Menú Portada
El proyecto BiciMad no "arranca" por un fallo informático

Ana Botella reta a los taxistas con las nuevas bicicletas eléctricas

Junio 24, 2014
pq_929_ana_botella_bicicleta.jpg

A Ana Botella le crecen los enanos. Si este lunes presentaba el nuevo servicio de bicicletas eléctricas del Ayuntamiento de Madrid (BiciMad) e incluso paseaba en una de ellas, un día después ya están sufriendo multitud de problemas técnicos que han afectado a la página web, las aplicaciones y las estaciones de carga. En primer lugar, de nuevo la falta de previsión del ayuntamiento de Madrid ha llevado a que se saturara, impidiendo que las estaciones cotejaran los datos con la central lo que ha llevado en la práctica a que cuando un usuario iba a retirar su bicicleta, el sistema no lo permitía.

Los problemas se extendieron al teléfono de contacto que tampoco funcionaba con normalidad y a las aplicaciones para Smartphones, la del sistema iOS ha desaparecido de la App Store y el enlace en la web de BiciMad no llega a ninguna parte.
Taxistas en pie de guerra
 
Pero además a Ana Botella se le abre un nuevo frente. El presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, Julio Sanz, ha denunciado que el Ayuntamiento de Madrid instale 123 estaciones de alquiler de icicletas en el marco del proyecto BiciMad, cuando ha retirado la mayoría de las paradas de taxi de las mismas zonas, alegando que dificultan el tráfico.
 
Éste fue el motivo concreto que la Administración madrileña dio a la Federación para justificar su negativa, cuando los representantes de los taxistas solicitaron implantar una parada en uno de los carriles de la calle Serrano, que sin embargo, desde el pasado lunes, alberga dos estaciones de bicicletas, que inhabilitan el carril para la circulación de otros vehículos.
 
Sanz explica que “evidentemente, el colectivo no tiene nada en contra de las bicicletas”, pero pide “que no se menosprecie un servicio que se ofrece al ciudadano ante su propia demanda”, y que “no se le retire de zonas céntricas o comerciales como la calle Serrano, dónde las solicitudes por parte de los clientes, son elevadas y constantes”. La alcaldesa de Madrid, sigue haciendo amigos.