasia no me quedó ninguna otra opción que hacer lo que hice”, sin entrar en muchos más detalles.

Mientras tanto llegaba la ansiada resolución del TAS, que no concedía la suspensión cautelar a Rossi, por lo que deberá salir el último de parrilla. A pesar de esto, el TAS comunicaba seguir investigando y  su sentencia definitiva llegará dentro de unos meses.

Rossi tendrá que remontar desde el fondo de la parrilla

Si tratamos de olvidar este caldeado ambiente, las estadísticas previas nos muestran que Dani Pedrosa es el gran favorito a la victoria en Valencia, ya que cuenta con seis triunfos en el Circuito Ricardo Tormo, por dos de Rossi, Lorenzo y Márquez, aunque este último fue el que venció la temporada pasada.

RossiRdPValencia
Rueda de prensa de Valentino Rossi

Gane quien gane en Valencia, está meridianamente claro que en una carrera en seco, el triunfador de la misma no será Valentino Rossi, obligado a remontar desde el puesto 26º de parrilla. A pesar de ello, un cuarto puesto es más que factible para el italiano, lo que obligaría a Lorenzo a finalizar al menos segundo.

La lluvia, en caso de presentarse, ofrecería un panorama completamente distinto y nadie puede descartar que el de Tavullia llegue incluso a pelear por ganar la carrera.

Las opciones del español

A continuación, todos los escenarios posibles para que Jorge Lorenzo gane su tercer título de MotoGP el domingo:

Si Lorenzo gana la carrera, Rossi necesitaría ser segundo para ganar el título.

Si Lorenzo acaba segundo, entonces Rossi necesitaría terminar en el podio para ser campeón.

Si Lorenzo finalizase tercero, Rossi tendría que ser como mínimo sexto para coronarse campeón del mundo.

Si Lorenzo cruzase línea de meta en cuarta posición, Rossi tendría que ser al menos noveno para hacerse con el campeonato.

Si Lorenzo es quinto, Rossi tendría que terminar nunca más atrás de seis plazas respecto a él para ganar el título.

Si Lorenzo termina más allá del noveno puesto, Rossi sería automáticamente campeón.

Ambos, con malos recuerdos en Cheste

El Ricardo Tormo de Cheste es un trazado que no trae al italiano muy buenos recuerdos. En 2006 llegaba como líder de la clasificación del  campeonato con ocho puntos de ventaja sobre el norteamericano Nicky Hayden, pero una caída le privó de los puntos necesarios para lograr el título, que fue a parar al estadounidense.

Jorge Lorenzo tuvo también opciones de ganar el Mundial en 2013. Afrontaba la carrera valenciana con una desventaja con respecto a Márquez de 13 puntos. Necesitaba ganar y que el de Repsol Honda no fuera cuarto o mejor. Lorenzo cumplió su parte, pero el catalán fue tercero y ganó su primer campeonato en la categoría reina.

Valenciaaerea
Circuito de Cheste

El título de Moto3, también en el aire

El otro título que se zanjará esta temporada en Valencia será el de Moto3, en el que el británico Danny Kent llega con 24 puntos de ventaja sobre el portugués Miguel Oliveira. Kent sólo necesita sumar dos puntos (finalizar decimocuarto), para ser campeón. Oliveira necesita vencer la carrera y esperar que Kent sea decimoquinto o peor si quiere ser el primer piloto de su país campeón del mundo.

José Manuel G. Tamajón

@jmgtamajon