Menú Portada

Albert Rivera controlará la Asamblea de Ciudadanos bajo la sospecha de “pucherazo” en las Elecciones de Compromisarios, en las que ha obtenido más de un 70% de los apoyos

Enero 27, 2017
rivera acolitos

Si los socialistas franceses han sido capaces de amañar sus primarias, ¿de qué no habrá sido capaz el Partido de la Ciudadanía que lidera Albert Rivera en la Elección de Compromisarios a su Congreso? Esta es la pregunta que se hacen muchos de sus simpatizantes críticos. La sombra de la duda corre por las venas de muchos de afiliados. Por ejemplo, en Madrid, en ese proceso, sólo el 57,7% de los afiliados ha votado la lista oficialista de Albert Rivera, que sin embargo ha obtenido el 100% de los representantes, 92 compromisarios. El resto de votos, un 42% han ido al cubo de la basura electoral, no han obtenido ni un solo compromisario. “Este es el sistema democrático que defienden”, afirman los afiliados críticos.

Extraconfidencial.com publica hoy unos gráficos donde se demuestra el poder que tienen Albert Rivera y sus acólitos dentro de Ciudadanos y cómo van a controlar sin problema la próxima IV Asamblea General de Ciudadanos (a celebrar los días 4-5 de febrero). Son muchos los ecos recibidos en nuestra redacción sobre un posible “pucherazo” en las elecciones de compromisarios. Por citar algunos ejemplos: “Tenemos un sistema de votación no testado, no han participado observadores o interventores, han cambiado el sistema de ordenación de los candidatos sobre la marcha atendiendo al sistema de clasificación UTF8, un sistema que solo los informáticos conocen y sobre el cual estaban avisados los oficialistas. Toda esta estratagema ha permitido clasificar u ordenar la lista de votación a su antojo, privilegiando las candidaturas oficialistas frente a otras críticas e independientes, de ahí que los  palmeros aparecieran en lugares privilegiados bajo la etiqueta #españaciudadana. Este sistema de clasificación permitía desplazar a los críticos a las zonas más profundas del infinito listado de candidatos para la votación. Además, nada más comenzar dicha votación el sistema se “colgó”, algo inaudito, porque esto indicaba que el sistema no estaba pensado, ni dimensionado o fue un error premeditado. Muchos militantes se encontraron en la tesitura de estar dos horas delante del ordenador y no lograron votar. Un partido que defiende las nuevas tecnologías contrata unos servicios de internet que no pueden atender la demanda democrática”.

Las críticas continúan. “A mitad de votación desaparecieron las fotos de los candidatos. En el último minuto aparecieron las listas ordenadas de forma diferente, por candidaturas, los oficialistas en primer lugar cuando en un principio el orden alfabético por nombres de pila, alucinante, (nadie indexa nada por el nombre de pila), por lo que  se tenía una estrategia para reorganizarlo posteriormente. Que no se conozca el número de militantes con cifras exactas por comunidades, que no puedan consultarse listas de candidatos de otras comunidades, que todo sean conjeturas sobre los resultados, que manden correos columpiándose sobre el número de militantes, que se confunda al personal sobre quienes están al corriente de la cuota y aquellos que quieren regularizarla para votar no tengan ni un solo interlocutor para pagar las cuotas atrasadas y así poder votar o presentarse como candidato y así sucesivamente”.

resultados Madrid Ciudadanos - Tabla

Votos-por-candidatura

Compromisarios Electos Madrid

Cesar Zafra, involucrado en la trama de Madrid, el más votado

Las sombras de duda sobre un posible pucherazo en las Elecciones de Madrid es vox populi entre los afiliados de Ciudadanos. “No queremos ahondar en la chapuza y cacicada, rayana en el pucherazo. Que el más votado haya sido Cesar Zafra, cuyo currículo consiste en abrir y cerrar la puerta de la primera sede de Madrid, clama al cielo. Y que de los 92 compromisarios, el 100% sean oficiales, clama al cielo. Una lista donde los advenedizos, comisarios, sicarios y demás aplaudidores iban en comandita con un mensaje único, un mensaje de copia y pega, clama al cielo. No es que el partido anule a la disidencia, es que sencillamente no hay quien puedan disentir, criticar o pensar de forma diferente. El partido ahoga la democracia, y todos los que buscan un puesto político para vivir de la mamandurria están ahí, en este partido”, afirman las voces críticas.

Nombres como los de Trinidad, Reyero, Sofía Miranda, Sergio Brabezo, Miguel Angel Redondo, Tomás Marcos, Miguel Angel Lezcano, forman el clan de Albert Rivera en Madrid. “Que estos personajes sean compromisarios, y así unos cuantos más, ¡bueno, bueno!, menuda candidatura, donde no tenían ingresos suficientes han venido a encontrarlos en el Ayuntamiento y la Asamblea y así ganarse unos eurillos. Quien los conoce sabe que son anodinos y sin discurso o con un discurso flojo, incapaces de hacer sombra a nadie y con una currículo más que dudoso. Si analizamos el currículo del Congreso de los Diputados de Ciudadanos se cae el alma a los pies; por ejemplo, Patricia Reyes con unos ingresos declarados de 14.158,32 euros en la XI Legislatura. Pero busquen, busquen, a los parlamentarios de Murcia, Almería, Alicante, Tenerife y muchos han visto abrirse las puertas del cielo al inicio de una carrera política donde no había carrera profesional.  El núcleo duro, el hueso compuesto por los pesos pesados, Toni Roldán, Juan Carlos Girauta, las chicas Riberas, son todos fieles al nuevo “canciller” del nuevo partido”.

