Menú Portada
EXCLUSIVA
La guerra judicial emprendida por la entidad crediticia limita mucho la posible venta de sus inmuebles, complicando su situación procesal

Ana Patricia Botín contra Isabel Pantoja: el Santander inicia varios embargos ejecutivos sobre las propiedades de la cantante por continuos impagos

Febrero 8, 2015

Entre los inmuebles ya en manos del Banco se encuentran la mansión de La Pera, en Marbella, y la casa del barrio de Los Remedios, en Sevilla, que saldrán a subasta pública si no hay antes un comprador consensuado
Los procedimientos judiciales contra Isabel Pantoja se tramitan en el Juzgado nº 2 de Marbella y en el de Primera Instancia nº 17 de Madrid
La cantante hipotecó el pasado 26 de enero su casa de Sevilla y una plaza de aparcamiento ante el notario Ricardo Ferrer (protocolos números 113 y 114), por un valor de 450.000 euros para poder cubrir el pago del correspondiente plazo de la multa impuesta por la Audiencia Provincial de Málaga en el caso blanqueo


Los directivos del Banco Santander, siguiendo las directrices de la nueva jefa y presidenta de esta entidad bancaria, Ana Patricia Botín, han iniciado varios procedimientos judiciales de embargos ejecutivos contra las propiedades de Isabel Pantoja por sus continuos impagos. Al menos, según consta en la documentación que obra en poder de Extraxconfidencial.com, se han iniciado ya los embargos ejecutivos sobre dos propiedades de la cantante: se ha abierto un procedimiento judicial de embargo ejecutivo contra su mansión “Mi Gitana”, situada en la Urbanización de la Pera, en Marbella; y, otro, contra su casa del barrio de Los Remedios en la Avenida Ramón de Carranza, de Sevilla.

El primero de los embargos ejecutivos se ha iniciado en el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Marbella ante los impagos en el préstamo hipotecario concedido en el año 2004 a la cantante por la entidad Banif, hoy en manos del Banco Santander. Fue con los responsables de Banif con quién Isabel Pantoja llegó ese año a un acuerdo para conseguir un crédito hipotecario de 3,3 millones de euros con el que adquirir la finca “Mi Gitana”, en la cotizada Urbanización Nueva Andalucía, muy cerca de Puerto Banús en Marbella. Se trata de un inmueble de más de 700 metros cuadrados construidos sobre el que se constituyó una hipoteca a favor de Panriver 56 S.L, una de las sociedades factureras de Isabel Pantoja, que aparecía entonces como “garante avalista” de la operación. 

Continuos impagos por parte de la tonadillera

Pero no es ésta la primera vez que Banif -la división del Grupo Santander especializada en gestionar grandes fortunas y que además era la que vendía bonos de Lehman Brothers-, mantiene problemas de impagos con Isabel Pantoja. Su sociedad Panriver nunca afrontó con regularidad sus obligaciones desde que suscribió la hipoteca por la compra de “Mi Gitana”, por un precio escriturado en 3,3 millones de euros. El importe de la hipoteca fue, según justificó en su día su defensa, por la totalidad del precio. Sin embargo, la cantante y Julián Muñoz ex alcalde de Marbella y ex compañero sentimental denla tonadillera-, consiguieron que se aplazara una cantidad de este préstamo mediante dos pagarés, de 700.00 euros cada uno, avalados por el propio banco.

Los primeros retrasos en los pagos trimestrales del crédito hipotecario ya comenzaron entre los años 2005 y 2006, en pleno apogeo de su relación con el ex alcalde marbellí. Pero fue en enero de 2007 cuando verdaderamente comenzaron los problemas acuciantes de Isabel Pantoja a la hora de afrontar sus compromisos con Banif. Por entonces, su todavía pareja, Julián Muñoz, llevaba encarcelado ya varios meses (desde el 19 de julio de 2006), después de ser detenido en la tercera fase de la llamada Operación Malaya contra la corrupción municipal marbellí.

