Menú Portada
Los representantes de Alonso han tanteado el mercado ante una posible salida del ovetense de la Scuderia y para su sorpresa, se han encontrado con la negativa de al menos dos equipos: Mercedes y Red Bull

Alonso seguirá en Ferrari hasta final de año, pero con las maletas hechas: Ya ha diseñado un Plan B con… Honda

Abril 13, 2014

Confidencias procedentes de cinco puntos muy separados y a los que hemos tenido acceso invitan a pensar que sería Honda, que retorna a la F1 en 2015, el que podría colocar a su hombre-franquicia en un equipo cliente y este será McLaren, con un posible añadido: Ross Brawn, uno los cerebros de la era Schumacher en Ferrari y el creador del actual equipo Mercedes, podría entrar en la ecuación
Preguntado el piloto, su manager, miembros del equipo o incluso Emilio Botín, todos niegan tajantemente la posible marcha a otra formación, pero ¿aguantaría un sexto año vestido de rojo sin recabar una corona?


Fernando Alonso, el único bicampeón del mundo de Fórmula 1 español, ya sabe que no va a ganar este año. El mundo se le cayó encima en Bahréin, en la tercera carrera de la temporada, al ser consciente de que con su mecánica le será imposible. Será el quinto en Ferrari y el octavo desde que cosechó su última corona. Con el F14T no podrá dar caza a los Mercedes, tendrá que batallar contra equipos peor dotados como Williams o Force India, y le va a costar Dios y ayuda el mantener a raya a unos Red Bull que no brillan como hasta hace poco, pero con menos caballería, ponen a los coches rojos contra las cuerdas. Su bólido es lento en rectas, tracciona mal, muestra debilidad durante las frenadas y no saca de los Pirelli el rendimiento que otros.Aparte de todo esto, el problema grave parece estar en su motor, menos dotado de caballería que el de la marca Mercedes y gracias a que Lewis Hamilton y Nico Rosberg obtienen una ventaja que ronda un segundo por vuelta, toda una eternidad en la F1. La normativa impide -de momento-, modificar o evolucionar los motores y, por ende, no habrá ni un solo caballo extra que no esté a día de hoy en su interior hasta al menos 2015; los ingenieros del cavallino rampante están atados de pies y manos hasta entonces. Las mejoras podrán únicamente llegar desde el plano puramente mecánico o aerodinámico, y crecer en la medida necesaria se antoja misión imposible.

Puertas cerradas en Red Bull y Mercedes
Los representantes de Alonso han tanteado el mercado ante una posible salida del ovetense de la Scuderia y, para su sorpresa, se han encontrado con la negativa de al menos dos equipos: Mercedes y Red Bull. Ambos han cerrado la puerta a esta posibilidad, en 2015 no correrá para ellos. Es altamente probable que Mercedes no sólo gane este Mundial sino que pueda prolongar su poderío el año siguiente. No sólo es poco recomendable desguazar una estructura que funciona, sino que habría que despedir a un más que posible campeón del mundo y un posible subcampeón, romper contratos, acuerdos comerciales, etc, para traer a un hombre deseado pero sin títulos desde hace casi una década.
En Red Bull ya le tentaron al menos dos veces en 2007 y dijo no. Ahora parecen felices con su tetracampeón y el emergente Daniel Ricciardo que está sorprendiendo a propios y extraños. Políticamente, la jugada tendría un aspecto raro al tener que despedir a uno de dos hombres procedentes del programa de jóvenes pilotos de la marca justo en el momento en que ninguno de ellos ha sido contratado a golpe de talonario (el egresado Webber fue el último no procedente de este programa), Alonso se queda sin opciones a pesar de ser siempre favorito y un hombre deseado por todos.
 
Verano de 2013: se rompe la historia de amor AlonsoDi Montezemolo
 
La historia de amor del asturiano con Ferrari pareció acabar abruptamente en verano de 2013 cuando el y Luca di Montezemolo intercambiaron frases discordantes con los medios de comunicación como campo de batalla dialéctica. Todo apunta a que el inicio de las hostilidades se debió a la decisión de abandonar el desarrollo del monoplaza cuando, calculadora en mano, fueron conscientes de que Sebastián Vettel era inalcanzable; el título engrosó en currículum del germano con su cuarto entorchado, y que apabulló a toda la parrilla con un ritmo mareante. En Maranello se pusieron a trabajar con la esperanza de que este fuera un año triunfal y esto parece lejos de hacerse realidad. Un noveno y un décimo puestos para Alonso y Raikkonen en tierras árabes evidencian una debilidad mecánica inesperada de muy difícil apaño.
 
Preguntado el piloto, su manager, miembros del equipo o incluso Emilio Botín, todos niegan tajantemente la posible marcha a otra formación, pero ¿aguantaría un sexto año vestido de rojo sin recabar una corona? Porque el esfuerzo necesario para trocar la actual situación puede que lleve no uno sino varios años. El presidente de la mítica escudería ha dicho que no dejará piedra sin remover hasta que vuelva a crear una formación ganadora, pero esto le llevó a Red Bull cinco años, y otros tantos a Mercedes. Ferrari no estará en disposición de dominar hasta dentro de dos o tres temporadas… como mínimo. 
 
La pirueta contractual de Alonso
 
Por su parte, el deportista reconoce públicamente que se siente defraudado por lo pobre de sus logros desde que corre para los italianos y empieza a pedir públicas explicaciones a su gente sobre mejoras que nunca llegan. Si tuviera que marcharse a alguna parte sería a algún sitio donde le ofrecieran ciertas garantías y descartados Mercedes y Red Bull, sólo queda una pirueta contractual: no llegar a un acuerdo con un equipo sino con un motorista. Confidencias procedentes de cinco puntos muy separados y a los que hemos tenido acceso invitan a pensar que sería Honda, que retorna a la F1 en 2015, el que podría colocar a su hombre-franquicia en un equipo cliente y este será McLaren, con un posible añadido: Ross Brawn, uno los cerebros de la era Schumacher en Ferrari y el creador del actual equipo Mercedes, podría entrar en la ecuación. No para ahí la sorpresa porque bien podría ser la compañía Movistar la que acabase poniendo sus pegatinas en los pontones del MP4/30 y de su mano es posible que llegue otro piloto hispanohablante como test-driver. ¿Raro?
 
Cosas más raras se han visto y todo apunta a que el enemigo en Woking de Alonso, Ron Dennis, parece haber enterrado el hacha de guerra, sabedor que sólo de esta manera podría volver a la senda del éxito tras años tan grises como la carrocería de sus coches en las últimas temporadas. El desplazado sería el británico Jenson Button, que, tras la marcha de Hamilton, heredó la plaza de líder, pero sin apenas éxitos visibles. Dennis se ha vuelto a hacer con las riendas de McLaren y la retahíla de tweets de su gabinete de prensa con fotos al lado de los pilotos que han salido con cajas destempladas de su lustroso edificio parece más una jugada de lavado de cara del adusto y serio británico que una forma de seducir a pilotos, no en vano, las imágenes iban acompañadas de frases como “¿quien dice que Ron no sonríe?”. Una operación de relaciones públicas y nada más de manera visible.
¿Qué posibilidades hay de que todo esto acabe siendo realidad? Más de que Alonso continúe en su actual situación de cazador atrapado en un cepo para osos, que acabará dañándole la pierna. Irse a un equipo del que salió como de un incendio y con un motor Honda del que no se sabe nada, es más una jugada de futuro y una aventura, que una apuesta ganadora. La que parece a todas luces perdedora es quedarse donde está.

Jose M. Zapico
@VirutasF1