Menú Portada
Una conversación entre el marido de Esteban y la hermana de su supuesta amante

6.000 euros para la cámara oculta a Fran Álvarez

Julio 14, 2010

Todo el mundo habla de una grabación oculta al marido de Belén Esteban. Una conversación que mantiene con Rocío, la hermana de una supuesta amante del camarero. Su testimonio, con nula credibilidad.

pq_922_belenesteban.jpg

Es lo que nos faltaba. Debatir sin cesar sobre una cámara oculta que, de momento, no sale a la luz pública. Los medios de comunicación arden desde que Rocío, hermana de una supuesta amante del marido de Belén Esteban, saltara a la palestra televisiva asegurando que Fran Álvarez mantiene una acalorada relación sexual –acaso sentimental- con su hermana Arancha. Afirmaciones realmente duras que ya ha vomitado en diversos programas de televisión y revistas del papel cuché. Sin embargo, nadie se la cree. Su testimonio es inconcluso, divaga hasta el extremo y no es capaz de ofrecer datos incuestionables o con suficiente vehemencia. Mucha barriobajera pero sin la suficiente credibilidad para provocar la ruptura definitiva entre la colaboradora y el camarero. No obstante, nadie puede negar que la cámara oculta de marras sí existe. Fue grabada hace unos meses cuando Rocío contactó con un extinto programa de televisión. Le pidieron pruebas y accedió a protagonizar una grabación oculta. No salió como se esperaba. Aunque durante la charla Fran reconoce conocer a Arancha, en ningún momento habla de relación sentimental o sexual con ella. Únicamente lanza un «como la voy a dejar si tu hermana no me quiere»cuando la lenguaraz joven le instiga a que abandone a su mujer. Otra perla llega cuando Fran le pregunta si se ha dejado crecer el pelo, a lo que Rocío responde: «no, lo que pasa que cuando me viste la última vez estaba recién levantada». Respuesta que no demuestra una infidelidad pero que extrapolada o editada puede llevar a la confusión. Lo único que reconoce abiertamente es que le habían propuesto ir a Supervivientes pero que finalmente no aceptará la propuesta.
 
Mala calidad
 
No obstante, me cuentan que el sonido de la grabación es prácticamente intratable durante prácticamente los setenta minutos de la tertulia. También es de mala calidad la imagen en la que sí se ve a Fran. No durante toda la charla que Rocío mantiene con él, pero sí en varios planos secuencia. Un error que Rocío explica diciendo que posó la cámara oculta sobre una silla y no sobre la barra como estaba previsto en un primer momento. Habrá que esperar a que algún programa de televisión desembolse los seis mil euros que piden por emitir el material para conocer hasta qué punto pueden llegar las ansias de fama de la protagonista.
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)