Menú Portada
Como adelanto extraconfidencial.com con las mejores previsiones el Gobierno no cubría ni el 45% de la deuda de la compañía

AENA aplaza la privatización de Barajas y El Prat tras recibir ofertas por debajo de los 4.500 millones de euros

Octubre 17, 2011
pq_922_jose_blanco_sin_gafas.jpg

El consejo de administración de AENA Aeropuertos aprobó hoy el último trámite para finiquitar la segunda privatización fracasada por el Gobierno en el último mes, ya que la ampliación en tres meses, hasta el 31 de enero de 2012, del plazo de presentación de ofertas para la licitación del 90,05 % del capital de las sociedades concesionarias de los aeropuertos de Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat deja la decisión en manos del nuevo Gobierno.

El plazo inicial finalizaba el 31 de octubre, y según AENA este aplazamiento se debe a que las empresas solicitadas le han pedido más tiempo para obtener financiación. José Lema Devesa se empeña en desplazar “la culpa” a las empresas interesadas, mientras que fuentes del sector aseguran que ofertas había, pero al igual que pasó con la fracasada venta del 30% de Loterías, mucho menos de lo que estimaba el Gobierno, unos 4.500 millones frente a los 5.400 que como mínimo tenía previsto el ministerio de José Blanco.

Ni la mitad de la deuda de AENA

Y es que como adelantó extraconfidencial.com, la deuda financiera de AENA ascendía, al cierre del ejercicio de 2009, hasta los 12.259 millones de euros, un 11,5% más que la registrada durante 2008. De esta cantidad, 10.000 millones corresponden a deuda a largo plazo, mientras que poco más de 2.000 millones era a corto plazo; todo ello, mientras en ese mismo año tuvo que hacer frente a 1.000 millones en vencimientos, manteniendo la proporción del endeudamiento a corto plazo, mientras que aumentaba a largo. Las obras, en muchos aeródromos de dudosa utilidad, han sido el causante de esta situación, a la vez que se derrumbaban los ingresos. Así con los ingresos de los dos aeropuertos más importantes apenas cubren la mitad de la deuda.

Las cuentas de la empresa pública mostraron que el 2009 tuvo pérdidas por valor de 352,90 millones de euros, mientras que en 2008 el resultado negativo ascendió a 165,20 millones. Es decir, en un año las pérdidas de la sociedad estatal se duplicaron, creciendo un 113,6%. En este incremento de las pérdidas influyeron dos factores fundamentales: por un lado, la disminución de los ingresos, que pasaron de 2.986,48 millones en 2008 a 2.867,75 millones en 2009, un 3,98% menos; más de 100 millones. Por otro lado, la amortización para el inmovilizado aumentó en 92,68 millones de euros, hasta los 793,74 millones de 2009.

Préstamos de hasta 700 millones

Igualmente cerró el 2009 con 116 préstamos a devolver, y que oscilan desde los 2,46 millones el de menor cuantía hasta los 700 millones de euros el de mayor importe. Además, en 2011 la empresa pública tendrá que hacer frente al vencimiento de 298,60 millones de euros. Todos ellos con tipos de interés muy competitivos, en tipos fijos que apenas superan el 4,5% o en variables con referenciales tan ansiados como Euribor a 3 meses más tan solo el 0,08%, una financiación muy difícil de conseguir que la empresa que preside José Ignacio Lema si logró.

Aun así, sólo un importante control de gastos, especialmente de personal vía controladores, puede conseguir sostener el resultado de AENA en los próximos ejercicios, en unas cuentas que deparan muchas más sorpresas.

Perder los dos aeropuertos más rentables, no suponía ni la mitad de la deuda de la compañía ¿Cómo pensaba José Blanco equilibrar las cuentas de la compañía? De tener alguna idea, un misterio que presumiblemente se llevará a la “oposición”.