Menú Portada
Las investigaciones del Madrid Arena se centrarán ahora en las presuntas negligencias de la Policía Municipal de Madrid

Ana Botella cierra la planta de su despacho en Cibeles como un bunker y sólo permite la entrada a cuatro personas

Diciembre 19, 2012

 

pq_927_botella_cibeles.jpg

Como si se tratase de una película americana de intriga y terror, la alcaldesa Ana Botella ha cerrado a cal y a canto la entrada a la planta cuarta del flamante y boyante edificio de la madrileña plaza de Cibeles, donde se encuentra su despacho de alcaldía. A esta planta sólo se puede acceder por unos códigos secretos de seguridad, y sólo tienen permitida la entrada cuatro personas de su entorno más cercano e íntimo, entre ellas su mano derecha Antonio De Guindos.

Tal es la situación de bunker que se vive, que según fuentes consultadas por extraconfidencial.com, si alguien quiere entregar un papel o un documento debe esperar a que la puerta del bunker se abra por medio de un clave secreta, que introduce una de sus personas de confianza.

Como viene adelantando extraconfidencial.com, la batalla en el ayuntamiento madrileño en notoria. Esta propia guerra de guerrillas ha llegado incluso hasta los llamados gallardonianos, que se encuentran actualmente enfrentados entre ellos. No hay ya ni unificación ni entre ellos. El caso Madrid Arena ha hecho saltar todas las alarmas y las próximas decisiones del juez instructor Eduardo López Paloptitular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, quien no descarta imputar a De Guindos en la causa como máximo responsable de la seguridad municipal que nunca existió en el Madrid Arena.

Giro a las investigaciones

Las investigaciones judiciales del caso Madrid Arena se van a centrar a partir de ahora fundamentalmente en el tema de seguridad. En el hecho de por qué se inhibió la policía municipal del distrito de Moncloa, que ni vigiló el recinto y permitió con su ausencia el famoso macrobotellón en los alrededores del pabellón. El juez quiere saber el por qué de su irregular actuación. ¿Qué hay detrás? Algunas fuentes indican que, incluso, pudiera haber alguna contraprestación a cambio. Como concejal presidente del distrito de Moncloa figura Álvaro Ballarín Valcárcel, curiosamente representante del Grupo Municipal del Partido Popular en las Comisiones de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad, todas dependientes de Antonio de Guindos.

El juez López Palop está muy disgustado con la actuación de los responsables del Ayuntamiento de Madrid. Ya tiene cerrado prácticamente todo el tema del aforo desmedido, y no se descarta que llame de nuevo a declarar al promotor Miguel Ángel Flores, por su enriquecimiento ilícito, es decir, su avaricia monetaria, dado el elevado número de personas que permitió entrar en el recinto de la Casa de Campo. Esta nueva citación judicial de Flores podría llevar aparejada su entrada en prisión o bien una fianza millonaria para evitar la cárcel. Las investigaciones del magistrado, una vez cerrado el tema de aforo, el enriquecimiento ilícito de Flores, y con las visitas al recinto del Madrid Arena que se producirán la próxima semana para ver si su estado técnico era o no el adecuado, darán paso el controvertido aspecto de la seguridad y la no intervención de los cuerpos de seguridad del Ayuntamiento de Madrid, que dependen directamente de la mano derecha de Ana Botella, Antonio de Guindos. Pero todo indica, como ya adelanto extraconfidencial.com, que en el Ayuntamiento de Madrid, la táctica de Ana Botella y de su equipo más próximo será echar las culpas a la concejala del Partido Popular, Fátima Núñez Valentín, coordinadora general del Área Delegada de Seguridad y Emergencias. Todo con el fin de salvar a De Guindos.

La batalla interna continua. Ya se abierto la caja de Pandora y, por ejemplo, han salido a relucir las comisiones que alguno ha percibido por dejar la instalación de la Caja Mágica, por no hablar del famoso Open de Tenis donde más de uno se ha lucrado y enriquecido. Además, el caso Madrid Arena todavía va a deparar muchas sorpresas, alguna no muy grata para la policía municipal de Madrid.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com