Menú Portada
Preocupación en el Banco de Santander, patrocinador, por la imagen del campeón del mundo de Fórmula 1

Alejandro Agag, cerebro en la sombra de la operación McLaren-Alonso

Septiembre 30, 2007

El yerno de José María Aznar podría haber ofrecido al campeón del mundo una participación en la explotación del circuito urbano de Valencia
 
La entidad presidida por Emilio Botín, con el corazón partido: Lewis Hamilton es inglés y en el Reino Unido el Santander es propietario del Abbey National Bank

pq_362_AGAGALONSO.jpg

“No es fácil pensar ahora. Ha sido una carrera muy difícil con unas condiciones muy malas. En uno de esos ´aquaplanning´ he tenido la mala suerte de encontrarme con el muro”. Fueron las primeras declaraciones de Fernando Alonso tras el abandono ayer en el GP de Japón. El piloto asturiano se encuentra ya a 12 puntos de su compañero de escudería Lewis Hamilton y ve complicadas sus opciones, como el mismo reconoce. Y es que el actual campeón del mundo de Fórmula 1 no parece muy centrado desde hace algunos meses en el actual campeonato. Y todo tiene su explicación.
 
Como ya informó en su día este periódico, fueron Alejandro Agag, el yerno del ex presidente del Gobierno, José María Aznar, y Flavio Briattore los que consiguieron un contrato de patrocinio millonario de Telefónica para Alonso si fichaba por Renault. El desencuentro surgió cuando el asturiano constató que percibía muy poca cantidad en relación con la que se embolsaban sus mentores. De ahí el fichaje con la escudería alemana. Pero Agag, apadrinado esta vez por Bernie Eclesttone, máximo jerarca de competición, no estaba dispuesto a dejar escapar el diamante en bruto que, por ingresos, representa Fernando Alonso.
 

Preocupación en el Santander

Así que, ni corto ni perezoso, diseñó una estrategia que ha culminado con la retirada de puntos a McLaren, y la consiguiente pérdida del mundial por escuderías, y los famosos correos electrónicos cruzados entre Alonso y Pedro Martínez de la Rosa. Pero al parecer el “yernísimo” no calculó bien las consecuencias de su operación. Resulta que en círculos de influencia del Banco de Santander, uno de los patrocinadores del corredor español, no ha sentado muy bien la imagen que deja Alonso y su compañero Martínez de la Rosa con el polémico espionaje a la competidora Ferrari.
 
En la entidad que preside Emilio Botín estiman que el conflicto puede echar por tierra la actual campaña publicitaria centrada, sobre todo, en la confianza que sus clientes tienen que depositar para aportar sus ahorros en su nueva oferta. Pero es que el Santander tiene el corazón partido: Lewis Hamilton, piloto también de McLaren y líder del Mundial, es británico y en el Reino Unido el banco de Botín es propietario del Abbey National Bank. Vamos, que no pueden apostar por uno o por otro.
 

Oferta irrechazable de Agag

El problema para este patrocinador surgirá si, como se prevé, Alonso cambia de escudería el año que viene. Alejandro Agag lo tiene todo dispuesto, patrocinadores incluidos. De momento, Telefónica ya se ha pronunciado: no aportará un solo euro. Pero tras el primer desencuentro en Renault entre Agag y Alonso, el primero sabe lo que tiene que hacer. Y podría ser que Alejandro Agag le haya ofrecido al piloto una participación en la explotación del circuito urbano de Valencia.
 
Dicen que en Televisión Española se tiran de los pelos por no haber ejercido el derecho de tanteo en la renovación de los derechos de imagen que tenía sobre el Mundial de Fórmula 1. Era el año 2003 y los adquirió Tele5. Gobernaba el PP, con José María Aznar a la cabeza. Y quien intermedió con fuerza fue Ana Botella. Pero esa historia, con pormenores, la comentaremos en su día.