Precisamente, durante el juicio del Caso Blanqueo (derivada del Caso Malaya), uno de los dirigentes de Banif, Ramón Gómez Álvarez, declaró ante la Sala Segunda de la Audiencia Provincial de Málaga que la cantante dejó de abonar las cuotas trimestrales de la hipoteca entre enero de 2007 y octubre de 2008. Fue entonces, en el otoño de 2008, cuando la cantante y sus abogados llegaron a un acuerdo con Banif para renegociar la deuda hipotecaria bajo la excusa que la tonadillera estaba relanzando su carrera musical con galas, televisiones y conciertos, con cuyos beneficios podría hacer efectivo el pago de la deuda.

Condiciones muy ventajosas para Pantoja por parte de Banif

Fue entonces cuando se produjo una novación de la hipoteca con Isabel Pantoja, tras pedir antes autorización al entonces juez instructor de Marbella, Miguel Ángel Torres. La artista consiguió de la entidad del Banco de Santander un periodo de carencia de dos años y que Panriver solo tendrá que pagar intereses y no capital del préstamo hipotecario, además, sin aumentar el plazo y manteniendo las condiciones iniciales; es decir, unas condiciones muy ventajosas para Pantoja dada la delicada situación económica por la que atravesaba tras su ruptura sentimental con Muñoz.

Sin embargo, este acuerdo no fructificó como debía y ahora los dirigentes del Santander han iniciado una ejecución del embargo sobre dicha propiedad que saldrá a subasta pública, a no ser de que se encuentre la fórmula de que haya un comprador autorizado y consensuado entre ambas partes que se haga con “Mi Gitana” y así salde su cuenta con el Santander. Pero, ahora Isabel Pantoja ya no manda en la venta, depende del banco de Ana Patricia Botín. Y en caso de no haber consenso o no encontrar a un comprador la entidad bancaria, que ya es propietaria de esta propiedad judicialmente, sacaría a subasta publica

Pantoja puso en venta “Mi Gitana” hace unos meses por un valor de 3,8 millones de euros

Hace unos meses, la tonadillera puso en venta esa propiedad marbellí en una agencia inmobiliaria por un valor de 3,8 millones de euros. Ahora, esta mansión es ya propiedad judicialmente del Banco Santander que puede pedir el desahucio de la cantante. Una heredad cercana a Puerto Banús, con vistas al mar y con centros comerciales en sus inmediaciones.

La mansión cuenta, según la nota registral, con tres dormitorios en la planta baja, cada uno de ellos con su baño propio. Igual ocurre con la planta principal, en la que tanto las dos habitaciones familiares como otra reservada para el servicio tienen su propio aseo. Además, consta de un vestíbulo, un amplio salón-comedor y cocina. Subiendo las escaleras, ya en la planta más superior, hay otros dos dormitorios, más grandes que los de abajo, que tienen terraza propia. Y en el exterior, la parcela cuenta con una piscina de 120 metros cuadrados, un cenador, barbacoa y garaje con capacidad para hasta para cuatro vehículos. Además, cuenta con sauna, con un estudio de grabación musical que se hizo construir Isabel Pantoja en su día y que luego desmanteló tras el escándalo del Caso Blanqueo.

Hay que significar, además, que ya sobre “Mi Gitana” no pesa el embargo judicial preventivo que mantenía sobre ella el Juzgado de Instrucción nº 5 de Marbella en relación al Caso Malaya. Hasta hace unos meses había una prohibición de disposición de la casa por parte del Juzgado de Marbella, pero al ser condenada en firme la tonadillera a dos años de cárcel y al pago de una multa de 1,147.000 euros -que tiene avalada con su mansión de la Moraleja-, ésta ya no existe por lo que se facilita enormemente su venta. Fue precisamente la adquisición del chalé “Mi Gitana”, como también la compra del apartamento 105 en el Hotel Guadalpín, lo que supuso el origen de la investigación por blanqueo de capitales iniciada contra ella y su ex pareja sentimental, Julián Muñoz.

