Menú Portada

AENA denuncia los contratos que tiene con Quantum Air, propiedad de Antonio Mata, por incumplimiento de sus obligaciones

Septiembre 27, 2010

Fue socio de Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual en Air Comet y los tres se encuentran imputados por el caso Aerolíneas

pq_922_mata.jpg

La Agencia Estatal de Navegación Aérea (AENA), inició el pasado mes de agosto un procedimiento de resolución de contratos contra la empresa Quantum Air, propiedad del empresario Antonio Mata Ramayo. Esta medida está justificada por el hecho de que, a criterio de AENA, la empresa de Mata no cumple con lo estipulado en los pliegos de cláusulas técnicas que se recogieron en los concursos de adjudicación de los servicios para los que se convocaron. En concreto, la denuncia se refiere a cuatro contratos, entre ellos el de “auto asistencia de servicios aeroportuarios de asistencia en tierra” firmado por Antonio Mata y AENA en junio de 2005.
 
La empresa Quantum Air está presidida por Antonio Mata y son consejeros Juan Ruiz Espejo y José María Correro Ruiz. El primero, fue socio del todavía presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y Gonzalo Pascual en la empresa Air Comet. Los tres, junto con citado Ruiz Espejo, se encuentran imputados en el Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid por el caso Aerolíneas Argentinas del que ha informado exhaustivamente este periódico. Precisamente, este escándalo se destapó por una deuda que Mata Ramallo mantenía con sectores que nada tenían que ver con la navegación aérea. En concreto, a través de su sociedad Romana Palaya

De demanda en demanda

A finales de agosto, Antonio Mata tuvo que declarar ante un juez argentino por un presunto delito de fraude contra la administración pública en maniobras supuestamente destinadas a perjudicar a la compañía Aerolíneas Argentinas entre los años 2000 y 2002, sociedad que lideraba antes de que volviera al ámbito estatal en 2008. Mata rechazó las acusaciones y justificó su actuación asegurando que no hizo nada que no le hubieran ordenado las autoridades españolas.
 
Por lo que se refiere a Quantum Air, esta empresa fue llevada a un concurso de acreedores necesario el pasado mes de enero por un proveedor de carburantes al que le adeuda 439.716€. Fue entonces cuando cesó su actividad aérea pero no la de los servicios en tierra que ha seguido prestándolos de forma precaria, a tenor de la denuncia de AENA.
 

Diego Feliú