Menú Portada
De todo encontramos en las revistas de corazón

Alta costura versus mercadillo: Arturo Fernández compra los espejos en el mismo lugar que Isabel y Carmen

Septiembre 11, 2014

¿Cómo? ¿Qué no sabe quién son? Una pista. Aparecen como protagonistas absolutas en la portada del ¡Hola!


Ahhhhhhhhhhh! Antes de que se me olvide. Ante todo buena educación. Happy Birthday to you. Happy Birthday to you. Happy Birthday ¡Hola! En tu 70 cumpleaños. Happy Birthday to you. Bieennnnnn

Al grano. No han podido buscar mejor portada. A las protagonistas les sienta cumplir años igual de bien que a la biblia del cuore. Que piel (me refiero a la del rostro), que luminosa, que tersa, que melena, que pómulos, que sonrisa, que dientes más blancos. Solo (y por criticar algo y que no quede muy meloso) me ha llamado la atención que a Carmen se le notan un pelín las patas de gallo; pero por hablar de algo porque para que se hagan una idea, la misma revista entrevista a Ana Boyer, la hija pequeña de Isabel, y realmente parece su hermana mayor. Lo siento Ana. Real como la vida misma.

Sí, recuerdan bien, la semana pasada fue el turno de Tamara y esta, ¿casualidad? ¿relleno? ¿oportunidad? Esta semana la entrevista es para su hermana, la novia de Verdasco, el tenista. Si a Tamara le fascinaban los trajes de alta costura, a Ana le “apasionan por igual los balances y las finanza que la magia de una noche de alta costura”. ¡Qué familia! ¡Qué compenetración! Y mira que hoy en día es difícil encontrar un tema que nos apasione a todos. Los Preysler lo tienen súper fácil. Que hay un silencio. No pasa nada. Ellos no esperan a que pase un ángel (Tamara tal vez sí). La alta costura está en boca de todos.

“Arreglás” pero informal

Pero, claro, aunque se nos llene la boca de decir que todos somos iguales. No se dejen engañar. Es una mentira cochina. “Britney Spears – nos cuenta Lecturas- gasta 24.000 euros al año en sus perros”. Está genial. Cada uno con su dinero hace lo que quiere; pero, quizá, debería invertir algo en ella y no salir en pijama a la calle.

Verónica Echegui “chic en el futbol” se lleva la palma esta semana. Nos lo ha contado el Diez Minutos.  A la hora de posar para la posteridad, debió pensar que antes muerta que sencilla. Se quitó las botas de tacos y con el traje de futbolista y las medias se plantó las alpargatas de tacón. Lo dicho. Shssssssss

¡Ay! Mette Marit. ¡Cómo ha cambiado esta chica desde que nos enseñaba los pechos! ¿Recuerdan? Esta semana ha acudido a un mercadillo organizado por el Día del Reciclaje. No se debió dar cuenta pero podía haber donado su vestido. El que le hubieran dado a cambio, reciclado, seguro que era más mono, pero que mucho más mono, que el que llevaba.

Más horrores

Mariah Carey no levanta cabeza. “Una diva en horas bajas” titula Lecturas. La cantante ha puesto fin a su matrimonio. Cada año renovaban los votos vestidos de novios. Mal augurio. Pájaro de mal agüero. No sé qué vestido es más feo si el del año 2012 que lucieron en París o el de 2013 en Disneyland. Más llaveros para mi colección de muñecos de tarta.

El FesTVal de Vitoria se lleva esta semana el oro y el moro. La medalla es para Lydia Bosch, que mona ella con el vestido de la firma Oh Qué Luna! Al contrario, el peor look, (lo vemos en Semana) es para la actriz Nerea Garmendia y para la simpática Raquel Sánchez Silva.

Termino como empecé, con el lugar donde compran los espejos Arturo Fernández, Carmen e Isabel. Es un secreto. No lo sabe nadie. Pero cada vez que se mira está tan “bien educado que devuelve una imagen mejorada y rejuvenecida de uno mismo”. Yo también quiero uno. ¿Y usted?

Por Mamen Rodríguez