Menú Portada
LOS CAMBIOS QUE TRAE LA REFORMA FISCAL (I)
La eliminación de la desgravación estatal equipara más al mercado de alquiler con el de compraventa

Alquilar en el 2015: más complicado y previsiblemente más caro

Diciembre 10, 2014

Hasta final de este año, todos los que arriendan una vivienda a menores de 35 años no tributan por estos ingresos, a partir del próximo ejercicio lo harán por el 40% de las ganancias obtenidas

pq_929_alquila.jpg

Hace apenas una semana, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicaba los importantes cambios fiscales que afectarán a todos los españoles a partir del 2015. Unas modificaciones que en teoría conllevan una rebaja en los impuestos pero no en todos los casos y supuestos, como ocurre con el mercado del alquiler de vivienda. Aunque se ha visto beneficiada con ciertos cambios positivos en la etapa de tramitación, en general tanto arrendatario y el arrendador pagarán más impuestos a partir del próximo año. 

El borrador presentado en junio estableció que las rentas cobradas por los propietarios de viviendas en alquiler tendrían una reducción fiscal del 50% en el IRPF, pero finalmente se ha elevado hasta el 60%. Este cambio no es una mejora con respecto a la situación actual, pero al menos amortigua una subida fiscal que hubiera sido bastante mayor. Actualmente la exención es exactamente la misma, del 60% y solo tributa por el 40% de los beneficios con una mejora, si el inquilino tiene menos de 35 años, se tiene derecho a una exención fiscal del 100%. Con este cambio, desaparece esta reducción del 100% al no discriminar en función de la edad del contribuyente pero al menos se iguala el porcentaje con respecto la situación actual.

¿Por qué empeora la situación para los más jóvenes?

Los más jóvenes, con muchos menos ingresos son un segmento con mayor riesgo por impago. Hasta ahora, este incentivo fiscal permitía que los menores accedieran mejor al mercado del alquiler ya que compensaba estos posibles impagos con una mejor tributación.

Al eliminarse, se preferirá alquiler a un segmento de población más mayor y de más ingresos, llevando a elevar el alquiler con respecto a la edad del arrendatario o expulsarles del mercado. Algo muy grave si tenemos en cuenta la dificultad de acceder al mercado de venta por los problemas en la concesión de hipotecas.

También problemas para quién alquila

Por el lado de la persona que alquila también se encontrará con cambios importantes, el fin de la deducción del 10,05% con un límite de 9.040 euros al que tenía derecho el inquilino (al que se sumaba las deducciones de carácter autonómico que se aplican en algunas regiones). Este beneficio fiscal, que podían obtener los contribuyentes que ganan menos de 24.107,20 euros, se eliminará a partir de 2015, pero no se aplicará con carácter retroactivo. Es decir, los contribuyentes ya estén aplicando la deducción podrán mantenerla indefinidamente hasta que expire su contrato de alquiler. Con ello se acaba con la “ventaja” que se mantenía con respecto al que prefería la compra como forma de acceder a su vivienda habitual.