Menú Portada
Sindicatos, medios de comunicación y el fomento del uso del catalán, los más favorecidos

Antich (Baleares), destinó más de 53 millones a subvenciones en el último trimestre de 2010

Marzo 17, 2011
pq_925_antich.jpg

Los beneficiarios se cuentan por miles y abarcan no sólo la “sociedad civil” de las Islas Baleares, sino a miles de personas físicas y empresas privadas. Miles de particulares, centenares de comunidades de vecinos, de Asociaciones y Federaciones de lo más variopintas, sindicatos, asociaciones de empresarios, Ayuntamientos (que con estas transferencias dan a su vez sus propias subvenciones), sociedades de cazadores, Fundaciones, prensa escrita, radios, empresas audiovisuales, compañías teatrales, cultura popular, educadores de calle, etc.

Un sinfín de entidades han sido beneficiadas por la avalancha de ayudas del Govern Balear sólo en el último trimestre del año pasado. A este ritmo frenético de gasto, y quedando todavía casi un trimestre hasta las elecciones de mayo, puede estimarse que más de la mitad de los 300 millones que ha obtenido el ejecutivo socialista con la emisión de los “bonos patrióticos” se utilizarán para pagar este diluvio de subvenciones.

Las ayudas inferiores a 3.000 euros, sin contabilizar

 

El Gobierno autonómico de Francesc Antich reconoce haber concedido en el último trimestre de 2010 un total de 80.004.370 euros en “subvenciones y ayudas públicas”. No todas ellas pueden considerarse subvenciones, aunque se camuflen como tales, ya que muchas son inversiones y gasto corriente. En resumen, el Govern habría otorgado en subvenciones la cantidad de  53,1 millones de euros. Y a estos millones habría que sumar las ayudas menores de 3.000 euros que la Administración no está obligada a publicar por Ley.

Los sindicatos, los medios de comunicación y la política lingüística de fomento del uso del catalán en todos los ámbitos son tres de los destinos finalistas que más dinero reciben. También, las Organizaciones No Gubernamentales que realizan proyectos de desarrollo en países del Tercer Mundo reciben una parte muy importante de estas ayudas.