Menú Portada
Es todavía uno de los dirigentes populares imputado de la era Aznar que sigue sin ser suspendido de militancia del PP

Ángel Acebes el gran protegido de Génova: la sombra alargada de Mariano Rajoy

Octubre 29, 2014

Tras su salida por la puerta de atrás de Bankia, se colocó en Iberdrola con un sueldo de unos 300.000 euros, pero antes ya había sido uno de los privilegiados invitados a la gran fiesta que Ignacio Sánchez Galán, presidente de la compañía eléctrica, ofrecio en julio de 2010  con la excusa la boda de su hija Inmaculada en su tierra de Salamanca

Paralelamente, fundaba el despacho MA Abogados con el también ex ministro de Aznar, José María Michavila, otro miembro de los Legionarios de Cristo y vinculado a las millonarias operaciones especulativas en la capital de España

Uno de los empresarios que contribuyó a la causa de Libertad Digital fue Francisco Hernando, el celebre "Pocero", el constructor amigo de José Bono y de Eduardo Zaplana, que desembolso una gran cantidad de dinero a través de una sociedad denominada Ledger Systeme, cuyo testaferro era Luis Simarrro Belmonte, con domicilio en la calle Guadarrama de Pozuelo de Alarcón


El ex ministro de Interior del PP, Ángel Acebes Panigua (Ávila, 1958), conocido por sus múltiples errores comunicativos en el 11-M donde culpó de todos los males a la banda terrorista ETA, es todavía uno de los dirigentes populares de la era Aznar que sigue sin ser suspendido de militancia por parte de la cúpula de la calle Génova a pesar de sus varias imputaciones judiciales, caso Bankia o Caja B del PP, de cuyo partido fue secretario general durante cuatro años (2204-2008). Hoy sigue siendo todavía la sombra alargada de la década peligrosa del presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy. 

La carrera de este abogado conservador abulense, licenciado en Derecho por la Universidad de Salamanca, unido a los Legionarios de Cristo, es muy singular. Tras la derrota electoral de su partido en las elecciones generales de 2004, fue nombrado secretario general del Partido Popular, cargo que abandonó tras el Congreso Nacional del partido, que se celebró del 20 al 22 de junio de 2008 en Valencia. No obstante mantenía su escaño en el Congreso de los Diputados, al que renunció el 14 de junio de 2011. Sólo un mes después, el 27 de julio de 2011, ya era nombrado por su amigo y compañero de gabinete Rodrigo Rato vocal del Consejo de Administración y presidente de la Comisión de Auditoría y Cumplimiento del Banco Financiero y de Ahorro (el conocido como “Banco Malo” de Bankia), cargo del que dimitió el 24 de abril del 2012, sólo dos semanas antes de la reformulación de las cuentas de Bankia y ante la llegada del tsumani financiero.

Poco importaba su inoperante labor financiera y la deuda que dejaba en Bankia, su poder dentro del establiment era tal que escasos días después ya penetraba con un gran sueldo en la empresa eléctrica Iberdrola, como consejero externo y miembro de la comisión de nombramientos y retribuciones y de la comisión de auditoría y supervisión del riesgo. Su sueldo es de unos 300.000 euros anuales. Acebes había sido uno de los privilegiados invitados a la gran fiesta que Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, había dado en julio de 2010 con la excusa la boda de su hija Inmaculada en su tierra de Salamanca. Hoy no hay nada que se le escape a Galán, conocido como el nuevo Mario Conde de España. Todo lo tiene todo controlado, hasta el soterrado poder de Ángel Acebes. Poco importaba también que en julio de 2012 el Juzgado Central de Instrucción Número 4 de la Audiencia Nacional imputara a Acebes en el caso Bankia por una presunta comisión de delito de apropiación indebida, falsificación de cuentas anuales, administración fraudulenta y de un delito de maquinación para alterar el precio de las cosas. Paralelamente a todo escándalo financiero fundaba el despacho MA Abogados con el también ex ministro de Aznar José María Michavila, a su vez otro miembro de los Legionarios de Cristo y vinculado a las millonarias operaciones especulativas en la capital de España.

A sus órdenes en el Ministerio de Interior ha trabajado la actual secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal

El miedo a lo que sabe Ángel Acebes y ha materializado como ministro del Interior y como secretario general del PP siempre ha sido manifiesto en la sede de Génova. Simplemente basta recordar que a sus órdenes en Interior han trabajado desde la actual secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, como el actual presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, que fue situado por Acebes en la Delegación del Gobierno para la Extranjería e Inmigración.

Pero el poder de Acebes no se limitaba sólo a su círculo más íntimo proveniente del ministerio del Interior. También mantenía su cuadrilla de periodistas manifiestamente afines. La que fuera columnista de El Mundo y tertuliana de la COPE Cayetana Álvarez de Toledo fue nombrada jefa del gabinete de Ángel Acebes, mientras que Luis Herrero abandonó la cadena de los obispos –hoy en Libertad Digital- para presentarse en las listas populares al Parlamento Europeo avalado por Ángel Acebes.

