Menú Portada
A la espera de conocer la fecha del juicio contra Cayetano Martínez de Irujo, la actriz continúa con varias demandas

A Ana García Obregón le hacen una inspección de trabajo por supuestas irregularidades en su servicio

Diciembre 9, 2007
pq_402_ANAO.jpg

A Ana Obregón se le acumulan los problemas con su servicio. Tras haber tenido que indemnizar con 8.200€ (8.000 por despido improcedente y 200 de multa por un delito de vejaciones injustificadas) a su ex secretaria, Sonia, ahora se enfrenta a un futuro algo más que incierto que podría servirle como inspiración para preparar su nueva serie. Siguiendo el procedimiento habitual, tras las peticiones reglamentarias que Sonia realizó para conseguir el certificado de la empresa propiedad de Ana Obregón (Yoana producciones SL), requerido para cobrar el paro, y ante su negativa de entregarle dicho certificado, la ex secretaria procedió a interponer la denuncia preceptiva ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social.
Este organismo, al apreciar posibles irregularidades, procedió de forma inmediata a realizar una inspección laboral en el domicilio de la presentadora, lugar en el que los empleados de dicha empresa prestan sus servicios. Presentada la unidad de trabajo en el chalé de la bióloga, se encontró que Matilde, una doncella de origen paraguayo, aseguró que llevaba desempeñando labores de cocinera desde principios de año y que no podía entregar sus documentos porque, al parecer, no tiene los papeles en regla, tal y como ya afirmó, bajo juramento, un testigo que acudió al juicio que enfrentó a Anita con su secretaria. De no poderse acreditar que Matilde tiene sus documentos en vigor, Ana Obregón podría enfrentarse a una multa de hasta 30.000 euros.
 

El guiso judicial

Hace algunos días tuvo lugar la declaración de Emérita Elena, una cocinera peruana que trabajó durante varios meses en el domicilio de Ana García Obregón. En esta ocasión, su relación profesional también terminó como el Rosario de la Aurora. Las innumerables acusaciones veladas que la actriz vertió contra la cocinera en varios medios de comunicación, hicieron que Emérita acudiera al Juzgado de Instrucción nº6 de Alcobendas para prestar declaración: “Estoy pasando uno de los peores momentos de mi vida. Sobre todo, me está costando muchísimo esfuerzo explicarle a mi hijo que estoy envuelta en estos asuntos judiciales. Sin embargo, soy consciente de que la inocencia que mantengo ante los tribunales es la única verdad” nos confesó una Emérita Elena a la que de sus ojos tan sólo brotaban lágrimas de tristeza.
 

Presunta ladrona de joyas

No es de extrañar, pues la sudamericana ha tenido que hacer frente a los embistes de la polifacética presentadora, quien, entre otras cosas, le acusa de haber extraído de su casa diversas joyas de una carísima firma comercial con la que colabora asiduamente: “Qué casualidad que todas mis joyas desaparecieron cuando ella trabajaba para mí. No las pude devolver a la firma que me las prestó y claro, ahora me las reclaman a mí” nos espetó Ana Obregón al ser preguntada por su relación con la ex empleada. 
 
Una declaración a la que decidió no comparecer Ana García Obregón. En su lugar, un Javier Saavedra lucidor de lo más destacado en gorros y sombreros tiroleses, defendió a su cliente ante el asombro de la jueza que no daba crédito a algunos de los argumentos esgrimidos por el archifamoso abogado, para demostrar que a Emérita Elena le chifla hacer desaparecer, cual David Copperfield, objetos que nunca le pertenecieron. A su vez, Alejandro Mata, defensor de la acusada, parece que mostró gráficamente que la presentadora había sido inmortalizada engalanada con las joyas de la disputa en más de un sarao posterior al supuesto hurto. Ante tamaño desbarajuste, y a la espera de la resolución judicial, la ex cocinera le ha interpuesto una denuncia por acusación falsa al considerar que las afirmaciones de la Obregón son constitutivas de un delito, no sólo contra su persona, sino también contra la propia Administración de Justicia. Una denuncia que, de prosperar, podría terminar en una condena firme de prisión para Ana García Obregón.
 

Denuncias pendientes

Pese a que Beatriz Cortázar anunció en su columna de ABC que “no hay demanda en curso contra Ana Obregón”, lo cierto es que la presentadora se enfrenta a seis denuncias (contando con la denuncia por acusación falsa) por parte de su ex cocinera por varios presuntos delitos: contra los derechos de los trabajadores, supuestas coacciones, omisión del deber de socorro, contra la integridad moral, así como una demanda laboral por el impago del último salario, tal y como me confirmó Alejandro Mata. ¡Casi un pleno al quince! 
 

Saúl Ortiz