Menú Portada

Ajo blanco y melón

Julio 7, 2013

Para combatir este mes de Julio que ha comenzado con “mucha calor”.  Y verán que le he puesto unas estupendas comillas. Porque 41 grados en Los Cabezudos, Huelva, superar con holgura los 43 de máximas en Holguera, Cáceres. No es precisamente fresco, pero son temperaturas que se repiten con “cierta” frecuencia y he vuelto a utilizar las comillas, como el signo de puntuación.

Aunque el punto y seguido, sería el signo para definir con más exactitud a esta segunda semana de julio que transcurre con los mismos derroteros, calor en toda la fachada atlántica, centro y sureste y tormentas de evolución en zonas de montaña, que ayer se escucharon en el pirineo y que hoy lunes 8 se pueden extender al sistema central y al interior gallego porque en poblaciones como Mondariz, Pontevedra, llevan sufriendo jornadas de sofocantes y se ha abonado a los 35 grados. Los truenos y los rayos se extienden al interior peninsular, pero en ningún momento caerán 5.365 rayos como cayeron en la Rioja hace 11 años.

Donde comienzan la semana con una sonrisa en la boca es por el norte. Las costas del cantábrico se ha reencontrado con el tiempo estable, el sol y porque no decirlo, también  con la calor, con valores que a lo largo de los días van a ir sumando hasta los 32 de máxima en Santander, si han leído bien y no es una errata de este junta letras. No me he olvidado del mediterráneo y de las Baleares, donde a pesar de los vientos del Levante, encontrar una nube ha sido misión imposible y donde en Águilas, Murcia, preocupan más los 22 grados de la noches que los 31 durante el día. Donde se remangan para recibir a la masa de aire africana es en Canarias, que tampoco se va a librar de la sofoquina.

¿En Julio donde anda el mozo?. Pues va de la acequia al pozo