Menú Portada
CUENTAS DE LA RFEF (y 2)
Ahí no se incluyen las dietas, gastos de viajes y demás

Angel Villar le cuesta a la Federación de Futbol más de ciento ochenta mil euros

Julio 6, 2009

Angel María Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), le supone un gasto en sueldo anual al ente federativo de 183.149,50 euros. Villar cobra líquidos 129.005,86 euros y los seguros sociales e impuestos los tiene que abonar la RFEF. A esas cantidades hay que sumar los gastos producidos por dietas, viajes y representación, así como todos los gastos externos originados por el presidente.

pq__villar_zapa.jpg

En las cuentas que la RFEF entregará a sus asambleístas el próximo viernes, 10 de julio, y que como anticipamos ayer no se corresponden con la realidad al seguir imputándose como patrimonio la sede de Las Rozas –valorada en 47.123.851,02 euros-, se presentará un superávit de 340.754,80 euros, cifra muy alejada de la presentada hace un año que fue de 33.140.672,27 euros. Sorprende este dato porque en el mes de junio de 2008 la selección española conquistó la Eurocopa y el premio abonado por la UEFA superó los 23 millones de euros; aunque se pagaron más de 14 millones en primas, qué habría sucedido con las cuentas si el equipo no hubiese ganado el título.
Pero es más sorprendente que la RFEF presente unas cuentas auditadas, según se recoge en la memoria, pero que dicha auditoría no aparezca en el informe económico. De la misma sólo sabemos que ha costado 31.900 euros. Ni dónde está ni quién la ha hecho ni qué dice. Pero al parecer es algo habitual, consentido por el CSD año tras año.
Así, resulta bastante complicado entender el sueldo del presidente, muy superior al del presidente del Gobierno español, y que los ejecutivos de primer nivel federativo representen un coste de 611.077,69 euros, y que los miembros de la junta directiva hayan cobrado en dietas 316.005,13 euros, cuando lo presupuestado era de doscientos mil euros.

Deudores y acreedores

Un análisis liviano de las cuentas, sin entrar en ningún tipo de detalle, nos lleva al capítulo de los deudores (los que le deben a la RFEF) y los acreedores (los que quieren cobrar de la RFEF). La Federación tiene en su balance deudas a cobrar por un importe de 32.764.243,75 euros. Las partidas que se detallan son sólo cinco, pero sobresale una de ellas bajo el epígrafe “otras cuentas a cobrar” que supone 27.966.624,67 euros, lo que representa el 85 por ciento del importe. Digo yo que la cantidad merecía la pena algún detalle más, salvo que precisamente no se quiera contar a qué corresponde y si son cantidades ciertamente cobrables.
No es mejor el panorama de los acreedores. Sólo a proveedores que ya han prestado por adelantado sus servicios se les adeuda 17.252.468,16 euros. Y el total del débito a pagar se eleva a 36.449.159,94 euros.
En definitiva, que la asamblea de la RFEF volverá a aprobar unas cuentas que no reflejan la realidad federativa pese a que así lo dicen en el informe, porque si ya partimos de que se reconoce un patrimonio de 60.800.930,54 euros y de esa cuantía 47.123.851,02 euros no son verdad, lo que el viernes salga adelante será todo menos la situación económica de la RFEF. Pero Villar seguirá tranquilo, sin nadie que se atreva a pedir explicaciones. Como en la ley del silencio.