Menú Portada
El hombre de Montezemolo en el equipo está contra las cuerdas y, aunque no es la primera vez, suenan rumores de una posible destitución

Alonso templa gaitas en la jaula de grillos de Ferrari

Marzo 25, 2014

Tras un inicio titubeante, la sede de Ferrari se convierte en una jaula de grillos, con Alonso incluido

Broncas, gritos con la vena gorda, el asturiano diciendo en público que es momento de trabajar en equipo para apaciguar los ánimos, y departamentos enfrentados con grupúsculos y facciones disparándose con bala en los despachos y pasillos
 

De entrada, en Ferrari ya han apartado a diversas cabezas visibles responsables de áreas concretas como la parte eléctrica del propulsor, que parece ser el protagonista de un interminable goteo de problemas y deficiencias


No han empezado bien. El Ferrari F14T no muestra el poderío de los Formula 1 que montan motores Mercedes, ni tampoco la facilidad para eludir la resistencia al aire de los Red Bull. Las caras de póker visibles en el box rojo durante todo el fin de semana de la carrera inicial en Melbourne no hicieron más que anunciar lo que ha resultado ser una de las semanas más difíciles de la vida de Stefano Domenicalli, el director de la mítica escudería. Broncas, gritos con la vena gorda, Fernando Alonso diciendo en público que es momento de trabajar en equipo para apaciguar los ánimos, y departamentos enfrentados con grupúsculos y facciones disparándose con bala en los despachos y pasillos.

Obviamente nadie quiere ser el responsable de un inicio de temporada (y era), más bien deficiente. El hombre de Montezemolo en el equipo está contra las cuerdas y aunque no es la primera vez, suenan rumores de una posible destitución. La presión es tal que el propio Jean Todt, presidente de la Federación Internacional de Automovilismo -la FIA-, y predecesor de Domenicalli en el cargo, ha salido a la palestra a templarle los nervios. Todt sabe que dirigir Ferrari tiene más de artificiero que de contable, y el llamado a ocupar ese cargo ha de tener la piel como la concha de una tortuga Carey; no en vano, el dirigente francés afirma que “me criticaban hasta cuando ganaba“.
Los cinco títulos de que llegaron bajo su mandato fueron en gran medida gracias al acierto organizativo de “El pequeño Napoleón“, que es como le llamaban despectivamente sus críticos. Todt llegó a mediados de la década de los años 90 a una escudería sumida en el caos y la desorganización, y que no ganaba un Mundial desde hacía décadas. Lo primero que hizo el francés, para sorpresa de todos, fue quitar la copa de vino en las comidas de sus trabajadores por muy costumbre italiana que fuera.
 

No aceptaron la propuesta de Alonso de llevarse a Ferrari gente de su confianza

 
Introdujo una forma más ordenada de distribuir las tareas, más al estilo británico, y los resultados tardaron en llegar, pero llegaron. En 2006, cuando Michael Schumacher se retiró, salieron por la puerta Todt (el cerebro), Ross Brawn (el músculo) y Rory Byrne (el ingeniero), y desde entonces sólo ha llegado algún Mundial de constructores, considerado ´menor´, y uno de Kimi Raikkonen que se debió más al desatino de McLaren, que protagonizó en 2007 un ejemplo de cómo tirar por la borda dos títulos teniendo los mejores mimbres. Al salir el Dream Team por la puerta Luca di Montezemolo enarboló su bandera nacional y dijo al viento que harían un magnífico equipo completamente italiano. Error craso: en Italia están los mejores técnicos de Italia, pero sólo unos cuantos de los mejores del mundo a los que deberían haber traído de donde estuvieran.
 
Cuando Alonso llegó a Maranello solicitó la presencia de gente de su confianza y con la que había alcanzado el éxito al modo que hiciera Schumi en su aterrizaje… le negaron esta posibilidad. Nunca sabremos qué hubiera pasado si le hubieran hecho caso, pero si sabemos lo ocurrido por no habérselo hecho: cuatro años sin títulos y un quinto que no arranca ni mucho menos de manera deseable. 
 
Kimi se queja desde el primer día del nuevo sistema de frenado del tren trasero
 
De entrada, en Ferrari ya han apartado a diversas cabezas visibles responsables de áreas concretas como la parte eléctrica del propulsor, que parece ser el protagonista de un interminable goteo de problemas y deficiencias. Diversos rumores apuntan a una horquilla de entre 40 y 75 caballos de déficit de potencia con respecto a los más poderosos Mercedes. No sólo tiene problemas en la clave de este año, sino que Kimi se queja desde el primer día del nuevo sistema de frenado del tren trasero. Al estar conectado al sistema generador de energía eléctrica, el ERS, su tacto, eficacia y forma de modulación es distinto. El chasis no es tampoco el idóneo y muestra síntomas de inestabilidad en frenada, va relativamente bien en curva, pero en recta podría ayudar un poco más a una velocidad punta que se muestra insuficiente para poder dar caza a otro contendientes con más potencia. Fernando Alonso pasó las de Caín para adelantar al Force India de Nico Hulkenberg, con el que no podía ni siquiera abriendo su alerón trasero y aligerar la presión aerodinámica. Ni por esas pueden con los motores Mercedes. 
 
En Ferrari tienen mucha tarea por delante, y la primera de todas es intentar algo que a los ingleses se les da mucho mejor: ir todos en la misma dirección. En el paddock se aprecia enormemente la afabilidad y cercanía de Domenicalli, mientras que Todt resultaba borde y hosco, aunque hizo funcionar al equipo. No hace falta ser un lince para imaginar que en Ferrari echan de menos tener un Napoleón a mano, aunque tengan que dejar de lado alguna Copa de Chianti. 
José M. Zapico
@VirutasF1