Menú Portada
Previo pago de 100 euros, algunos pasajeros fueron recolocados en categoría preferente

Air Comet deja en tierra a 600 viajeros españoles

Febrero 5, 2008

No es la primera vez que la compañía aérea del presidente de la CEOE, Díaz Ferrán, sufre estos contratiempos

pq__FERRÁN.jpg

El lunes pasado la compañía aérea Air Comet dejó de operar en los aeropuertos de La Habana (Cuba), y Santo Domingo (Republica Dominicana), con vuelos previstos para las 22.30 horas y 22.35 horas. De manera incomprensible y sin explicaciones a los afectados, los dos aviones Airbus que tenían previsto efectuar el recorrido de vuelta en ambas rutas no hicieron acto de presencia en los aeropuertos citados. Como única explicación del hecho se facilitó a través del personal de tierra la posibilidad de realojarse en un hotel de ambas capitales con gastos pagados hasta el miércoles día 30 de enero, dónde serían acoplados en el vuelo regular previsto por la citada compañía.
Algo que sucedió con nuevas dificultades, ya que al tener preferencia los viajeros dejados en tierra el día 28 de enero la capacidad total de los aviones se vio desbordada con la totalidad del pasaje de ambos días. Motivo por el cual viajeros con reserva confirmada debieron ser nuevamente hospedados hasta el siguiente vuelo.
Redactores de extraconfidencial.com, testigos y afectados por las medidas dictadas de la aviadora Air Comet, previo pago de cien euros, sin recibo al personal de tierra de la citada compañía, no sin antes efectuar un sinfín de reclamaciones pudimos viajar a España, en primera categoría y con el pertinente perjuicio para aquellos viajeros que no pudieron hacerlo.
No es la primera que la compañía aérea del actual presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, sufre estos contratiempos. El representante de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales mantiene un litigio en el Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid por supuestas irregularidades en el caso Aerolíneas Argentinas. Acusaciones graves que, en próximas ediciones desvelaremos. Mal ejemplo del presidente de los empresarios españoles no sólo ante sus clientes sino ante la Hacienda Pública.