Menú Portada
María José Suárez asegura que Feliciano le envía mensajes para reconciliarse con ella

A Anne Igartiburu le regalan un anillo por Navidad

Diciembre 29, 2008

La presentadora y el torero Israel Lancho podrían haber retomado su relación sentimental. Hace unos días se les vio comprando un anillo en una joyería de Madrid.

pq_669_anneigartiburu.jpg

Cuando Anne Igartiburu decidió sesgar su matrimonio con el bailarín Igor Yebra, poco o nada se podía imaginar que su vida sentimental sería portada de infinidad de revistas del corazón. El hermetismo que envuelve a la presentadora lejos de amainar el temporal en cuanto a las incontables relaciones que se le atribuyen, suscita mayor expectación. Es una mujer tan deseada como idolatrada. Musa por antonomasia de la elegancia televisiva y el porte a la información transmitida con sofisticación y distinción, la Igartiburu se ha convertido en punto de mira para los reporteros gráficos y asfálticos. Hace unos días fue inmortalizada cuando, secundada por el torero Israel Lancho, acudió a una prestigiosa joyería de Madrid, enclavada en uno de los barrios más caros de la ciudad. Con gesto de imborrable ilusión, el diestro invitó a la presentadora a escoger uno de los carísimos anillos que descansan en las vitrinas de cristal blindado de la boutique. Regalo navideño que alimenta las informaciones que señalan que la presentadora y el matador mantienen una relación sentimental desde hace varios meses. Sin embargo, también se habló de un posible escarceo que la conductora de ‘Mira quién baila’ tuvo con Feliciano López.   
¿Feliciano quiere volver con María José?
Insisten en que entre ellos sí ha habido encuentros alicatadores que les han servido para conocerse profundamente. A pesar de que es rotundamente cierto que el hermano del tenista de los ojos claros y la presentadora mantienen una entrañable relación amistosa desde principios del nuevo siglo, los maledicentes aseguran que se conocieron durante una fiesta de cumpleaños a la que ambos estaban invitados. Por aquel entonces, Anne se dejaba ver en compañía de Álvaro Fuster, rey de la gomina; y Feliciano saboreaba los sinceros besos de una María José Suárez que estos días vive una agitación inusual. Está alterada, quién sabe si porque todavía no ha aceptado que lo suyo con Feli estaba tocado de muerte desde tiempos inmemorables. La modelo está al borde de un ataque de nervios desde que se insinuara públicamente que su ex novio y la Igartiburu mantuvieron un romance casi clandestino. Por eso, tal vez, no duda en mostrar los supuestos mensajes reconciliadores que Feliciano le envía constantemente a su teléfono móvil. Y su mirada se ilumina por momentos. Son textos en los que, al parecer, Feliciano dice que quiere volver con ella y que es la mujer de su vida. Cuentan –y no acaban- que la Suárez se muestra preocupada, incluso molesta, cuando se sincera con sus periodistas de cabecera. Siente que algo se le escapa de las manos. Tal vez, por eso, optó por preguntarle directamente. Necesitaba cerciorarse de que el amor que él sintió por ella fue del verdadero. Sin traiciones ni mentiras. Dicen que la respuesta del tenista fue tajante. No era la primera vez que le preguntaba sobre la existencia de un material fotográfico en el que López aparecía acompañado por la bilbaína. Cosas del querer.