Otro embargo ejecutivo abierto contra ella en el Juzgado de Primera Instancia nº 17 de Madrid sobre su casa de Sevilla

Pero además del caso judicial en Marbella, Isabel Pantoja se enfrenta a otro pleito en los Juzgados de la capital de España. Se trata del procedimiento iniciado también por el Banco de Santander en el Juzgado de Primera Instancia n º 17 de Madrid por impagos por un importe de 161.581 euros (124.581 de principal y 37.000 euros de intereses y costas). Se trata de un embargo ejecutivo a raíz de un título no judicial marcado con el número 591/2014. Esta medida de embargo ejecutivo tiene fecha de 3 de octubre de 2014. El embargo pesa sobre la propiedad que la cantante tiene en el barrio de Los Remedios de Sevilla, en concreto en la Avenida de Ramón de Carranza. Se trata del piso de 213 metros cuadrados que Pantoja disfruta en la ciudad hispalense y que tiene a su nombre con carácter privativo desde marzo de 1984.

Precisamente, la cantante hipotecó esta propiedad el pasado 26 de enero, además de una plaza de aparcamiento ubicada en el sótano de este inmueble (plaza de aparcamiento número doce), ante el notario Ricardo Ferrer Giménez (protocolos números 113 y 114), por un valor de 450.000 euros para poder cubrir el pago del correspondiente plazo de la multa impuesta por la Audiencia Provincial de Málaga en el Caso Blanqueo.

Un acuerdo con Cristóbal Montoro “ad hoc”

Los problemas contra Isabel Pantoja vuelve al actualidad después de que los abogados fiscalistas de la cantante llegaran hace unos días a un acuerdo con los hombres del ministro Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, para levantar el embargo global que pesaba sobre todas sus propiedades por un valor de 1,8 millones de euros más intereses de demora. El acuerdo alcanzado permite levantar ese embargo de 1,8 millones que pesaba sobre todas sus propiedades al mismo tiempo y que constaban en los distintos Registros de la Propiedad.

Con este acuerdo, Isabel Pantoja ha logrado que los Inspectores de Hacienda realicen un embargo sobre sus propiedades de una manera diferenciada y unilateral por ese importe total. Así, sobre la Finca de La Moraleja solo pesará ya una nota preventiva de embargo por parte de Hacienda de 445.000 euros; sobre la Finca Cantora, la que más avala, pesará una orden de embargo por un valor en torno al millón de euros, estando el resto, sobre 300.000 euros, sobre su casa y garajes de Sevilla.

Sin embargo, este acuerdo con Hacienda, no paraliza la liquidación paralela que le ha abierto el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a través de la Agencia Tributaria por ese importe de 1,8 millones de euros. No obstante, la tonadillera, además de firmar un acta de disconformidad contra esta liquidación paralela, ha interpuesto un procedimiento administrativo ante el Tribunal económico competente por no estar de acuerdo con lo que le piden los inspectores de Hacienda. Al interponer este pleito la sanción y el pago de ella queda paralizada -hasta que no se determine una solución judicial por el Tribunal económico-, que puede durar aun varios años.

Sin embargo, ahora la guerra judicial emprendida por el Banco de Santander limita mucho la posible venta de sus propiedades, que de no llegar a un acuerdo los hombres de Ana Patricia Botín serían sacadas en breve a subasta pública ya que le embargo ejecutivo está ya dictado por el Juzgado correspondiente y ya no hay marcha atrás. Ahora, solo quedaría que el Santander diera el visto bueno al comprador que antes debería pagar lo adeudado por la cantante a esta entidad crediticia.

Por eso, los movimientos de Isabel Pantoja para conseguir dinero se limitan cada día más. A la cantante los Tribunales le asedian por todos los lados. Y ella necesita cash para hacer frente precisamente a sus deudas con la Justicia. Su hermano Agustín Pantoja, su representante legal en todo, es ahora la persona encargada de lograr el cómo hacer frente a las múltiples deudas que acechan a la cantante. Su problema es que si no paga, no le permitirán conseguir con la celeridad que ella pretende el tercer grado penitenciario en la prisión de Alcalá de Guadaíra, donde está ingresada desde finales del pasado mes de noviembre de 2014.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho