Menú Portada
Se ha ido con la Duquesa a Jordania

Alfonso Diez, muy enfadado: “Que nos dejen en paz”

Noviembre 30, 2010

Alfonso está que bufa. Suerte que ha puesto pies en polvorosa con el viaje a Jordania que tenían preparado ya hace un tiempo. Un viaje que no cuesta tanto como algunos creen. De hecho, Alfonso no es la primera vez que viaja alrededor del mundo. Él, un soltero empedernido, que ha conseguido ahorrar durante su larga trayectoria profesional, siempre ha aprovechado su tiempo de ocio para conocer mundo.

pq_922_duquesalfonso.jpg

Sigue en el ojo del huracán. Todos sus pasos son seguidos con auténtica minuciosidad. Le analizan hasta el exremo. Alfonso Díez empieza a estar cansado de semejante ajetreo mediático. No se acostumbra a que todo el mundo le prezjugue sin conocerle. Está harto de que le señalen con desvergüenza en algunos medios de comunicación. No entiende el afán de quienes le tachan de vividor y aprovechado. Lo último ha sido publicar un listado de gastos que su novia, la Duquesa de Alba, se ha gastado en viajes que han disfrutado los dos. Hablan de ingentes cantidades de dinero. Pintan a la aristócrata como una mujer derrochona, a la que no le importa malgastar su patrimonio para mantener intacta la llama del cariño. Algo que no sólo ha molestado al funcionario, sino que ha enervado a la octogenaria que se ha plantado contra la prensa. Ya no quiere saber nada de los reporteros asfálticos a los que antes atendía con absoluta tranquilidad. No es para menos. El acoso, en ocasiones, llega a ser axfisiante: “A veces no se dan cuenta de lo importante que es Cayetana para este país. Sobre todo no deberían publicarse asuntos que no sólo es que son auténticamente inciertos, sino que también saltan a la palestra para hacer daño”.
 
Alfonso está que bufa. Suerte que ha puesto pies en polvorosa con el viaje a Jordania que tenían preparado ya hace un tiempo. Un viaje que no cuesta tanto como algunos creen. De hecho, Alfonso no es la primera vez que viaja alrededor del mundo. Él, un soltero empedernido, que ha conseguido ahorrar durante su larga trayectoria profesional, siempre ha aprovechado su tiempo de ocio para conocer mundo: “Yo no necesito estar con Cayetana para estar viajando, además que no son viajes tan caros, son viajes absolutamente normales, de no más de dos mil euros. Que nos dejen en paz, por favor.”. Es cierto. Alfonso y la Duquesa miran hasta el extremo todos los gastos de la vida cotidiana. Lo que no se puede negar es que lo que hace Alfonso por Cayetana no tiene precio. Nadie parece haberse parado a comprobar su innenarrable estado de felicidad, que parece revitalizarle continuamente.
 
Por Saúl Ortiz