Menú Portada
En 2013, la alcaldesa de Madrid utilizó como "triquiñuela" la congelación de su remuneración tomando como referencia el salario de enero de 2012 y no la bajada que se realizó en julio de ese ejercicio

Ana Botella se subió el sueldo 7.100 euros anuales en plena crisis y saltándose las medidas de austeridad de Mariano Rajoy

Junio 22, 2014

En ese mismo periodo de tiempo, el salario medio de los trabajadores españoles ha descendió un 1,4%
A pesar de la aplicación de la Ley Reguladora de las Bases del Régimen Local, que limita el sueldo de los alcaldes de más de 500.000 habitantes a unos emolumentos de 100.000 euros al año, la edil popular, gana actualmente un 5,8% más que en julio de 2012

 
También se han beneficiado de esta subida los altos cargos del Ayuntamiento; por ejemplo, el presidente del Pleno y la primera teniente de Alcalde perciben este año 97.900 euros, un 7,6% y un 6,5% más respectivamente que en julio de 2012

 
La medida también benefició a su primera teniente de Alcalde, Concepción Dancausa


Dice el refranero español que “Las casualidades no existen”. Por mala suerte puede caer una rama de un árbol justo cuando debajo de ella está una persona y causarle la muerte, como sucedió este sábado con Carlos Álvarez. Lo que se sale de toda lógica es que esto ocurra en un día tranquilo, sin viento y en uno de los Parques más visitados de Madrid, el Retiro. También es un hecho que el servicio de mantenimiento de este pulmón verde de la capital de España fue adjudicado en octubre de 2013 a la empresa Acciona tras el fallo de un concurso con el que también se le encomendó la conservación de otros siete Parques históricos de la ciudad por 10 años por los que la sociedad presidida por José Manuel Entrecanales se embolsa 95 millones de euros, siguiendo los criterios de ahorro del consistorio de Ana Botella y su política de unificación de contratos.

Estos criterios de “frugalidad” selectiva del Ayuntamiento de Madrid la sufren los madrileños: baches continuos en decenas de kilómetros de vías sin que este año llegue la Operación Asfalto a muchos de los distritos de la ciudad, suciedad en las calles, medianas de jardines con hierba seca que alcanza el metro altura, son algunos de los ejemplos. Pero frente a todo esto tenemos los fastos en honor a la entronización de Felipe VI de los que aún desconocemos su desembolso. En concreto, la decoración y la seguridad corrió a cargo del Consistorio heredado por Ana Botella: engalanó las calles con 16.000 flores, distribuyó más de 120.000 banderas (con dos gigantescas que pendían del Palacio de Correos), cubrió todas las marquesinas de publicidad con los colores nacionales e incluso gastó miles de euros en publicidad en periódicos y revistas de difusión nacional.
 
Para Ana Botella no existe la Ley
 
Pero al igual que con este evento, tampoco la esposa de José María Aznar se ha apuntado al ahorro en otras partidas de gasto, en concreto, en su salario. Es más: ha “disimulado” una subida que -a pesar de los límites que establece la Ley reguladora de las Bases del Régimen Local y que limita el sueldo de los alcaldes de más de 500.000 habitantes a unos emolumentos de 100.000 euros al año-, le supone ganar un 5,8% más que en julio de 2012. La estrategia de Botella fue tomar como base para el ejercicio de 2013 los salarios establecidos en enero de 2012 y no los que estaban en vigor tras la bajada realizada en julio de ese mismo año. Que arte.
 
Jamás nadie, ni el actual ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, se había atrevido a tanto. Como pueden comprobar en el cuadro que adjuntamos, en un Pleno celebrado el 25 de julio de 2012  se acordó reducir la remuneración de los altos cargos del Ayuntamiento de Madrid en una catorceava parte. Esta medida fue consecuencia de las decisiones acordadas por Mariano Rajoy el 11 de julio, con un paquete de subidas de impuestos y recortes que tenía como objetivo un ajuste del gasto público en 65.000 millones de euros. Ana Botella lo llevó a la práctica y redujo, por ejemplo, su sueldo de los 101.987 euros a los 94.703 euros, pero aplicándolo tan sólo unos meses.
 
Unos madrileños muy privilegiados: Botella, Dancausa y su equipo
 
En el año 2013, se acordaron las nuevas retribuciones de la alcaldesa, de los concejales y de los miembros de la Junta de Gobierno. Ana Botella no tomó como referencia el ajuste de julio de 2012, sino que volvió al salario del mes de enero generando una subida importante salarial de más de 7.100 euros anuales para ella y 6.993 euros para su primera teniente de Alcalde, Concepción Dancausa.
 
Es más, en 2014, a pesar de la mencionada reducción de 100.000 euros para el sueldo de la alcaldesa y mínimos redondeos para sus altos cargos (el presidente del Pleno ha reducido su sueldo en 8 euros al año), dan como resultado que la alcaldesa gana en 2014 un 5,8% más que en julio de 2012 y el presidente del Pleno y la primera Teniente de Alcalde un 7,6% y un 6,5% más respectivamente.
 
Mientras que esto ocurre el resto de los trabajadores no sólo están a años luz de estos sueldos, sino también han visto empeorar su poder adquisitivo de forma importante. Hace escasas semanas se presentaba el Informe Infojobs Esade 2013 en el que, entre otros datos se destacaba un ligero incremento de los salarios en 0,2% en el último año, que para nada compensaba el descenso del 1,6% del año anterior. El resultado es que, mientras Ana Botella y sus altos cargos han visto subir su salario millonario, la práctica mayoría de los españoles ha visto como mengua su salario que, para 6 de cada 10 trabajadores, se sitúa entre 12.000 y 24.000 euros. De nuevo las dos caras de la moneda que ofrece la crisis, en la que siempre pierde la mayoría y ganan unos pocos, siempre los mismos.