Menú Portada
La albacea de Rocío Jurado sigue queriendo estar apartada de la polémica

Ana Iglesias: “Yo no traiciono a nadie”

Octubre 10, 2008

Mucho se ha especulado en torno a la repartición de la herencia de Rocío Jurado. Runrunes e informaciones, en ocasiones contradictorias, que han llevado al colapso a más de uno. Sin embargo, la albacea aclara sin hablar.

pq_609_amador.jpg

Cuando la tormenta dio paso a la calma, la información que publicamos en primicia acerca de la salud financiera del matador José Ortega Cano devolvió la intranquilidad a la familia. Son muchos los enfrentamientos que les dividen y múltiples las incertidumbres que les envuelven. Lo que antaño parecía un clan feliz y lleno de armonía se ha convertido en un todos contra todos que sonroja. La desaparición de Rocío Jurado manchó con tinta de confrontación en esa familia que sigue a la gresca por la herencia. Cuentan que finalmente la repartición será como se esperaba, pero la resolución legó tras meses de cuchicheos y entrevistas envenenadoras. Hace unos días telefoneé a Ana Iglesias, la dulce albacea y amiga íntima de la Jurado, que fue nombrada en vida como la repartidora oficial de su legado. La abogada, que nunca ha querido comparecer ante los medios de comunicación, me aseguró que sigue creyendo en la amistad y que “no traiciono a nadie”. Quizás sea por eso por lo que decidió apartarse de la polémica con una clase y dignidad ejemplarizante: “A los que les interese que este barrizal continúe siendo televisivo, que sigan hablando. Hay muchos intereses e interesados y eso es algo que no se puede obviar, pero yo sólo cumplo con mi trabajo. Ejerzo mi profesión”. Iglesias es directa en sus apreciaciones y más que cuidadosa en sus afirmaciones. En ocasiones un silencio es mucho más hablador que una sonora palabrería.
 
Por Saúl Ortiz