Menú Portada
Ha citado para el 4 de noviembre a los compromisarios a que revisen los números que presentará en asamblea el mes próximo

A Ramón Calderón le salen las cuentas, pero no a la oposición

Octubre 22, 2008

El Real Madrid presentará las cuentas de la temporada 2007/08 a sus socios compromisarios el próximo mes de noviembre, en fecha aún no fijada pero que se calcula puede ser el 23 de noviembre. El club ha citado a los socios compromisarios para el 4 de noviembre a que si lo desean revisen las cuentas que les serán entregadas con posterioridad. Los rumores salidos del Bernabéu hablan de un superávit de unos 90 millones de euros, aunque en la oposición se teme que se haya producido un “maquillaje” similar al de la temporada anterior para evitar presentar pérdidas.

pq__calderon25.jpg

La salida a la palestra de Juan Villalonga como futuro candidato a la presidencia del Real Madrid ha puesto algo nervioso a Ramón Calderón, aunque en el madridismo se sabe que el ex presidente de Telefónica no será un aspirante a tener en cuenta porque está desacreditado ante la masa social tras sus últimas actuaciones en el Valencia CF. Se dice que Villalonga actuó de mediador en el traspaso de Robinho al Manchester City y eso es otra nota negativa en su haber.
Pero Calderón se ha puesto nervioso por su propia debilidad al frente del club, que sabe será corta si se confirman los rumores de que el ex presidente Florentino Pérez medita el regreso ante el deterioro que está sufriendo su obra de seis años. Los números apuntan a que la deuda ha crecido hasta cerca de los 480 millones de euros y las cuentas que ahora presenta tienen algo de “ingeniería financiera”. Los economistas saben que una sociedad puede aumentar su endeudamiento si el volumen de negocio crece, que es lo que ha sucedido en el Real Madrid, pero si los gastos crecen de forma incontrolada hay un problema.
La obligación de celebrar asamblea ordinaria antes del 31 de diciembre es lo que más preocupa a Calderón en estos momentos. Ni la puede evitar ni ha conseguido compromisarios suficientes para que le aprueben las cuentas y ese, al igual que ocurrió con el fallecido Ramón Mendoza a instancias suyas, será el principio del fin. De ahí a una moción de censura habrá muy poco.
La oposición está deseosa de hacerse con las cuentas que presentará posiblemente el 23 de noviembre. Nadie se cree lo de los 90 millones de superávit que va filtrando el propio Calderón y hay quien sospecha que haya podido incluir en esas cuentas el traspaso de Robinho al City por 42 millones de euros –hay quien dice que fueron 48 millones-, cuando la venta se produjo el 1 de septiembre y las cuentas se cierran a 30 de junio.
Pero viniendo de Calderón la credibilidad es escasa en materia económica. ¿Se acuerdan de la rueda de prensa dada por el propio Calderón y su vicepresidente económico José Ignacio Rivero, en la que anunciaron que habían firmado un contrato con Mediapro por 1.100 millones de euros por cinco temporadas? ¿Alguien ha vuelto a reparar en qué quedaron aquellas cifras? Mañana se lo contamos.