Menú Portada
Uno de los miembros de "los Miami" mantuvo un romance con la cantante Malena Gracia

Ana Obregón siempre tuvo a Jaime Cantizano en su punto de mira

Junio 2, 2008

“La gente se ríe de ti”
 “Voy a denunciarte porque no haces más que dejar públicamente mi imagen como si fuera una tacaña y una gruñona”
“Que mala es la envidia”
“Entiendo que escribes esos artículos porque me envidias como madre, como presentadora y por mi éxito con los hombres”
“Mi abogado está estudiando si te denunciamos porque tus escritos son injuriosos”

pq__OBREGON.jpg

El escándalo que protagoniza Ana García Obregón no ha hecho más que empezar. A la supuesta paliza que la actriz encargó para amedrentar al presentador Jaime Cantizano, se une ahora una información que este periódico desvela en exclusiva. No era la primera vez que el nombre del exuberante jerezano aparecía en la vida de la polifacética damisela. Hace algunos meses, mientras conversaba con personas de su círculo más cercano, al menos lo eran en aquel entonces, la Obregón dejó más que claro que quería conocer a qué dedicaba el tiempo libre, cuál era su estado civil y otro tipo de intimidades que únicamente pertenecen a la intimidad del presentador.
Me cuentan que Cantizano está algo más que afectado ante la maraña en la que se ha visto inmerso en los últimos tiempos. Sin embargo, su comportamiento está siendo de lo más plausible. Ha optado por no dejarse llevar por la pasión ante las peticiones de una Obregón que pretendía que “los Miami” fueran los encargados de darle la paliza de marras. Cuentan que uno de los miembros de la banda mantuvo un ronroneo con la cantante Malena Gracia que terminó como el mismísimo rosario de la aurora.
 

Otros mensajes en bandeja

 

No me extraña el ajetreo de las últimas semanas, pues es cierto que desde hace meses recibo mensajes de texto en los que la Obregón intenta coaccionarme asegurando que me denunciará ante la Policía por todos mis artículos publicados en este medio y en otros, así como por mis participaciones en diversos programas de televisión en los que, por mi trabajo periodístico, he tenido que informar sobre las numerosas querellas que los miembros de su servicio doméstico le interpusieron por presuntos malos tratos, insultos y calumnias: “la gente se ríe de ti”, “voy a denunciarte porque no haces más que dejar públicamente mi imagen como si fuera una tacaña y una gruñona”, “qué mala es la envidia”, “entiendo que escribes esos artículos porque me envidias como madre, como presentadora y por mi éxito con los hombres”, “mi abogado está estudiando si te denunciamos porque tus escritos son injuriosos”, “eres un mentiroso” y un sinfín de apreciaciones que llegaron a su punto más álgido la tarde en la que decidió enviarme, tras la publicación de un articulo en la revista “Qué Me Dices”, un mensaje a mi teléfono personal en el que me decía textualmente: “eres un maricón de mierda y Darek te quiere partir la cara”.
Reacciones desmedidas por ejercer mi derecho a informar con absoluta libertad. No sólo eso, pues la madrugada del día 15 de febrero recibí una llamada telefónica desde una identidad oculta en la que la actriz, acompañada de María Pineda y otros amigotes con los que suele disfrutar de la noche madrileña, se hicieron pasar por los directivos y productores de un nuevo programa de televisión, “Corazón de Cirugía Estética”, que Televisión Española iba a emitir en horario de prime time. Mientras que la Obregón se carcajeaba sonoramente, otro de los allí presentes me dijo que requerían mi presencia en el espacio para “cortarte el frenillo en directo a ver si te gusta”. Todos los SMS citados anteriormente forman parte de un acta notarial.
 
Por Saúl Ortiz