Menú Portada
Paralelamente le favorece con la operación especulativa del Estadio Bernabeu, hoy investigada por la Comisión Europea por supuestas ayudas públicas ilegales

Ana Botella le quita las basuras a Florentino Pérez en Madrid

Mayo 30, 2013
pq_933_florentino-y-botella.jpg

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, le ha quitado el negocio de las basuras en la capital de España a Florentino Pérez y a su empresa ACS, un boyante business que el presidente del Real Madrid manejaba desde hacia años a su antojo. Esta decisión de Botella, tomada recientemente por el Ayuntamiento capitalino, ha producido un gran disgusto entre los socios de la constructora, entre ellos Los Albertos (Alberto Cortina y Alberto Alcocer) y la familia March, que atisban que el hasta ahora enorme poder de Florentino (bautizado popularmente como el candidato Pérez, por su manejo partidista de las nuevas elecciones al club merengue), puede irse resquebrajando poco a poco ante el Ayuntamiento de Madrid.

Y máxime cuando han visto que sus rivales más directos, la constructora FCC, Ferrovial (Cespa)  y Sacyr (Sufi) siguen al pie del cañon, mejor dicho al pie de la recogida de basuras. Un boyante negocio en la capital de España que ahora le han quitado al todopoderoso Florentino Pérez y su filial en ACS (Urbaser), que era una de las cuatro grandes empresas que prestaban el servicio de limpieza viaria.

La Junta de Gobierno de Madrid, presidida por la alcaldesa Ana Botella, dio recientemente luz verde al nuevo contrato integral de basuras para los próximos 8 años, que alcanza la nada desdeñable cifra de 2.317 millones de euros. El nuevo modelo de contratación de los servicios públicos determina que el pago no está vinculado a los recursos de las concesionarias sino a los resultados, es decir, que estará determinado por el cumplimiento de unos objetivos definidos. En caso de que las empresas no cumplieran con los objetivos de calidad marcados, el Ayuntamiento podría aprobar una detracción de hasta el 20 por ciento de la certificación mensual. El nuevo contrato divide a la capital en seis zonas. La mayor parte de las prestaciones arrancarán el próximo día 1 de agosto y las demás se irán sumando paulatinamente, a medida que vayan finalizando los contratos en vigor, por ejemplo el que mantienen con FCC.

Negocios de mal en peor

Fuentes consultadas por extraconfidencial.com, aseguran que el cabreo de Pérez es monumental, “y que brama en hebreo”. A Florentino Pérez los negocios en ACS le van de mal en peor, y sus socios están cada vez más reticentes hacia su labor y resultados. Pero el problema de Pérez es que tampoco puede hablar muy alto ya que su trayectoria de amistad y de unión con los alcaldes del PP de Madrid, Álvarez del Manzano, Alberto Ruiz Gallardón y Ana Botella, ha sido perfecta y sin fisura alguna, tanto que ahora la Comisión Europea estudia las operaciones especulativas en torno a los negocios del Estadio Santiago Bernabeu por supuestas ayudas públicas ilegales.

Ampliación del Bernabeu

Hace menos de un año, el presidente del grupo ACS y presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, volvió a conseguir que el entonces alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón se inclinara a sus pies. Como también hace escasos meses Ana Botella, cuyo marido el ex presidente de España, José María Aznar, es un asiduo al palco del Bernabeu, aunque le haya quitado las basuras.

Tal y como avanzó en su día extraconfidencial.com, el proyecto del nuevo Santiago Bernabéu fue aprobado por el hoy ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. Pero también, el consistorio regido por Ana Botella dio posteriormente el visto bueno al proyecto. Y gracias a ello, y con un presupuesto de  unos 200 millones de euros se iniciará en breve unas obras, que más que la rehabilitación del Bernabéu, lo que harán serán elevar presumiblemente un nuevo Centro Comercial y un gran aparcamiento en una de las zonas de más valor especulativo de Madrid.

A cambio de “este pelotazo”, el Real Madrid permutó con el Ayuntamiento una parcela sin apenas valor urbanizable en el barrio de Las Tablas, situada a las afueras de la capital de España. Se trata de una finca de 70.000 metros cuadrados, con calificación de uso deportivo básico, y que Gallardón pretendía destinar a equipamiento público. La operación consiste en permutar con el Ayuntamiento la citada parcela de las Tablas. Así, según el convenio firmado y aprobado por la asamblea de socios del Real Madrid, el club dispondrá de 3.600 metros cuadrados frente a la puerta cero del Bernabeu (un terreno hoy pelado utilizado de parking para unidades móviles) y que tiene la calificación de equipamiento deportivo, pero donde Florentino Pérez ha logrado cambiar su calificación a uso privado y donde edificará un gran centro comercial y un extenso parking. También el Ayuntamiento le dará al Real Madrid tres parcelas en el popular barrio de Carabanchel, calificadas de uso residencial (¿para qué las quiere Florentino?). Y por último, Botella cederá al equipo blanco otra parcela de 3.000 metros cuadrados en Valdebebas, junto a la nueva Ciudad Deportiva del club blanco. Es decir, un pelotazo especulativo en toda regla, amparado en una operación financiera de gran complejidad jurídica y legal.

Esta nueva jugada especulativa de Pérez y del ayuntamiento de Madridse une así a la ya denunciada ante la Comunidad Europea sobre la antigua ciudad deportiva del Real Madrid, un terreno situado en el Paseo de la Castellana sobre el que se edificaron cuatro majestuosas torres que cambiaron el color de la capital de España. Por eso, el Real Madrid es uno de los clubes que están siendo analizados por la Comisión Europea (CE) por beneficiarse de supuestas ayudas públicas que podrían vulnerar la normativa europea.

Retraso en las obras

Las obras, en teoría, deberían comenzar ya este verano. Pero todo indica que irán con retraso. Ahora Florentino se enfrenta también a la lucha de la Plataforma Cívica “Vecinos del Bernabéu”, compuesta por 814 vecinos de la zona y creada en noviembre de 2011, que se ha interpuesto con fuerza en el objetivo del presidente blanco. A ellos también se ha sumado el grupo Ecologistas en Acción, que ha decidido interponer un recurso contencioso-administrativo contra esta modificación puntual del Plan General de Urbanismo, que fue ratificada por la Comunidad de Madrid (Ignacio González) el pasado 15 de noviembre.

A su vez, el presidente blanco tiene el obstáculo de la reclamación presentada por los herederos del Conde Maudes, la familia Ruiz-Villar, que exige los derechos de reversión por las parcelas expropiadas en las que se ubicará ahora el nuevo centro comercial de Florentino Pérez. Esta familia ha solicitado al Ayuntamiento de Madrid que les “compense económicamente” por ello, al haber sufrido en su día la expropiación de esos terrenos colindantes al estadio y que se quedó el consistorio madrileño y que ahora, casualmente, tras las permutas acordadas con el club, han pasado a manos del Real Madrid.

Y en torno a este nuevo escándalo urbanístico, y ya sin recogida de basuras por medio, se encuentran las elecciones al club blanco previstas para junio de 2013, donde el candidato Pérez tiene reservado de nuevo el asiento presidencial; en unas elecciones echas a medida para él, al ampliar hasta los 20 años el tiempo mínimo de antigüedad para poder presentar una candidatura al Real Madrid y dictar que todos los candidatos deberán aportar un aval personal del 15% del presupuesto (unos 80 millones de euros). Y es que desde siempre al señor Pérez le han gustado los trajes a medida.

Juan Luis Galiacho