Menú Portada
La alcaldesa se gastaría una cantidad similar a lo que el Atlético de Madrid ha pagado por hacerse con David Villa, el doble de lo que subvenciona las inspecciones de edificios y más de 700.000 euros de lo que gasta en mantener parques o viveros

Ana Botella gastará 4,6 millones de euros en el alumbrado festivo de Madrid para las dos próximas Navidades

Septiembre 10, 2013

El Ayuntamiento prevé este importe para sufragar el “Acuerdo Marco para la instalación, conservación y desmontaje del alumbrado ornamental navideño de Madrid para las navidades 2013/2014 y 2014/2015”
Si para las Navidades 2012/2013, el valor estimado del contrato era de 1,5 millones de euros, en un año, la alcaldesa ha aumentado el gasto en más de un 50% por cada Navidad
A 30 de junio, el Ayuntamiento, sin contar la deuda de las empresas municipales, debía 6.232 millones de euros

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:10.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


Hace apenas una semana, el nuevo entrenador del Fútbol Club Barcelona Gerardo ‘El Tata’ Martino hacía gala de su nacionalidad argentina y sacaba a relucir la incontinencia verborreica que caracteriza a los del país de La Pampa. En aquella ocasión, el míster mordía -no falto de razón- la mano que le da de comer y criticaba las cifras que reflejaba una operación ejecutada en el loco campo del balompié: “los números de Bale son una falta de respeto para el mundo”, decía. No cabe la menor duda de que el fútbol y los números que se mueven en torno a sus movimientos se encuentran fuera de toda categoría. El problema se da cuando los demás estamentos de una sociedad que todavía transcurre por la senda de la crisis, se amoldan a su descabellado modelo y a sus precios. Este verano, David Villa, el máximo goleador de la historia de la selección española era vendido al Atlético de Madrid por un total de 5,1 millones de euros repartidos en los tres próximos años.

Lo que no depende de imponderables es lo que el Ayuntamiento de Madrid estima pagar a la empresa que se haga cargo del alumbrado navideño de las calles de la capital de España. Un total de más de 4,5 millones de euros (4.595.004 euros) según el anuncio en el BOE de licitación del contrato denominado “Acuerdo Marco para la instalación, conservación y desmontaje del alumbrado ornamental navideño de Madrid para las navidades 2013/2014 y 2014/2015”. En comparación, Ana Botella, se gasta en bombillas de colores casi tanto como Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid, en fichar a uno de los delanteros más importantes de la historia del fútbol.

La alcaldesa de Madrid se mueve en esos números generados por el deporte rey que no dejan de ser “una falta de respeto para el mundo” y eso, ya de por sí preocupante, se convierte en motivo de úlcera cuando el municipio lidera la lista de ayuntamientos más endeudados de España y parte del extranjero. Según una noticia de El País, “a 30 de junio, el Ayuntamiento debía 6.232 millones de euros (sin contar la deuda de las empresas municipales). Hacerse cargo de parte del endeudamiento de la EMVS y Madridec, y pedir un nuevo préstamo para pagar las facturas pendientes, incrementará esa cifra en 844 millones de euros”.    

Despilfarro frente a recortes

A Ana Botella no le duele, sin embargo, dejarse casi 5 millones de euros de las arcas del erario público para inundar de luces de neón las avenidas de su ciudad. Quizá, la regidora vea en este dispendio la solución necesaria para iluminar la penumbra que gobierna la capital desde el pasado 7 de septiembre cuando el presidente del COI, Jacques Rogge, volvía a despertar del sueño olímpico a todos los madrileños por tercera vez consecutiva. Pero sólo comparen con otras partidas de gastos del consistorio madrileño. Por ejemplo en ayudas para la Inspección Técnica de Edificios, más que necesaria con un parque de vivienda más que antiguo en la mayoría de los barrios de Madrid, destina 2,5 millones, o en el mantenimiento de parques y viveros, uno de los puntos fuertes de los que presume la capital y en los que presupuestó para el último año 3,9 millones, 700.000 euros menos que el gasto en iluminación.

Y es que Madrid va a contracorriente. Cuando se debe apretar el cinturón, emprender acciones más austeras y ahorrar contratos superfluos, la ciudad donde se puede tomar una “relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor”, inicia el trayecto a la inversa. El 17 de agosto de 2012, la edila madrileña publicaba en el BOE el anuncio para la licitación del contrato de instalación del alumbrado navideño de la ciudad de Madrid con un valor estimado de 1,5 millones de euros (1.569.135 euros). En un año, la alcaldesa ha aumentado el gasto en este concepto en más de un 50% por cada navidad, mientras se cierran escuelas o se privatiza la sanidad. Así nos va.