Menú Portada
La granhermana se verá cara a cara con Illy Nes

Aída Nizar, denunciada por falsificación documental, robo y allanamiento

Enero 30, 2009

Malos tiempos para la polemista Aída Nizar. Parece que los días de tranquilidad han llegado a su fin tras la denuncia que le ha interpuesto una periodista y escritora.

pq_688_aidanizar.jpg

Cuando la prestigiosa y reconocida escritora Illy Nes aceptó montar una sociedad con la lenguaraz Aída Nizar poco o nada podía imaginar que las aguas acabarían bajando turbias entre ambas. Illy actuó instintivamente y optó por ayudar a una Aída que le presentó como insolvente, al borde de la quiebra y con un sinfín de problemas a sus espaldas. Una vez se comprobó que la liquidez de la Nizar no les permitiría alcanzar mayores pretensiones, el resto de la comitiva directiva decidió aplazar su pago. Illy le prestó los cinco mil euros que debería haber depositado el mismo día en el que se rubricaron los documentos relativos a la sociedad. Prefirieron que la ex gran hermana pagara, en cómodos plazos, la parte proporcional de los ochenta y cinco mil euros que un tercer socio había puesto para remodelar todo el pub. A pesar de que parecía estar de acuerdo con lo pactado, días antes de la apertura, Aída se presentó en el local y, ante las preguntas de sus compañeros, aseguró desconocer de lo que se estaba hablando: “Me miró a los ojos y, riéndose, me dijo que no sabía nada del dinero. Que ella ya había puesto los cinco mil euros (que se los puse yo) y que, de lo demás, no tenía ni idea”. Sorprendidos por esa actitud, le pidieron que abandonara el lugar y se marchara lejos de allí. Sus deseos fueron en vano. Al día siguiente, la Nizar se presentó en ‘Vendetta’ y montó en cólera. Ataviada con uno de sus embutidores vestiditos, la polemista arremetió verbalmente contra el resto de los allí presentes hasta que sus enloquecidos aullidos alertaron a una pareja de la benemérita que se acercaron hasta las inmediaciones. Fue entonces cuando Aída Nizar acusó a sus denunciantes de haberle querido asesinar. Insistía en que uno de ellos portaba un arma blanca con el que pretendían sesgar su vida: “Me han maltratado e intentado asesinar”, repetía entre sollozos. El testimonio de la vallisoletana despertó la hilaridad de un pequeño grupo de curiosos que, desde la distancia hacían burla de su comportamiento hostil. Nadie le había sacado una navaja ni, tan siquiera, se habían rozado.  
Según la periodista y escritora, Aída allanó su morada y le sustrajo todos aquellos documentos que guardaban relación con el citado local. Insiste en que la actitud mercantilista de su socia le llevó a incurrir en un sinfín de delitos, denunciados todos ante los organismos pertinentes: “Está todo en manos de la justicia. Sólo de esta forma se sabrá el motivo por el que Aída ha actuado de esta forma conmigo”. Nes se siente estafada y terriblemente humillada ante lo que aparentemente es una traición imperdonable. Lógicamente, los hechos han acabado plasmados en una denuncia que Illy interpuso la misma noche en la que ocurrió todo. Robo, falsificación documental, coacciones y allanamiento de morada. ¿Acabará Aída Nizar en la cárcel?