Menú Portada

A la reina Letizia no le hizo ni pizca de gracia que su marido se llevara a la princesa Leonor al Vicente Calderón y a la infanta Sofía al Bernabéu, mientras Iker Casillas se va al desguace de Miami

Mayo 6, 2016

La cuchipandi de doña Letizia ha hecho saber, por orden de ella, que la niña no es atlética, simplemente fue al futbol con papá, quien es obvio que sí lo es. En Zarzuela han colgado fotos de doña Sofía en el Bernabéu, algo que no ocurrió cuando fue doña Leonor al encuentro del Atlético de Madrid

infanta sofia real madrid

Es la noticia: Iker Casillas y Sara Carbonero se mudan a Miami por ocho millones de euros año al año. Lo publica la revista Semana. El conocido futbolista será el fichaje del Miami Beckham United. Como se recordará, el jugador británico adquirió una franquicia de la Major League  a pachas con el multimillonario boliviano Marcelo Claure. Iker, que sigue manteniendo una relación muy tensa con sus padres, no ha conseguido un buen acuerdo.

iker sara

Solo ocho millones de euros al año por ir al desguace tras la penosa temporada que ha llevado en el Oporto. Sara e Iker contrajeron matrimonio el pasado 20 de marzo en Boadilla del Monte (Madrid), ante la sola presencia de Irene, hermana de Sara, y el pequeño Martín. Los padres del jugador no estuvieron presentes, según señala Semana. El padre de Iker, por muchas pegas que le pongan, a buen seguro podría haber conseguido un sueldo mejor para su hijo, aunque visto lo visto, es el jugador mejor pagado del Oporto y no da brazo con bola. La cosa está difícil. Cuenta la revista que la pareja a ha elegido Miami en lugar de otra oferta que tenían en Nueva York por el clima cálido, la preponderancia del castellano allí y también por su amistad con Enrique Iglesias.

También en Semana, Amador Mohedano explica por qué le dio la espalda a Rocío Carrasco en la presentación del Sello conmemorativo de Correos de su hermana Rocío Jurado en el Teatro Real. Resulta que Rocío le llamó seis veces, pero a su tío no le ha hecho gracia que, siendo un fan quien  promoviera y organizara todo, fuera la hija de “la más grande” quien convocara a la familia. Reclama que hubiera habido una reunión familiar previa para aclarar muchas cosas. Amador se muestra incluso cruel: “El tiempo la  ha puesto en su sitio, al final se ha visto sola y me dio mucha pena de ella”. Parece ser que Gloria Camila tuvo dudas, pero le molestó mucho que no invitara a Rocío Flores, su propia hija. Por cierto, Rocío Flores, según Diez minutos se ha echado novio. Se llama Abel y es camarero.

Otra discriminación más en Zarzuela

Hola dedica su portada a la princesa doña Leonor, a quien la publicación ya denomina la princesa colchonera. No le ha hecho a la reina Letizia ninguna gracia que la Biblia de la Monarquía publique la foto que se hicieron en la sala de copas el padre y la hija con una camiseta del equipo rojiblanco. Doña Letizia no quiere que nadie piense que su hija es del Atlético de Madrid, tal vez por qué sus simpatías son merengues y fuentes bien informadas afirman que suya fue la idea de mandar a la infanta Sofía al partido del Bernabéu entre el Real Madrid y el Manchester City y, que por medio, de su cuchipandi de amiguitas se está encargando de desmentir que la heredera tenga el corazón rojiblanco como su padre.

Otra discriminación más, en Zarzuela: en su página web han colgado fotos del rey Felipe VI con la infanta Sofía, cosa que no hicieron con el Atlético de Madrid. Ojito, que el rey emérito Juan Carlos, que ya estuvo hace casi dos meses en el campo del Vicente Calderón en el encuentro contra el PSV Eindhoven, es muy capaz de volverse rojiblanco si se entera de los manejos de Letizia.

En páginas interiores sorprenden las imágenes de la visita de don Juan Carlos a Mónaco, donde propina un beso a la princesa friki, Kalina de Bulgaria, a cuyo nieto Simeón Hassan conoció allí. Se trataba de una cena celebrada en un Hotel de París organizada por Álvaro y Antonella Orleans Borbón. Kalina estaba más favorecida que en otras ocasiones, parece haberse agrandado la nariz, muy destrozada tras una operación estética mal hecha cuyo cirujano,  a todas luces, era republicano. No está doña Sofía, quien sí viajó, por motivos protocolarios a Suecia con motivo del cumpleaños de Carlos Gustavo. Y en Lecturas Toño Sanchís se hace la víctima y afirma que le han hecho mucho daño. En el programa Levántame, afirma, no quiere lavar su imagen, sino pasarlo bien y divertirse, de entrada en su primera actuación lanzó unos gallos que se escucharon en Estocolmo.

Ana Montesinos