Menú Portada
La mujer que ha cazado a George Clooney

Amal Alamuddin, el garbanzo en todos los cocidos

Octubre 3, 2014

Amal por aquí, Amal por allá, Amal por acullá. ¡Qué empachón de Amal! ¡Quién le iba a decir a esta abogada libanesa que se iba a convertir en la protagonista de la semana y en la envidia del mundo femenino y masculino!


Da lo mismo la revista que leas. Amal aparece en todas partes, léase ¡Hola!, Semana, Diez Minutos o Lecturas.

Amal presume de piernas con un mini vestido de Giambattista Valli con definición al gusto. Hay quien le describe como de macramé con flores bordadas o de guipur blanco con pétalos de rosas bordados y línea tail hem que significa que el objetivo es lucir las piernas tan largas y tan bonitas y tan estupendas que tiene ¿quién? Amal, por supuesto.

Amal llega a Venecia con un vestido de rayas de Dolce & Gabbana (agotadísimo en tiendas) y un sombrerero con las iniciales de ella, A, y de él, G, junto con la ciudad protagonista, Venecia, y el año testigo de todo, 2014.

Amal optó, para su boda civil, por un conjunto de pantalón ancho de Stella McCartney color crema con pamela a juego (la que iba en el sombrero de las iniciales).

Amal llevó un espectacular vestido, corto por delante (que ya sabemos que tiene unas piernas espectaculares) y largo por detrás, para la fiesta prenupcial. Pues que sepan que no era nada exclusivo, el mismo lo llevó Michelle Obama en 2011. El traje fue obra de Sarah Burton, directora creativa de Alexander McQueen.

Y todo ello en solo 4 días. Pero, ¡si no había tiempo para tanto vestido! y todavía quedaba el de novia para la ceremonia y el de novia para la fiesta. Vamos que tengo ya tal empacho de vestidos y de Amal que… voy a seguir contando más cositas.

No sé por qué pero, me viene a la mente la boda de Tom Cruise y Katie Holmes. Estos se casaron en Roma también por todo lo alto. Pues eso… que coman más perdices para que sean más felices que Tom y Katie ya felizmente divorciados. A estos la boda les costó 3 millones y medio. Tacaños. George se ha dejado la friolera de 10 millones, sin contar el anillo de compromiso que costó 500.000, en 4 días de fiestas.

No solo de Amal bebemos los lectores del cuore

Valientes las declaraciones y el traje (conjunto de falda y blusa de su amiga Verónica Pacheco) de Isabel Sartorius. En puertas de cumplir 50 años, medio siglo, (y no piensen que tengo mala leche, para nada. Es que lo resalta Semana en el reportaje), la que fuera “primer amor de Felipe VI” (antetítulo del repor) dice que “Letizia tiene un cuerpazo”, que es muy amiga de ellos y que está “orgullosa de ellos”. Enhorabuena porque los amigos se cuentan con los dedos de una mano y si no que se lo digan a Natalia Verbeke.

Enhorabuena por anular tu boda. ¿Se puede ser menos caballero? Hay que tener rostro para conceder una entrevista en donde explica los motivos del fallido matrimonio y encima con una sonrisa de anuncio. Nat, darling, ese chico no te merece y su familia menos. Será por hombres.

Siempre me ha llamado la atención la facilidad que tiene la gente para echarse novio. Miren a Isabel Pantoja (hija). Ahora sale con un tal Esteban. Felicidades o no, no sabemos. Solo por la camiseta de rosas que lleva él debería dejarlo y buscar otro. Total, con la facilidad que tiene.

Madre mía, lo que rajo. Sigo…

Esta semana se han entregado los Premios Escaparate en una gran fiesta ambientada en La India. Hasta aquí, perfecto. Ágata Ruiz de la Prada se ha presentado con un diseño propio. Hasta aquí igual de perfecto. Y… o se ha equivocado de fiesta o de país, incluso de continente a no ser que esté inmersa en el reinado de los Reyes Católicos. Juzguen ustedes.