Menú Portada
Alrededor de unos 200 millones de euros de recaudación

A Montmeló no le tocó la lotería: le tocó la Formula 1

Mayo 4, 2014

Cuando en 1989 se puso la primera piedra del conocido popularmente como Circuito de Montmeló muchos supusieron que traería beneficios a la economía el entorno del Besós, pero jamás imaginaron el calibre de lo que llegaría más tarde. A día de hoy, los cálculos de los organizadores apuntan a que los miles de visitantes que acuden al Gran Premio de España de Formula 1 -alrededor del 70% extranjeros- van a regar los alrededores de la pista con unos 200 millones de euros este año; su construcción costó poco más de 35… Hoteles, restaurantes, empresas de rent-a-car, compañías aéreas, taxistas, bares y hasta la tórrida sala Bagdad llenan hasta la bandera en el fin de semana de la carrera.

Todos ganan: los negocios en su facturación, el trazado en prestigio y publicidad con su siempre brillante evento, y los estamentos políticos en cuanto a recaudación por IVA y en el reflejo mediático de la zona. Nadie ofrece cifras exactas pero que todas las partes estén satisfechas muestra claramente que ´el reparto´ es satisfactorio. Ecclestone cobra su canon que ronda los 17 millones de euros, el circuito calcula que venderá alrededor de 95.000 entradas desde 104 euros y hasta algo menos de 500, los hoteles están completos y reservados desde hace meses, y los servicios de transporte público duplican su servicio para atender una demanda desbordante. Las más de dos décadas de experiencia de los organizadores apenas deja resquicio a la improvisación; todos los mecanismos funcionan como un reloj suizo, desde las chicas que encuestan al público y obtienen datos clave para el análisis de mercado hasta el chófer del autobús que al acabar la jornada de carreras te pasea por la pista y te la enseña con una grabación sincronizada a su velocidad y paso (¡en autobús¡) por las mismas curvas por las que un rato antes Hamilton y Alonso se fajaban contra el crono.
 
El trazado más caro del país
 

Pero a pesar de lo que pueda parecer, un circuito permanente de velocidad no vive de un evento que dura poco más de tres días, sino de ocupar la pista cada jornada del calendario. Precisamente la pista catalana que alberga el Gran Premio de España es el trazado más caro del país gracias a la etiqueta de ´mundialista´ que tiene y el brillo que adquiere gracias a este evento y el MotoGP. Una jornada de pruebas puede costar bastante más del doble que en otros lugares con un asfalto similar. Marcas de coches, prototipos, camiones, escuderías, motoclubs, federaciones u organizadores de eventos son los clientes de este tipo de instalaciones en las que la factura se incrementa según el nivel de equipamiento paralelo con el que se dote a estas jornadas (equipo médico, helicópteros, catering, limpieza, seguridad, azafatas, etc) Muchos de estos servicios se contratan precisamente a una nube de compañías que pululan alrededor del trazado y que dan trabajo en muchos de los casos a trabajadores locales.

 

El actual contrato con la F1 dura hasta 2016 y aunque no hay abierta una línea de negociación en este aspecto, el deseo de Salvador Serviá, director de la pista, es prolongarlo por un periodo de al menos una década, hasta 2026. Los otros dos posibles contendientes por esta prueba, Jerez y Valencia, no parecen interesados de manera visible, así que todo apunta a que el GP catalán seguirá engordando las arcas de sus promotores y su entorno durante años. El chiste era fácil: negocio sobre ruedas.

 
Jose M. Zapico
@VirutasF1