“No hay solución”

Para la oposición a Rivera, “no hay solución, es un partido que nace matando y muriendo, incapaz de incorporar a cabezas pensantes. Ni siquiera Luis Garicano está afiliado porque se huele que estos son advenedizos. El listado de representantes en el Congreso, en las Asambleas y Parlamentos Autonómicos y en los ayuntamientos es patético. No vamos a hacer un repaso porque habría que buscar alguna razón mágica para defender semejante patulea de corifeos. Ciudadanos de Rivera es un partido moderno que huye de la modernidad, que se refugia en el eslogan barato y el lugar común que mueve a las masas, que abandona los postulados originarios, que huye de sus fundadores, que fusila a los críticos, que impide el debate y que acude a cambiar los estatutos para perseguir a los disidentes, cambia el ideario a mitad de partido y marca una estrategia que ha sido equivocada y pretende ser el doble de equivocada ahora”.

Según la oposición, el partido Ciudadanos de Albert Rivera tiene los días contados porque sus representantes no aportan contenido alguno. “Que se ponga en la Comisión de Defensa del Congreso a un diputado que sabe de defensa porque ha escrito un libro sobre las mentiras del cine bélico es un ejemplo elocuente de la capacidad y el mérito desplegado. No vamos a ahondar en la herida democrática que han hecho a todos los españoles y que los militantes creyentes de Ciudadanos aún piensan que tienen el mejor partido del mundo mundial. Si analizamos a los representantes de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid no tiene desperdicio alguno. Y de Inés Arrimadas que vamos a decir que comparte cama y colchón con un teórico independentista y ahora abraza ciertos postulados de la diferencia catalana”.

Lo que hoy en día sí está claro es que no hay alternativa sólida al liderazgo de Albert Rivera en Ciudadanos. Por eso, el rumbo que tomará el partido tras la próxima Asamblea General está ya definido. Las Elecciones internas para elegir compromisarios han demostrado el control total de Rivera, que ha logrado algo más del 70% de los mismos, como puede verse en los gráficos que adjuntamos. Por ejemplo, en la Comunidad Valenciana, pese a que los críticos sí tienen ahí un rostro conocido, el de Carolina Punset: la victoria riverista fue clara (54-16).

Menos afiliados de lo que se pensaba

Sin embargo, este proceso de Elecciones de Compromisario si ha abierto algunas grietas en la unidad del partido naranja. Por ejemplo, el hecho que la candidatura riverista fuera derrotada en Extremadura, Asturias, La Rioja y, lo más relevante, en Cataluña, donde la candidatura Mejor Unidos logró 27 compromisarios, uno más que la lista oficialista. En el Congreso habrá por tanto 127 compromisarios -de un total de 479-, que no concurrieron en las listas apadrinadas por Rivera bajo las siglas #EspañaCiudadana, que se adjudicó 337 de los 479 puestos de la Asamblea.

También estas Elecciones han puesto sobre la mesa que el partido que lidera Albert Rivera tiene bastantes menos afiliados activos de lo que se pensaba y se presumía. La cifra con la que se cerró el censo para las elecciones de compromisarios fue de 30.856 inscritos, pero la consulta ha desvelado que 8.091 de ellos (el 26%), no puede considerarse afiliado de pleno derecho por no estar al día de las cuotas que la formación establece, como ya publicó en su día Extraconfidencial.com. Los militantes de Ciudadanos deben pagar una cuota mínima de diez euros al mes -cinco en el caso de jóvenes, pensionistas y desempleados-, y los Estatutos recogen que para poder participar en las decisiones internas “será necesario estar al corriente de pago”. Por lo tanto, el número real y total de afiliados de Ciudadanos es de tan sólo 22.765 personas. Esta cifra sitúa a Ciudadanos muy por detrás del resto de partidos nacionales en cuanto a músculo y estructura se refiere.

El cónclave, un trámite

El próximo cónclave de febrero será un auténtico paseo militar para Albert Rivera, pese al ruido que han provocado en las últimas semanas las facciones críticas, como Trancsparencia o Carolina Punset. La presencia de los críticos en la Asamblea será meramente testimonial o directamente nula. Casi todos los delegados son afines a Rivera, por lo que éste tiene ganado de antemano cualquier debate estatutario, estratégico o táctico que pueda darse en dicha Asamblea. Y lo mismo ocurre con la elección de los nuevos dirigentes. La correlación de fuerzas deja a los críticos como un grupo muy minoritario en la organización: solo pueden aspirar a aglutinar un índice de contestación muy modesto.

Es tal la magnitud del despropósito que muchos piensan en darse de baja en breve y ahora solo queda esperar al resultado de las primarias al Comité Ejecutivo, donde dos candidaturas esperan obtener algunos votos frente a toda la maquinaria del partido constituida en apisonadora electoral con el fin de desintegrar la disidencia y la crítica. “Ciudadanos es un partido único, con un candidato único y un discurso único; el resto solo aplaude”, aseveran los críticos.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho