Menú Portada
Pese a sumarse a los recortes anunciados por Mariano Rajoy

Ana Botella tira la casa por la ventana en el Ayuntamiento de Madrid: 1,8 millones en alumbrado navideño, otros 2,5 millones para limpieza en la Agencia para el Empleo de Madrid…

Septiembre 3, 2012

A 31 de diciembre de 2011 tenía 1.035 millones de deuda a proveedores, para cuyo pago ha tenido que recurrir al crédito extraordinario aprobado por el Gobierno

Mientras que continúa con su carrera por la candidatura olímpica para el año 2020, la ciudad sólo tiene una pista de atletismo homologada y cede a la iniciativa privada la reconstrucción y gestión de las instalaciones deportivas de Vallehermoso por 40 años


La semana pasada mi amigo Graciano Palomo y ex colaborador de este periódico, publicaba un artículo más que punzante titulado “Botella, la alcaldesa (no elegida) de Guadalmina”. Entre otras cosas decía: “Vi en lontananza la figura de doña Ana Botella, quien recibía parabienes por doquier de señoronas del barrio, mientras esperaba a su marido don José María Aznar que debía estar dándole a la bolita o haciendo abdominales, según cuentan. Resulta que era ya 25 de agosto y la ciudad de Madrid, que está en quiebra, sucia y somnolienta, no debe necesitar regidora porque ahí estaba la dama Fazmatella (no pude ver a “el bigotes”, aunque lo busqué, que fuera en otros tiempos su edecán preferido y de cámara), disfrutando de la arena gruesa y negra de las playas marbellíes”.

El Ayuntamiento de Madrid, en términos absolutos, es el consistorio más endeudado de España: su deuda es casi siete veces superior a la de Barcelona y la capital de España lidera el ranking de los ayuntamientos con más deuda a proveedores. Ana Botella ha confesado que tiene pendiente por pagar 1.035 millones a fecha 31 de diciembre de 2011y  ha cifrado la deuda comercial del Consistorio madrileño en 920 millones de euros, a los que habría que sumar 115 millones más de las empresas públicas. En ese contexto, la alcaldesa aseguraba recientemente que hemos disminuido en cuatro años hasta mil millones de deuda y cuando todavía nadie hablaba de la crisisEn el Ayuntamiento iniciamos los ajustes convenientes y las infraestructuras que servirán para muchas generaciones“, remachó.

Concursos millonarios pese a la crisis

Pese a todo, la alcaldesa madrileña ha convocado dos concursos que no parecen cuadrar con la política de austeridad marcada por el presidente del Gobierno Mariano Rajoy. El primero, por importe de 2.581.475,40 y por un periodo de 24 meses prorrogables por el mismo tiempo, para el servicio de limpieza (2012-2014), de la Agencia para el Empleo de Madrid.

El segundo, más reciente, con fecha del pasado 17 de Agosto, Ana Botella publicaba en el Boletín Oficial del Estado un anuncio por el que se convocaba la licitación por procedimiento abierto del servicio de instalación, conservación y desmontaje del alumbrado ornamental de la ciudad de Madrid, para las Navidades 2012-2013 y con un valor estimado del contrato de 1.569.134,60 euros, IVA excluido.

Una herencia envenenada de Gallardón

Lo cierto es que la alcaldesa Botella ha heredado, ella sabrá por qué, una deuda multimillonaria de su antecesor, el actual ministro de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón. Para muestra un botón. El 14 de octubre de 2008 la piqueta empezó a derribar el Estadio Vallehermoso, una de las pocas pistas de atletismo homologadas existentes en la ciudad de Madrid. Tres años después, en octubre de 2011, en una de las últimas decisiones del consistorio que presidía Gallardón, se adjudicó a la empresa Ingesport la construcción y explotación del nuevo polideportivo de Vallehermoso, el más grande de Madrid, pero que no tendrá pista de atletismo. De hecho, la ciudad que vuelve a aspirar a celebrar unos juegos olímpicos sólo tiene una pista homologada para celebrar pruebas: el polideportivo de Moratalaz.

Con la adjudicación, Ingesport gestionará el complejo a través de su filial Gofit por 40 años, sin recibir canon del Ayuntamiento, pero tampoco le realizará este ningún pago al consistorio, y lo que intentará es rentabilizar su inversión de 13,4 millones de euros en la puesta en marcha del nuevo Vallehermoso.