Menú Portada
Isabel Pantoja se recupera de una infección buco nasal y del oído

Alfonso Díez, molesto con Gonzalo Miró

Octubre 21, 2008

Mientras Isabel Pantoja se recupera de una infección que le ha obligado a permanecer en la cama durante varios días, Alfonso Díez parece muy molesto ante las últimas declaraciones del presentador Gonzalo Miró.

pq_617_isabelpantoja.jpg

Cuando Gonzalo Miró se puso al mando del programa “Las Mañanas de Cuatro” que presenta con acierto Concha García Campoy, estos días cabizbaja tras la muerte de su padre, nadie imaginaba que sus comentarios acerca de Alfonso Díez, novio de la Duquesa de Alba, iban a levantar semejante polvareda. Gonzalo sólo se mostró natural y espontáneo y dibujó el perfil, desde su punto de vista, del cincuentón de pasado intrigante. Le llamó individuo y le recomendó aprender modales para ser duque consorte.
 
Me cuentan que Alfonso sintió dolor ante las aseveraciones del bueno de Gonzalo. Insisten en que no entendió el motivo por el que decidió arremeter televisivamente contra su persona, sobre todo porque, de momento, no ha mantenido conversación directa con él. Ante el enfado, entendible en otras circunstancias nada comparables a las que envuelven al funcionario, Gonzalo sólo puede esperar a la próxima estación. El hijo de Pilar Miró no es amigo de las polémicas ni de los escándalos. Siempre se ha mantenido al margen de las informaciones que le han puesto, en más de una ocasión, en la picota del cañón rosa.
 
Los dolores de Isabel
 
Desde que Julián Muñoz recibió el tercer grado penitenciario, mucho se ha especulado en torno a su relación con la tonadillera Isabel Pantoja. El pasado viernes, cuando Julián disfrutó de su primer día de libertad, Isabelita actuó con éxito desbordante en el Casino de Torrelodones en el que se arrejuntaron más de trescientos amigos y seguidores de la artista. Sin embargo, los días anteriores a la actuación, Isabel tuvo que guardar reposo. Una infección buco nasal, que también afectó a uno de sus oídos, le tuvo apartada de la cotidianeidad hasta el mismo día de la actuación: “tengo mucho dolor de oído” me confesó Isabel que sufría molestias y fuertes pinchazos en el oído, unas horas antes de subirse al escenario. Tanto es así que, al medio día de ayer tuvo que acudir al otorrino y al dentista para una revisión. No es de extrañar, pues tras siete días de medicación antibiótica el dolor permanece: “aunque estoy mejor” me reconoció ayer una Isabel que enternece y enamora en las distancias cortas.
 
Por Saúl Ortiz
saul@extraconfidencial.com