Menú Portada

Alexis Flores, perseguido por secuestrar, violar y estrangular a una niña de cinco años, cuyo cadáver apareció en una bolsa de basura

Octubre 19, 2015
alexis

Alexis Flores es uno de los diez fugitivos más buscados por el FBI acusado de secuestrar y asesinar a una niña de cinco años, Iriana de Jesús, en la ciudad de Filadelfia (Pensilvania), en el año 2000, y su posterior fuga para evitar el enjuiciamiento. La organización de seguridad estadounidense define al hondureño como un criminal “armado y “sumamente peligroso” y ofrecen una recompensa de 100.000 dólares por información que conduzca directamente a su arresto.

En el año del crimen, Flores era un inmigrante ilegal proveniente de Honduras que buscaba trabajo y un lugar donde vivir. En esas circunstancias, Jorge Contreras le ofreció una vivienda, ropa y trabajo como ayudante de mantenimiento. Para el desarrollo de su labor, le entregaron las llaves del Edificio de Apartamentos donde vivía Iriana de Jesús.

Estrangulada y violada en sus últimas horas de vida

La niña desapareció el 29 de julio del año 2000. El cuerpo sin vida de Iriana fue encontrado cinco días después, el 3 de agosto, en el apartamento desocupado donde, supuestamente, vivía. El cadáver fue localizado en el sótano, envuelto en una bolsa de basura. Según las autopsias, alguien la había estrangulado. Además, fuentes policiales afirmaron que alguien había abusado de la menor durante sus últimas horas de vida. Sin embargo, no acusaron al delincuente de ello al no poseer suficientes pruebas. Por su parte, algunos vecinos afirman que vieron a Flores y la pequeña de la mano, lo que indicaba que el fugitivo se había ganado la confianza de la menor asesinada.

Una pista clave para ponerse tras la pista de Flores fue la camiseta, impresa con un logo político muy distintivo, encontrada al lado del cadáver de Iriana con sangre de la menor, ya que Contreras, el hombre que le facilitó el trabajo al fugitivo, reconoció que había prestado la prenda al delincuente.

Además, Flores desapareció de la zona antes de encontrar el cuerpo sin vida de la menor, mientras la Policía consideraba el caso como una desaparición y no barajaba la opción de asesinato. Una vez encontraron el cadáver, trataron de localizar al hondureño para interrogarle, pero este ya había huido del Estado americano.

Despistes policiales que permitieron su huida

La siguiente pista de Flores se detectó en 2002 cuando le detuvieron en Arizona por robo en tiendas, pero la Policía no relacionó al criminal con el asesinato de la menor de cinco años. Continuó delinquiendo y en 2005 la Policía volvió a llamar a su puerta por crímenes menores. Como el fugitivo les entregó documentación falsa, fue arrestado con cargos de falsificación. El asesino les dijo a los funcionarios que antes de vivir en Arizona había estado instalado en Illinois y no mencionó su etapa en Filadelfia. De esta manera, tras estar encarcelado 60 días por posesión de falsificación ilegal, fue deportado a Honduras al ser un inmigrante ilegal una vez estuvo en libertad.

Un par de años después, en marzo de 2007, una muestra de ADN de Alexis Flores tomada en Arizona dio positivo al emparejarse con el ADN de la escena del crimen de Iriana de Jesús. Sin embargo, Flores ya no estaba en Estados Unidos y no lograron encontrarle, pasando a formar parte de los fugitivos más buscados. Se cree que permanece en Honduras o podría haber regresado a Estados Unidos y encontrarse en paradero desconocido.

Entre los alias que utiliza el fugitivo se encuentran Mario Flores, Mario Roberto Flores, Mario F. Roberto, Alex Contreras y Alesis Contreras y tiene una cicatriz en la frente y otra en la mejilla derecha.

Alexandra Manzanares