Menú Portada
Las autoridades temen un nuevo caso como el de Air Madrid para estas Navidades

Air Comet, propiedad de Díaz Ferrán, al borde la quiebra

Noviembre 18, 2009

Sus deudas a corto plazo superan ya los 40 millones de euros

Aviación Civil no se atreve a cerrarla a pesar de la indicación de sus técnicos

 
Las multinacionales que suministran los repuestos se niegan a facilitar piezas


Las autoridades aeroportuarias temen que Air Comet quiebre en las próximas fechas, dada la cuantía e importancia de sus deudas a corto plazo, lo que ya ha ocasionado que sus proveedores se nieguen a facilitarles más recambios, combustible, handling  y catering para sus aviones, lo que ocasionaría un nuevo caos como el tristemente recordado de Air Madrid, cuya quiebra llevó al Aeropuerto de Madrid Barajas a un espectáculo lamentable dejando a miles de pasajeros tirados sin poder acudir a su cita familiar navideña al otro lado del Atlántico.
 

Se acabaron los ultimátum y los repuestos

 La situación de Air Comet es “muy preocupante desde hace ya varios meses”, según fuentes solventes del Aeropuerto de Barajas. Las autoridades consultadas por extraconfiencial.com., indican que actualmente las deudas de la empresa vinculada a Gerardo Díaz Ferrán, presidente y líder de la patronal española (CEOE), superan con creces a corto plazo los 40 millones de euros. La compañía aérea debe 16 millones de euros al Gobierno de Brasil, que estudia no concederles ya más permisos para que sus aviones aterricen o despeguen de los aeropuertos del país de Lula da Silva; a su vez, deben más de 7 millones a la empresa que les suministra el catering y el hadling; lo mismo ocurre con AENA e, incluso, con la compañía que suministra el combustible, que también estudian ya no dar mas ultimátum a Díaz Ferrán y sus socios.
 
La situación es tan caótica que las multinacionales que suministran los repuestos a sus aviones se niegan también a facilitarles las piezas, como ocurrió recientemente con uno de los trenes de aterrizaje de un avión de Air Comet, que no reunía las condiciones indispensables para su actuación. Al ser obligado a reponer el tren de aterrizaje por parte de los técnicos aeroportuarios, cual fue su sorpresa al comprobar que la compañía suministradora no les facilitó los recambios debido a los múltiples impagos de Air Comet con ellos.
 

Los técnicos de Aviación Civil, por el cierre

Hace unos días, el responsable de la Sección Sindical del SEPLA (Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas), Pedro Maceira, denunció también que la compañía presidida por Gerardo Díaz Ferrán y su socio de toda la vida, Gonzalo Pascual (a su vez propietarios de Viajes Marsans), pagó con cheques sin fondos las nóminas de septiembre de algunos pilotos. La deuda acumulada por Air Comet con sus trabajadores se sitúa, según el Comité de Empresa, en unos 16 millones de euros. La plantilla está formada por unos 700 empleados.
 
Esta insostenible y preocupante situación ha obligado a que los vuelos de Air Comet sean vigilados con lupa por las autoridades aeroportuarias de Barajas. Hasta el momento, Aviación Civil Española no ha tomado  la decisión política de cerrar esta aerolínea a pesar de la indicación de sus técnicos, quizá por miedo a Díaz Ferrán y a sus represalias. Igual ocurrió en su día con Air Madrid, ya que a pesar de conocer las dificultades no se atrevieron a ello. Fuentes solventes aseguran que fue debido a los intereses de altos cargos de Aviación Civil con los responsables de esta compañía.
 

El Pacto Social, en el transfondo

Muchos técnicos aseguran hoy que si se cumpliera la legalidad se debería cerrar ya sin más espera Air Comet, a pesar del coste político que ello conllevaría, como dejar en tierra a varios miles de viajeros que ya han sacado su billete económico para ir preferentemente a Hispanoamérica a pasar las vacaciones navideñas con su familia. Una situación que volvería a colapsar el Aeropuerto de Madrid-Barajas, con pasajeros tirados por los suelos en busca de soluciones como ocurrió con Air Madrid. Hay que recordar que a raíz de esa quiebra, Air Comet se quedó con las rutas de esta compañía aérea.
 
El actual problema de Air Comet es que al disponer de pocos aviones y tener estos a full time, cualquier avería o que no de se deje despegar a un avión, ocasiona el retraso o la cancelación de vuelos, lo que lleva aparejado el caos. Pero ante cualquier interés político que pueda existir por debajo –como el llamado Pacto Social-, dicen las fuentes consultadas, debe velarse por la salvaguarda de los pasajeros y tripulantes, “que es lo que debe primar”, aseguran. La única solución que hoy se atisba es que al final el famoso crédito, que nunca llega, por parte de Caja Madrid resuelva el maremágnum de deudas sin saldar de Air Comet y que la relance, aunque sea en una huida hacia adelante, al menos para que estas Navidades no se vuelva recordar a Air Madrid.
 

Juan Luis Galiacho