Menú Portada
Después de 40 años dedicada a la enseñanza

Anochecio.com, el sueño lencero de una maestra

Octubre 22, 2013

Maestra de toda la vida y modista aficionada, María García Romero ha cumplido su sueño tres años después de jubilarse. Soñadora y apasionada, primero volcó su pasión en la escuela y ahora lo hace en la lencería. Ha creado “Anocheció.com”, una marca de lencería que apasiona, como ella.

pq_938_rosana_portada.jpg

¿Dedicándote toda la vida a la enseñanza, que es lo que te lleva ahora a montar una empresa de lencería?

Soy una persona muy activa y uno de los sueños a lo largo de toda mi vida fue montar mi propio negocio. Me he dedicado a la enseñanza casi cuarenta años y al jubilarme hace tres, pensé que había llegado el momento de cumplir mi sueño. Además, sabía que estaba relacionado con las telas porque tengo un bonito recuerdo de pequeña, cuando acompañaba a mi madre a comprar telas para hacernos la ropa. Es un recuerdo que tengo grabado y que andaba perdido. Pero esto tomó cuerpo una mañana de agosto, al encapricharme de un camisón que tenía mi hija Raquel y ante la imposibilidad de conseguirlo, decidí comprar la tela y hacérmelo yo misma. Hice este y unos cuantos más que fui regalando entre la familia y los amigos. Ante el éxito, decidí montar mi propio negocio.

¿Cuánto tiempo pasa desde que dejas el magisterio hasta que decides emprender esto?

Tres años. Los primeros años me dediqué a cultivarme. Siempre he sido una persona apasionada y curiosa. Empecé yendo a clase de historia del arte, hago danza y también senderismo. Pero estuve dos años un poco perdida, sin encontrar mi espacio. Con la enseñanza me lo he pasado en grande, además, los últimos veinticinco años los dediqué a la clase de música, por lo que he bailado y cantado muchísimo y me lo he pasado genial. Pero cuando acabé, sentí un gran vacío y dije: “¿ahora qué?”. Sabía que tenía que hacer algo. El último año estuve dándole vueltas a la cabeza, empecé con esto y ahora estoy muy contenta.

¿Qué te inspira para diseñar?

Me inspira todo. Los colores, la calle, la gente, una fotografía, el cine… estoy con los ojos muy abiertos y con la cabeza muy activa. Cuando daba clases, si iba a un concierto, enseguida pensaba como aplicar los ritmos de esa música a las clases con los niños, con cintas, pañuelos, etc. Y ahora me pasa igual con respecto a la lencería. Voy por la calle, veo a una chica con un vestido bonito y ya estoy mirándole el corte, a ver dónde empiezan los vuelos y dónde acaba el escote. Estoy enloquecida. No he terminado de hacer un diseño cuando ya estoy pensando en empezar otro. Ahora estoy volcada en esto y sólo deseo tener suerte. Para mi sería maravilloso conseguir algo con lo que he soñado toda mi vida. Ver un sueño hecho realidad sería algo importantísimo, por mi y por mis hijos.

¿Es una empresa familiar?

Si, es completamente familiar. Está compuesta por mi hijo José Manuel que es economista, mi hija Raquel que también lo es y yo. Ellos son el pilar fundamental en esta historia. Sin ellos no hubiera podido cumplir mi sueño, porque es muy difícil llevar un negocio y sacarlo adelante.

¿En qué se diferencia “Anocheció” de otras marcas?

Nosotros fabricamos prendas de calidad, con diseño elegante y sin perder de vista el toque sensual. Utilizamos sedas, rasos y encajes. Apostamos por la calidad; un buen tejido, un perfecto acabado y un bonito detalle como es el uso de los encajes. Ahí está la diferencia. Además es totalmente “made in Spain”. Los diseñamos entre mi hija Raquel y yo, compramos los tejidos aquí, el patronaje también nos lo hacen aquí y nos los confeccionan en talleres españoles. Apostamos por España. Tenemos que tirar todos del carro y no podemos dejar que el trabajo se vaya para otro sitio.¿Podemos decir que se trata de una lencería artesanal?

Tiene un toque artesanal. Tenemos producciones muy reducidas y todos pasan por manos. No es la típica prenda que se mete en una cadena y no la toca nadie. Los talleres son pequeños, los encajes son cortados a mano y ribeteados con un cordoncillo a mano también. Tiene mucho de artesanal.

Por ahora hay pocos diseños…

No nos atrevemos a más. Ideas tenemos muchísimas pero vamos a tantear un poco el panorama, que está muy complicado. Sabemos que el momento es muy difícil. Es muy complicado si no tienes nombre y no estás puesta en el mercado. Pero tenemos ilusión, ganas de pelear, ganas de luchar por ello y paciencia así que, creemos que esto puede salir adelante. Hemos estudiado el mercado y apostamos porque esto llegue a buen puerto.

¿Tienen algo especial los nombres que has elegido para las prendas?

La vida de la mujer es algo que siempre me ha llamado mucho la atención. Trabajamos, nos ocupamos de los hijos, de la casa… cuando ya está todo en orden al final de día, dedicarte a ti misma quince minutos a cuidar tu piel, tu pelo y ponerte una bonita prenda para ir a la cama, es una ayuda impagable para un buen descanso. Yo quería que esto estuviera dedicado a la mujer. He creado cuatro líneas de lencería. A una le he puesto nombres de reinas españolas. Otra se llama Parnaso, que es el monte donde residen las musas que inspiran a los escritores y a los poetas. Fantasía es otra línea, con personajes de cuento. Mitos en la cuarta. Así, todos basados en historias de mujeres.

¿Dónde estáis vendiendo ahora mismo?

Hemos empezado por Internet. Porque pensamos firmemente que ahí está el futuro. Las mujeres llevamos una vida muy complicada; trabajo, hijos, casa, distancias… poder comprar cualquier producto en cualquier momento desde la red es una gran ventaja. Además, tampoco descartamos otros caminos. Salimos hace sólo dos semanas al mercado a través de nuestra web, www.anochecio.com, pero no descartamos otras opciones. Vamos a pelear por estar en todos los sitios posibles para que se nos conozca.