Menú Portada

A Javier Cuesta Nuin no le frena su desenfreno económico ni Mariano Rajoy: se gasta más de 90.000 euros en 920 relojes para los jubilados y jubiladas de Correos

Junio 21, 2017

Destacan otras operaciones recientes del presidente de la Sociedad Estatal como los 33.000 euros en una Colección de sellos sobre los Papas del Vaticano, los cerca de 30.000 para evitar el feísmo en los cables de los conectores eléctricos de la Sede Central, los 55 millones que se ha gastado en la seguridad y vigilancia de la correspondencia o el favor a los trabajadores de Madrid frente a los de otras provincias al financiar su medio de transporte al trabajo a los de otras provincias al financiar su medio de transporte al trabajo.

nuin-marca-espana

El Fondo de Reserva de la Seguridad Social -la hucha de las pensiones-, se agota. El cerdito de cerámica guardado como oro en paño durante tantos años ha tenido que ser abierto de par en par para que el país pueda sobrellevar una crisis que siempre se acaba pero que nunca termina. En el terreno económico, el Gobierno presidido por Mariano Rajoy ya ha tenido que apretarse el cinturón: unos 40 de cada 100 euros recaudados se destinan a pagar las nóminas de los pensionistas. Una partida que ha aumentado un 3,1% en 2017 y que incluye, a la vista de la precariedad reinante, un préstamo del Estado por importe de 10.192 millones de euros para garantizar la continuidad del sistema. El Pacto de Toledo, reforma aprobada en 2011 que todavía sigue vigente, echa humo para garantizar los pagos de las pensiones y asegurar su futuro. En teoría la premisa parece clara para que todo esto se cumpla: trabajar más y cobrar menos. En 2027 la edad de retiro de los españoles será de 67 años. Hoy, para cobrar el 100% de lo cotizado, son 65 años y 5 meses.

Otra realidad viven en Correos, presidida por el “intocable” Javier Cuesta Nuin, un paraíso para los que llegan al otoño de sus trayectorias profesionales. La última de la empresa pública propiedad del Estado español, a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), va más allá de los privilegios que puedan tener sus empleados públicos y extiende su poder dadivoso hasta aquellos que ya no están (pero que si han estado) en la entidad pública.

Relojes de 100 euros

Lo hace a través de un contrato que regulará la adquisición de relojes de caballero y de señora para aquellos jubilados que dejen sus puestos de trabajo en 2017. En total serán 920 relojes (510 de caballero y 410 de señora), con los que los pensionistas podrán estar muy atentos al paso de las horas en las que ya no tendrán que desempeñarse en sus ocupaciones habituales. La subdirección de Compras de la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos se gastará en los abalorios más de 90.000 euros (90.750 euros), en un contrato que tendrá un plazo de ejecución de tres meses. Las cuentas apuntan a que no serán unos relojes cualesquiera, ya que cada uno tendrá un coste aproximado de unos 100 euros.

No es la primera vez que se tratan aquí los privilegios y prebendas de los funcionarios públicos, campo en el que los trabajadores de Correos suelen tener un papel protagonista y destacado. Los 33.000 euros en una colección de sellos sobre los Papas del Vaticano, los cerca de 30.000 para evitar el feísmo en los cables de los conectores eléctricos de la sede central, los 55 millones que se ha gastado en la seguridad y vigilancia de la correspondencia o el favor a los trabajadores de Madrid frente a los de otras provincias al financiar su medio de transporte al trabajo son algunas de las últimas maniobrase del presidente de la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos, Javier Cuesta Nuin que han sido noticia en este medio, pero hay otras muchas más que les contaremos.

Mientras, Correos, antaño una sociedad Marca España, deteriora su servicio día a día.

Doinel Castro