Menú Portada

Affaire don Juan Carlos I-Bárbara Rey: ¿Cómo y por qué ha consentido el rey Felipe VI que se ofenda así a doña Sofía?

Enero 30, 2017

Todo el mundo se pregunta a quién beneficia esto. La reina emérita está destrozada. A doña Letizia se la protegió mucho más que al rey emérito y a su suegra cuando el famoso y polémico libro de su primo David Rocasolano. Don Juan Carlos daba pena en la entrega de los Premios del Deporte: se merecía más cariño por parte de su hijo. La monarquía española no es como la británica. Si el tronco sufre daños las ramas se pueden secar.

familia real premios deporte

Fuentes de absoluta solvencia relacionadas directamente con la familia real afirman que la reina emérita Sofía atraviesa por momentos muy duros, durísimos, que llora y se siente humillada y triste. Las informaciones difundidas en los últimos días sobre la supuesta relación de Bárbara Rey y el rey emérito don Juan Carlos I en todas las televisiones la han hundido. Esta semana aparece en la portada de la revista Love vestida de rojo, supuestamente consolada por su nuera. Ja, ja, y ja… Nadie se explica en las televisiones cómo no se ha difundido  una orden tajante como la que se produjo hace unos años cuando el primo de doña Letizia, David Rocasolano, escribió el libro “Adiós Princesa” con un contenido muy comprometido, el cuál, finalmente como informó extraconfidencial.com acabó marchando al extranjero. No se habla de este tema…

Entonces era rey don Juan Carlos I, hoy a los pies de los caballos, y aunque a David Rocasolano, primo por parte de madre de la reina de España, le han ofrecido escribir una segunda parte, se muere de miedo solo de pensarlo. Era muy difícil encontrar el libro en las librerías y al primo de la entonces princesa solo lo entrevistaban  en medios vinculados al Grupo Intereconomía.

La monarquía española no es la británica

No me da la impresión de que doña Letizia haya sido el pañuelo de lágrimas de su suegra. Al rey emérito se le ha sacrificado y, al tiempo, ha caído la dignidad de una mujer, doña Sofía, que sí estuvo enamorada en algún momento de su marido, y a quien su esposo convenció hace muchos años de que volviera a España cuando se sintió ofendida por otros motivos que nada tienen que ver con Bárbara Rey.

¿Y el Monarca? Con un bastón, arrastrándose ante esa nuera que no siente demasiada o ninguna simpatía por él, en la entrega de los Premios del Deporte. Mucho cuidadito. La monarquía española no es la británica capaz de sobrevivir a los tampax de Camilla, los cuernos de Lady Di al príncipe Carlos de Inglaterra y sus revanchas, los sobornos de Sarah Ferguson y hasta el último y desagradable escándalo con que se relaciona al príncipe Andrés. La monarquía española, por mucho que doña Letizia quiera imponer luz y taquígrafos para lo que le conviene y una supuesta naturalidad y modernidad, es como un árbol: si le atacan los gusanos por el tronco acabarán cayendo las ramas. Y el árbol está muy, pero que muy débil.

Cuando Ok Diario contó lo que contó, una historia antigua con supuestas pruebas nuevas que ha sido desmentida por Bárbara Rey, los “jardineros” de Zarzuela pudieron haber intervenido para parar la plaga. No lo hicieron. Don Juan Carlos ha acabado al pie de los caballos y no resultaba agradable la cara del rey Felipe VI en la entrega de Premios del Deporte, no se veía cariño hacia su padre. Pero, ¿no es consciente de que su madre está hundida? Una conocida presentadora en boca de todos le decía hace poco a sus amigas: “Me da lo mismo si X me pone o no los cuernos, lo que no me gusta es que se sepa”.

Y esto ya no es que se haya sabido, o se haya dejado de saber, es que no hay otro tema de conversación. Las revistas esta semana dedican en gran parte sus portadas a este tema que seguirá dando que hablar hasta que otro nombre salga a la palestra. Hola dedica su portada a Bimba Bosé, así como Lecturas y Semana. La nieta de Luis Miguel Dominguín, tan valiente como su abuelo, ha dado una lección de cómo se puede aprovechar la vida con alegría hasta casi el último aliento.

Ana Montesinos