Menú Portada
El negocio de las Estaciones fantasma en España (I): 300 instalaciones olvidadas, 9 ventas y 156 contratos de alquiler

Adif y Renfe ingresan en tres años 242,3 millones de euros gracias a la venta y alquiler de sus Estaciones abandonadas que no consiguen aliviar sus cuentas: se estiman pérdidas de 457 millones en 2017

Mayo 22, 2017

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias puso en marcha en el año 2013 el Plan de Racionalización de Activos con el objetivo de mejorar la eficiencia en la gestión de los mismos, incrementar ingresos y reducir costes.

alfaro renfe

Hace apenas un mes se conocía una noticia luctuosa y taciturna para la Gastronomía y la sociedad gallegas. Una noticia que, para muchos, era la crónica de una muerte anunciada. El Restaurante de La Estación de Cambre -un municipio situado a unos 12 kilómetros de A Coruña-, cerraba sus puertas tras 15 años de historia. Con su despedida, se apagaba una estrella en la Guía Michelin ya que desde 2009, el Restaurante contaba con la conocida distinción  que concede la famosa guía turística. Tras tres lustros de cocina de vanguardia, el cierre de hacía perder parte de su magia a la localidad coruñesa de Cambre. Esa magia que tienen los lugares reservados a los cuentos  infantiles y a las leyendas populares. Esa magia reservada a las plumas de J.R.R. Tolkien o de J.K. Rowling. Esa magia que se descubre al sentarse a paladear los mejores manjares en lo que fue la cantina-almacén de una antigua Estación de Ferrocarril. Una estación que es el paradigma de lo que ocurre a muchas de las infraestructuras presentes en la red de la Red Nacional de Ferrocarriles Españoles (Renfe) presidida por Juan Alfaro: primero, el corte de servicio; segundo, el abandono y, por último, el olvido.

Tras 138 años de historia, de viajes, de maletas, del trajín de las despedidas y los recibimientos, el apeadero de la localidad coruñesa vive su peor momento liderando los recortes de paradas en Galicia con 56 a la semana, pasando de 84 paradas a tan solo 28 y a una paupérrima media de cuatro viajeros al día. Muchas Estaciones propiedad del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), se encuentran en la misma situación: concretamente 300, distribuidas a lo largo de la geografía española.

Beneficios que no rentan

Tres centenares de instalaciones abandonadas son las que han provocado que Adif, ahora en manos de Juan Bravo Rivera, pusiera en marcha en el año 2013 el Plan de Racionalización de Activos con el objetivo de mejorar la eficiencia en la gestión de los mismos, incrementar ingresos y reducir costes. Este Plan incluye tres tipos de medidas: puesta en valor del patrimonio inmobiliario de la entidad que no forma parte sustancial e imprescindible para el desarrollo de su actividad, mediante su alquiler o venta, ofrecer a los actuales inquilinos de viviendas de titularidad de Adif pasar a ser propietarios y optimizar el uso de los espacios y dependencias de carácter interno.

A través de la enajenación de inmuebles (realizada mediante subasta pública o mediante adquisición de forma directa)- como viviendas, locales, garajes, trasteros, solares, almacenes, muelles o Estaciones en desuso, la entidad pública empresarial española dependiente del Ministerio de Fomento de Íñigo de la Serna pretende conseguir una mejora en la eficiencia de la gestión de estos activos así como la generación de ingresos y la disminución de costes.

Por lo tanto, la venta y alquiler de los activos inmobiliarios -Estaciones y Naves-, de RENFE se inscribe en el Plan para la comercialización de las Estaciones desvinculadas del uso ferroviario y que han sido desafectadas del mismo al no ser necesarias para la explotación.

Un total de nueve estaciones inutilizadas para el servicio ferroviario han sido vendidas por Adif dejando en las arcas de la empresa pública 1,8 millones de euros. Así ha ocurrido con La Naja en Bilbao; Cascante y Tulebras en Navarra; Bocos de Duero y Sardón de Duero en Valladolid; Nofuentes en Merindad de Cuesta Urría (Burgos); Alcossebre en Castellón; Campos del Río en Murcia y Guadalupe en Cáceres. En otros casos, al no existir mercado de venta, se ha optado por su arrendamiento, existiendo contratos de este tipo en un total de 156 antiguas Estaciones.

Los ingresos obtenidos hasta diciembre de 2016 por la enajenación de activos ascienden a la friolera de 242,3 millones de euros, aproximadamente. Un dato que choca frontalmente con lo anunciado recientemente por el proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), para 2017, presentado la primera semana de abril de este año por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas de Cristóbal Montoro, en el que se estima que las empresas ferroviarias públicas, Renfe y Adif, generen unas pérdidas conjuntas de 457 millones de euros durante el ejercicio, que cerrarían con una deuda de 23.750 millones. Por ello, entre otros motivos, el Ministerio de Fomento contempla unir a los dos gigantes ferroviarios en un ‘holding’ público con el objetivo de consolidar el sistema ferroviario español y reforzar la posición de ambas empresas públicas. ¿Lo conseguirán?

Doinel Castro