Menú Portada
Los italianos han enseñado un diseño que recuerda un tobogán de parque infantil al que va acoplado una aspiradora de la que pende el ala delantera

Alonso y Raikkonen ya tienen caballo: antes del fin de semana sabremos si corre

Enero 26, 2014

Ornitorrinco, oso hormiguero, picassiano, RossydePalmesco, narigudo o El Espanto sobre Ruedas. De todo han llamado al nuevo caballo de batalla de Ferrari que debido a una normativa que incide especialmente en el plano de la seguridad, obliga a las escuderías a poner su morro muy bajo. Un Formula 1 disparado a toda velocidad y con una “nariz” alta se torna en ariete que bien podría atravesar otro coche o tocarse con una rueda trasera de un monoplaza precedente, salir catapultado hacia arriba y acabar volando como le ocurrió a Mark Webber en Valencia. La jugada técnica es bienintencionada pero estéticamente tiene mal apaño. Si Lotus ha mostrado una especie de tenedor delantero asimétrico, o McLaren una de proa de catamarán, los italianos han enseñado un diseño que recuerda un tobogán de parque infantil al que va acoplado una aspiradora de la que pende el ala delantera.

La pregunta que se hacen los aficionados no es si es bonito o feo, eso ya lo saben, sino si será rápido. El ingeniero jefe responsable de los últimos Ferrari, Pat Fry, ha sido desplazado a otras tareas dentro del equipo y se ha traído a nuevo personal que sea capaz de hacer un coche ganador. Los encargados han sido James Allison, robado a Lotus a golpe de talonario, y el histórico Rory Byrne. Este sudafricano fue el padre de los coches que hicieron campeón a Michael Schumacher. Cuando el alemán se retiró por primera vez, decidió alejarse de la competición tras un ataque cardiaco. Ahora vuelve con ideas nuevas en su cabeza, y dicen que es el único que puede plantar cara, o más bien plantar ingenio, ante Adrian Newey, padre de los demoledores Red Bull. 

La trompa del nuevo F14T

El F14T, que es como se llama el vehículo a petición popular -con una curiosa similitud visual con la palabra FIAT, firma matriz de Ferrari-, cambia poco aerodinámicamente de su predecesor, el F138, a excepción de su trompa y esto ha llamado la atención de los observadores. Motor nuevo, aerodinámica nueva, medidas nuevas, nuevos pesos, depósito nuevo… y un coche casi igual al que impidió que Alonso alcanzase a Sebastián Vettel. Puede ser una señal de que el cambio normativo les venga bien.

En un año en que la aerodinámica pierde aproximadamente un tercio de su valor e influencia, la capacidad del motor -asignatura que Ferrari suele aprobar con sobresaliente-, se torna en clave para alcanzar el éxito. Si los italianos consiguen construir un propulsor más potente y fiable que el resto de contendientes, el duo Alonso-Raikkonen será el terror de las pistas. 

Con tantas novedades, sobre todo en el plano del motor con los revolucionarios 1.6 litros, híbridos y turboalimentados, es más que probable que veamos espantosas humaredas en mitad de carrera a cuenta de propulsores reventados. En Ferrari lo saben y por eso dicen que la clave de la temporada estará en que las primeras pruebas sean acabadas sin incidencias de este tipo. El Campeón del Mundo de 2014 será obviamente el que más puntos acumule, pero el primer perdedor del título empezará a despedirse de él en las primeras carreras, en las que la fiabilidad de su mecánica estará cogida con pinzas a cuenta de problemas de juventud, y empiece a despedirse de valiosos puntos necesarios a fin de año. 

Batallas va a haber muchas, dentro y fuera de la pista, pero los primeros disparos de la guerra empezarán a sonar el martes 28 a las nueve en punto de la mañana. A esa hora una bandada de pájaros gaditanos saldrá volando espantada tras el infernal ruido organizado en los boxes del Circuito de Jerez, lugar donde se celebran los primeros entrenamientos. Será la señal de que esto arranca. El Mundial 2014 arranca sus motores… Todos a cubierto.

José M. Zapico
@VirutasF1