Menú Portada

Antonio García Ferreras sigue retratándose con su infame campaña en favor de Podemos, enemigos declarados de sus amigos Soraya y Florentino, Sálvame hace mofa sobre los piojos, pero no se atreve con las ladillas, y Mila Ximénez estalla ante María Teresa Campos 

Marzo 9, 2017
bronca mila

“Mañana más periodismo”. Esta es la promesa con la que Antonio García Ferreras cierra últimamente cada edición de Al rojo vivo, quién sabe si como venganza contra la Asociación de Prensa de Madrid por haber denunciado las supuestas prácticas mafiosas de Podemos con la clase periodística. Pero Ferreras sigue sin atreverse a posicionarse sobre la polémica. Ya saben, él solo va a favor de obra. El periodista disfrazado de indignado resulta que es la verdadera casta televisiva. Si no que le pregunten a su amigo Florentino Pérez qué sabe de sus entradas VIP en los partidos estrella del Real Madrid de Baloncesto. O hagan lo propio con su amiga Soraya Sáenz de Santamaría si participó en el rescate de La Sexta por parte de Antena 3.

Porque el ex director de comunicación del Real Madrid de Florentino Pérez se cree influyente pese a que tendría que hacérselo mirar. Porque, por mucha propaganda que la Cadena verde emita, Podemos no deja de ser la tercera fuerza electoral por detrás del “maligno bipartidismo”, siendo todavía prescindible en el Congreso de los Diputados pese a los masajes de Ferreras a Iglesias, Monedero, Maestre y compañía (Errejón ahora es non grato).

Ferreras, que ha tenido que aumentar una hora más su maratoniano debate por Javier Ruiz, lo que demuestra es su verdadero nivel, sigue mostrando un cinismo periodístico pocas veces visto en el panorama mediático nacional por una sencilla razón: oferta una mercancía que él no consume. No sabemos cómo dormirá siendo un miembro VIP de la beautiful people mientras propaga el comunismo. Él sabrá…

Sálvame sigue con sus bromas sobre piojos, pero no se atreve con las ladillas

En Sálvame no saben qué inventar para seguir estirando el chicle y en los últimos días parecen centrados en descubrir qué tertuliano del programa tiene piojos. La investigación tenía una misión: señalar que tenía liendres Mónica Hoyos, de la que Lydia Lozano dijo que pisaba los platós con el “pelo sucio”. Y Paz Padilla participó en el show dirigiéndose así a la ex de Carlos Lozano: “Tú tranquila, los piojos van a las cabezas limpias y tú nunca la llevas”.

Una supuesta experta en el tema señaló que Mónica tenía liendres, había tenido piojos, pero no eran contagiosos. Este hecho no evitó que sus compañeros la tildasen de “guarra” y “cochina” entre risas, acrecentadas porque Lydia Lozano se disfrazó del bicho para vengarse de su enemiga. Lydia bastante tiene con que un ex socio suyo le acuse de estafadora por haberse quedado parte de los doce millones de pesetas que le entregó para organizar un certamen de moda, pero parece que la periodista prefiere divertirse. Eso sí, en el Sálvame de Raúl Prieto y David Valdeperas no se atreven a hablar de las ladillas. No estaría mal que se sometiesen a un análisis los propios directores. ¿Por qué será?

Un ex compañero de Eduardo Inda pone en duda su imparcialidad

El Caso del Pequeño Nicolás va camino de salpicar a Eduardo Inda. Según asegura en el Juzgado de Instrucción número dos de Madrid el periodista Francisco Mercado, ex miembro del equipo de investigación de OK Diario, el tertuliano le señalaba que “hay que matar (en cuando a información), a MartínBlas“. Recuerden que el ex jefe de la Unidad de Asuntos Internos lidera una investigación sobre la existencia de una organización criminal de policías y periodistas.

Mercado aporta a la investigación Whatsapp de Inda con supuestas presiones para que perjudicase a Martín Blas, que buscar probar la connivencia entre el periodista y el Comisario Villarejo. Según le escribió Inda a Mercado, “el comisario Martín Blas grabó a Fernández Díaz y luego se quedó la cinta, principal línea de investigación”. Mercado contesta: “Me da cierto temor la mitad del título. La versión que me llega es que Pino le dio la cinta a Blas, ergo no la grabó Blas“. Y añade: “Más allá de que Inda quisiera proteger a Pino y al ministro, obviamente, quiso utilizar esta falsa acusación, que Blas grabó unilateralmente al ministro, para destrozarlo mediáticamente. La causa de su inquina era doble: la investigación del pequeño Nicolás podía aflorar sus estrechas relaciones con Villarejo y García Castaño y, por otro lado, era una causa en la que tenía que tomar partido porque le afectaba directamente a él y a sus amigos y compañeros de operaciones mediáticas”.

Mila Ximénez abandona el plató de Sálvame tras una bronca con María Teresa Campos sobre Mercedes Milá

María Teresa Campos quiso mojarse ayer en Sálvame sobre la polémica que envuelve a Mercedes Milá por llamar “gordo” a un bioquímico en el programa Chester in Love. La ex reina de las mañanas intentó echar un capote a su compañera recordando su profesionalidad y achaca las palabras “a crear espectáculo”. Jorge Javier Vázquez se puso del lado del bioquímico, no sabemos si por su particular batalla contra la presentadora por Gran Hermano: “Yo jamás diría eso porque a mí me produce tristeza (…) Me gustaría preguntarle si lo ha pensado y si lo volvería a decir”.

Mila Ximénez fue más dura con la presentadora: “Ni es la portavoz de nada, ni puede utilizar ese elemento como ataque porque si lo hace demuestra falta de argumentos, mala educación o tiene fobia a los gordos”.  María Teresa entonces se plantó: “Yo no vengo a aquí a eso. Cuando me vaya dices lo que te dé la gana. Sé que te van a aplaudir”. La tertuliana entonces abandonó el programa visiblemente enfadada: “Yo me voy porque no se puede hablar contigo”. María Teresa la despidió a su manera: “Vende más irse (…) aplaudirla (en referencia al público) Yo vengo aquí a lo de mi libro, espérate Kiko a que me vaya. No me han dicho que es así el espacio. Yo trato a todo el mundo de la mejor manera posible y por eso soy criticada, por ser obsequiosa con la gente. Pero veo innecesario que hay que decir las cosas sin crear problemas. Y no estoy hablando de Mila, que no es el centro del universo. Llevo catorce años presentando programas y siempre he dejado libertad de expresión. No tengo nada con Mila, se ha puesto como se ha puesto siempre”. Recuerden que la relación entre Mila Ximénez y Mercedes Milá es pésima desde que la presentadora acusase a la Cadena de “tongo” por hacerla ganadora de Supervivientes, hecho que molestó a la ex de Manolo Santana, que la tildaría en una entrevista a una revista de “indecente” y “cobarde de mierda”.

Jorge Higueras