Menú Portada
EXCLUSIVA
El Operativo Policial, basado en pinchazos telefónicos durante ese fin de semana previo, también afectaba a su mujer y a su cuñado

Anticorrupción intentó encarcelar a Matas por presunta falsificación de pruebas 24 horas antes de su declaración

Marzo 30, 2010

El ex presidente balear percibia más de medio millon de euros de la consultora Pricewaterhouse
 
Trabajaba en una de las plantas nobles de la torre situada en el nº 300 de la Avenida Madinson, de Nueva York


La Fiscalía Anticorrupción intentó encarcelar a Jaume Matas, a su mujer, Maite Areal, y a su cuñado, Francisco Areal Montesinos, 24 horas antes de la declaracion del ex presidente balear ante el juez José Castro, que entiende la causa contra él. Todo el Operativo Judicial estaba montado para detenerle y llevarle a prision por presunta falsificación de pruebas. La Policía habia detectado conversaciones telefonicas entre los tres implicados durante el fin de semana previo a la declaracion de Matas el dia 23 de marzo pasado, en las que se indicaba que habia que falsificar el contrato de alquiler que Matas mantenía con los empresarios Juan Bautista y Apolonia Guardiola Fullana relativo a un local comercial situado en una de las arterias mas comerciales de Palma de Mallorca, la calle San Miguel, donde estos tienen emplazada la zapateria. 
 
En las conversaciones interceptadas por la Policía, la familia Matas buscaba una forma de cómo poder justificar ante el Juez parte de sus ingresos en metálico. Y pensaron que la mejor forma era a través de un contrato falso con estos empresarios en el que se indicara que una parte del dinero recibido se entregaba en negro. Trataban de justificar lo que Matas ha definido como “patrimonio en metálico no declarado”. Finalmente, Jaume Matas desistió en realizar este procedimiento, cuando todo el Operativo Policial estaba preparado para detenerle y llevarle a prisión por falsificación de pruebas.
 

Dinero B

 
El alquiler de este local en Palma lo contrató Jaume Matas en 1997 y, según los informes policiales, desde entonces ha justificado unos ingresos por estos alquileres de unos 100.000 euros en metálico; es decir, dinero B, que recogia su mujer, Maite Areal, o su cuñado, Fernando Areal. También la Policía detectó conversaciones telefónicas de Maite Areal con casi todos sus proveedores indicándoles la manera en la que tenian que declarar ante el magistrado sobre el pago por los servicios prestados. Jaume Matas intenta ahora justificar que las reformas que introdujo en su Palacete del centro de Palma de Mallorca solo le costaron unos 650.000 euros, mientras que la Agencia Tributaria cifra estas en casi el doble.
 
Las claves para que Matas no haya sido encarcelado sin medidas cautelares, y pueda pagar una fianza de tres millones de euros por eludir prision, radican en que su declaracion judicial fue muy convincente, que justificó muy bien los gastos e ingresos en dinero en metálico y que en sus decisiones políticas y proyectos realizados sólo decía la frase: “Hágase”, y que, posteriormente, era el aparato politico de su administración quien realizaba todas las gestiones. “Si no fuera asi, Señoría, me tendria que juzgar por cualquier papel, por lo minimo que fuera”, le dijo al Juez.
 

Huída a Washington

 
Matas decidió huir de la politica en junio de 2007, tras no revalidar la mayoria absoluta en las elecciones de mayo de ese mismo año. A sus 51 años –ahora tiene 53-, optó por irse a Washington con una carta que le acreditaba como director de Relaciones Institucionales de la empresa hotelera Barcelo Crestline y como ejecutivo de su fondo de inversiones denominado “Playa”, para la expansion del grupo propiedad del ex senador del PP, Simon Pedro Barcelo, en México, Caribe y Centro América. En junio de 2009, cambió su orientación y pasó a trabajar para la empresa consultora Pricewaterhouse Coopers, como experto en cambio climático y energías renovables. La multinacional lo fichó dado que, en teoría, era un experto en Medio Ambiente, ya que fue ministro de este ramo en el Gobierno de José María Aznar desde el año 2000 al 2003.
 
Por su trabajo en Pricewaterhouse Matas cobraba más de 500.000 euros y tenía su despacho en una de las plantas nobles de la Torre situada en el número 300 de la Avenida Madinsson, en la Ciudad de los Rascacielos. El ex presidente balear fue contratado debido a que la consultora quería tener a expertos para realizar informes mediomabientales, ya que la Administración Obama estaba decidida a impulsar el Medio Ambiente, con el dinero añadido en gastos para esa partida. Matas estaba considerado por sus compañeros, según ha podido comprobar extraconfidencial.com, como “un gran trabajador que dedicaba muchas horas a su labor”.
 
Ahora, tras la retirada del pasaporte ha tenido que dejar su millonario empleo. Aunque antes de esta decision, ya estaba marcada con una cruz su salida de Pricewaterhouse, ya que el delito fiscal está muy mal visto en Estados Unidos.
 

Juan Luis Galiacho