Menú Portada
Primeras palabras

Alain Cornejo: “Estoy muy feliz con Chenoa”

Septiembre 19, 2010

La cantante Chenoa y el empresario teatral Alain Cornejo sorprendieron la pasada semana acudiendo juntos al cumpleaños de la célebre María Zurita. A pesar de que ambos pretenden llevar con discreción su latente romance, la artista no ha dudado en reconocer públicamente que mantiene un idilio con el hijo de Enrique Cornejo. Alain no es novato en las lides rosas.

pq_922_chenoa.jpg

Es la relación del momento. La cantante Chenoa y el empresario teatral Alain Cornejo sorprendieron la pasada semana acudiendo juntos al cumpleaños de la célebre María Zurita. A pesar de que ambos pretenden llevar con discreción su latente romance, la artista no ha dudado en reconocer públicamente que mantiene un idilio con el hijo de Enrique Cornejo. Alain no es novato en las lides rosas. Saltó a la fama de la mano de una Lara Dibildos que acababa de romper con Álvaro Muñoz Escassi. De él cuentan que es un chico tímido, persistente y tremendamente romántico. Una especie de Don Juan reciclado que no ha tenido grandes conquistas sentimentales. Está acostumbrado a tratar con damas de todos los tipos y conoce a la perfección los recovecos del noble arte de la interpretación.
 
Me cuentan que se conocieron en una fiesta en la que fueron presentados casi por casualidad: “Laura es una mujer maravillosa, estoy muy feliz a su lado. Es evidente que estamos juntos y no nos vamos a esconder ante la presencia de cámaras y micrófonos. Me está haciendo muy feliz”, me espetó Cornejo al otro lado del teléfono poco tiempo antes de empezar una función. Es un ser entrañable y tremendamente cercano. Por eso no sorprende que Chenoa haya posado su mirada en él. No se equivocará. Con él seguro que es feliz, puesto que es de los que saben aguantar los recelos profesionales, los desplantes de los artistas y, sobre todo, respeta a la prensa.
 
Sigue clavada en el desamor
 
No sólo eso, puesto que a buen seguro que Alain consigue templar el carácter refunfuñón y altivo de Chenoa, siempre con las garras sacadas contra la prensa del corazón. Todavía persiste en ella el amargo de la ruptura con David Bisbal. Parece no recordar cuando utilizó a los medios para asegurar que se había enterado por la prensa de su tropiezo sentimental. Aquella fue una época en la que todos hablaban sobre el doblez de una artista que sigue sin despegar. Muchos creen que su soberbia, en ocasiones excesiva y hasta petulante, provoca cierto rechazo. Quién sabe. Lo cierto es que la mallorquina posee una voz digna de admiración. Canta con una pureza indiscutible, transmite a chorros. Pero, una artista es mucho más que una voz. Y a Chenoa todavía le falta crecer mucho para llegar a serlo. Excesivo ego. Tiempo al tiempo.
 
Por Saúl Ortiz