Sin embargo, fue el desfalco cometido en Caja Madrid (Bankia) lo que provocó que el Gobierno de Mariano Rajoy empezara a preocuparse por las derivadas que iba tomando el caso Bankia con Rato y Acebes a la cabeza. Así, en la Comisión de Auditoría de BFA/Bankia se colocaron “a dedo” a importantes políticos del PP, como el su ex secretario general, quien cobró 163.000 euros por cinco meses de “trabajo” en su nulo conocimiento del mundo económico. Hay que tener en cuenta que los populares tenían dominado el consejo de administración y los órganos de control de esta entidad financiera, donde avasallaban con varios representantes y al resto los tenían controlados. Utilizaban esta Caja como banco de favores personales. Así, varios de los principales clientes inmobiliarios beneficiados por Caja Madrid figuran en los papeles de Luis Bárcenas como “donantes” del PP, además alguno de éstos, a los que se prestó cientos de millones de euros, anunciaban después suspensiones de pagos, como Martinsa-Fadesa. También gente próxima a la política económica del PP, como el ex presidente de la patronal española, Gerardo Díaz Ferran, recibió créditos personales a un interés muy beneficioso, que hoy están siendo investigados por la Justicia. Pero lo más grave es que todos los altos cargos del PP sabían lo que había detrás y nadie impidió, incluso, la salida a bolsa de Bankia, entonces presidía Rodrigo Rato y controlada en su auditoría por Ácebes, que a día hoy sigue siendo militante del PP a diferencia de Rato.

Imputado por la utilización de fondos de la Caja B

Hoy los papeles de Luis Bárcenas han acabado envolviendo a Ángel Acebes. El que fuera ministro de Administraciones Públicas, de Justicia, de Interior y predecesor de María Dolores Cospedal al frente de la secretaría general del PP acaba de ser imputado por el juez Pablo Ruz. El magistrado de la Audiencia Nacional juzga creíble la declaración del ex tesorero popular, según la que Acebes habría aprobado utilizar fondos de la caja B del PP (446.300 euros) para comprar acciones del grupo informativo Libertad Digital entre 2004 y 2005.

Según las investigaciones policiales fue Ángel Acebes fue quien, junto al economista y presidente de Libertad Digital, Alberto Recarte García-Andrade, a su vez consejero de Caja Madrid a propuesta del PP, ideó la ampliación de capital de este grupo informativo que lidera el periodista Federico Jiménez Losantos. Fue en octubre de 2004 cuando la sociedad informativa Libertad Digital S.A. realizó una oferta pública de suscripción de acciones, realizando a tal efecto una ampliación de capital de un importe nominal de 486.000 euros con una prima de emisión de 4.860.000 euros. Esta ampliación de capital ocasionó ya por entonces un enorme revuelo en todo el sector de los medios de comunicación ya que nadie entendía como analizando las cuentas de esta sociedad se podían suscribir acciones de 10 euros de valor nominal, pagando sin embargo por cada una de ellas 110 euros. Así, un suscriptor pagaba 110 euros por cada acción cuando su valor nominal era de 10 euros y su valor teórico contable real era de 10,29 euros.

Tampoco se entendía claramente, las condiciones restrictivas en la suscripción de acciones que establecieron un límite máximo de 5.000 acciones por suscriptor, computándose a tal efecto las relaciones familiares hasta de tercer y cuarto grado e, incluso, las adquiridas por sociedad o personas jurídicas. Dicha operación fue realizada de forma muy confidencial y secreta. Toda la suscripción se realizó mediante ingreso en la cuenta 2038.1815.82.6800016190 abierta en Caja Madrid a nombre de Caja Madrid Bolsa Sociedad de Valores S.A., que fue la sociedad agente. Por entonces Alberto Recarte, presidente del Grupo Libertad Digital, había pedio ayuda meses antes a Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid, y también a conocidos empresarios. Así muchos de los donantes del PP, que figuran en la famosa lista de su ex tesorero Luis Bárcenas, suscribieron acciones de Libertad Digital tras una llamada desde la secretaria general del PP de Génova. Las investigaciones policiales indican que para ello se recurrió presuntamente a este alto dirigente del Partido Popular en el Gobierno de José María Aznar que se prestó a indicar a empresarios afines la buena idea de invertir en la ampliación de capital de Libertad Digital. Entre ellos, por ejemplo, el que fuera candidato a la presidencia del Real Madrid, Arturo Baldasano.

Otro de los empresarios que contribuyó a la causa fue Francisco Hernando Contreras, el celebre Paco el Pocero, el constructor amigo de José Bono y de Eduardo Zaplana, que desembolso una gran cantidad de dinero a través de una sociedad denominada Ledger Systeme, cuyo testaferro era Luis Simarrro Belmonte, con domicilio en la calle Guadarrama de Pozuelo de Alarcón (Madrid). Sin embargo, la cuenta inicial de Caja Madrid desapareció sin saber el rastro alguno de quienes habían suscrito las nuevas acciones. 

Juan Luis Galiacho
@jlgaliacho