Menú Portada
Cuando se cumplen dos meses de su ingreso en prisión y todavía le faltan cuatro meses más para obtener cualquier beneficio penitenciario

A Isabel Pantoja se le complica todo: ni el Constitucional ni la Audiencia de Málaga han resuelto todavía sus recursos

Febrero 2, 2015

Sin embargo este martes 2 de febrero abonó el segundo plazo del pago de la multa impuesta por la Audiencia Provincial de Málaga presidida por Antonio Alcalá que, tal como se indica en el calendario elaborado por sus abogados, es de 200.000 euros


Aunque a día de hoy Isabel Pantoja se considera todavía inocente del delito de blanqueo de capitales dentro del Caso Malaya por el que el pasado día 21 de noviembre de 2014 ingresaba en la cárcel sevillana de Alcalá de Guadaira para cumplir la pena de dos años de prisión a la que fue condenada, ni el Tribunal Constitucional presidido por Francisco Pérez de los Cobos ni la Audiencia Provincial de Málaga regida por Antonio Alcalá han resuelto ninguno de los recursos presentados por sus abogados.

En el primero de sus dos recursos ante el Tribunal Constitucional, Isabel Pantoja considera que se han vulnerado sus derechos fundamentales durante el juicio del caso blanqueo y así como también durante la instrucción del Caso Malaya. Este recurso de amparo ante el  AltoTribunal todavía no ha recibido contestación de si será o no admitido a trámite, una pretensión que podría paralizar su permanencia en prisión. Incluso, en caso de no ser aceptado este recurso por el Constitucional, sus abogados comunicaron en su día que querían defender su inocencia llegando, si fuera necesario, hasta el Tribunal de Estrasburgo.

A espera de resoluciones judiciales

El otro recurso presentado ante el Constitucional, por su irregular ingreso en prisión dictado por la Audiencia de Málaga, tampoco a día de hoy ha sido resuelto, por lo que su permanencia en la cárcel de Alcalá de Guadaíra seguirá siendo activa. 

Tampoco la denuncia interpuesta ante la Audiencia Provincial de Málaga por las declaraciones vertidas por su presidente, Antonio Alcalá, que se mostró partidario de la entrada en prisión de la tonadillera -como medida ejemplarizante-, antes, incluso, de que la Sala Segunda de su Audiencia hiciera público su auto de entrada en la cárcel de la cantante, ha sido contestada.

Por eso, Isabel Pantoja –si no recibe ningún tipo de privilegio penitenciario, como ha ocurrido hasta la fecha-, deberá sufrir un largo desierto en la cárcel, ya que hasta dentro de cuatro meses más, que cumpla la cuarta parte de su condena de dos años, no podrá pedir ningún permiso ordinario de salida del centro penitenciario. Y, a partir de ese momento, sólo podría –como se hace con la mayoría de los presos-, solicitar el tercer grado penitenciario que se autoriza normalmente cuando el reo ha cumplido la tercera parte de la condena. De momento, Isabel Pantoja será clasificada en segundo grado por Instituciones Penitenciarias y no en tercer grado como se ha comentado. Algo que en el 95 por ciento de los casos es inviable para la población reclusa. Los abogados de la cantante no piensan recurrir la clasificación de segundo grado ante el Juez de Vigilancia Penitenciaria. Y ni la propia cantante albergaba alguna esperanza de que se le concediera ese presunto régimen de semilibertad.

Una vida tranquila dentro de prisión

La vida de Isabel Pantoja en la prisión de Alcalá de Guadaira no está proporcionando muchas sorpresas, según fuentes de Instituciones Penitenciarias, aunque las noticias sobre su estancia en la prisión han sido de lo más variopintas, según algunos periodistas del corazón. Desde los supuestos ataques de pánico hasta el posible comienzo de una amistad íntima con un funcionario… Todo simples rumores sin contrastar.

Sin embargo, la vida de la tonadillera si que ha cambiado, tanto dentro como fuera de la cárcel. Su hijo Kiko Rivera entraba en el concurso Gran Hermano VIP afirmando que necesitaba el dinero. Ahora ha decidido abandonar el programa de Tele5.  Y su pequeña Chabelita también decidió marcharse a Londres con su novio y poner tierra de por medio.

Sin embargo, este martes 2 de febrero, Pantoja abonó el segundo plazo del pago de la multa impuesta por la Audiencia Provincial de Málaga, que tal como se indica en el calendario elaborado por sus abogados es de 200.000 euros. 

Y por si faltaba algo, la Hacienda de Montoro

Pero si esta situación no fuera ya complicada, Isabel Pantoja tiene firmada un acta de disconformidad contra la liquidación paralela que le ha abierto el ministro Cristóbal Montoro, a través de la Agencia Tributaria por un importe cercano a los 2 millones de euros. Esta acta contra la tonadillera se levantó nada más concluir el Caso Malaya, donde fue condenada por la Sección 2ª de la Audiencia de Málaga a dos años de cárcel y a multa de 1.147.000 euros por un delito de blanqueo de capitales.

A partir de entonces, y a raíz de los enfrentamientos que durante el juicio tuvo la representación procesal de Isabel Pantoja con los inspectores de Hacienda, se levantó un acta de inspección que abarca desde el año 2008 hasta la fecha actual. Esta inspección, no sólo se levantó contra ella como persona jurídica, sino contra todas sus sociedades e incluso, contra los representantes legales de sus sociedades. Se trataba de investigar todos los gastos deducibles en sus empresas (hoteles, restaurantes, viajes, comidas, vestuario, mobiliario…), que la tonadillera había aportado para conseguir un beneficio fiscal. Tras la investigación los inspectores determinaron que muchas de estas cantidades no eran deducibles, por lo que le abrieron una liquidación paralela que suma casi dos millones de euros.

La cantante, ante esta situación, firmó un acta de disconformidad pero por parte del ministerio de Cristóbal Montoro se le embargó, a título preventivo y como medida cautelar, determinadas propiedades (entre ellas la casa de La Moraleja y la Finca Cantora), así como se han bloqueado algunas de sus cuentas bancarias. Los inspectores del ministro de Hacienda han aplicado la reforma de la Ley Tributaria que permite realizar estas actuaciones y que, por ahora, no piensan desbloquear por lo que la venta de la casa de La Moraleja todavía sigue en el aire. Y pagar tiene que pagar, si quiere tener con el tiempo beneficios penitenciarios. Por eso, la preocupación dentro del entorno de la cantante es especial.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho