Menú Portada
Esta es España (II)
Cataluña, Andalucía y País Vasco acaparan el 36% de las empresas públicas autonómicas

283 empresas estatales, 787 autonómicas, 190 provinciales y 995 municipales

Marzo 10, 2009

El último informe de la Intervención General del Estado del 2006 señala como lejos de las grandes privatizaciones mediáticas el sector público sigue creciendo hasta 2.255 entidades

La descentralización lleva a que las empresas autonómicas y municipales crezcan año tras año

Localidades como Marbella y Estepona ocupan el segundo y el tercer lugar en empresas públicas municipales sólo detrás de Barcelona


Las empresas públicas no dejan de crecer, mientras que el Estado se ha ido “desaciendo” con las privatizaciones de los años 80 y 90 de gran parte del tejido empresarial público, en la evolución del inventario del útimo lnforme de la Intervención General de la Administración del Estado se observa cómo a medida que se ha ido avanzando en el proceso de descentralización administrativo que se inició en España con el desarrollo del Estado de las Autonomías, y éstas han ido asumiendo sus competencias, han ido floreciendo empresas públicas autonómicas que realizan las actividades económicas más diversas, convirtiéndose en un instrumento más de intervención de los gobiernos autonómicos en ámbitos económicos.

Así, mientras en la última década la Administración Central ha disminuido drásticamente su presencia empresarial, los gobiernos autonómicos han seguido, en general, una tendencia contraria. Analizando los últimos diez años anteriores al informe, entre 1997 y el año 2006 el número total de empresas públicas de las distintas Comunidades Autónomas pasó de 421 a 787, es decir se registró un incremento del 87%, mientras que en el mismo periodo el número de empresas estatales sufre un descenso del 26%, pasando de 383 empresas en el ejercicio 1997 a 283 en 2006.

El resultado es un aumento global y que el sector sigue teniendo una gran importancia cuantitativa en la actividad económica, el número de empresas que lo integran alcanza la cifra en 2006 de 2.255 (sociedades mercantiles públicas, entidades públicas empresariales, otras entidades de derecho público y entes públicos). Eso si, llevándose la palma las empresas locales, por encima de las autonómicas. Así, de este total, el 52% pertenecen a las Entidades Locales, el 35% a las Comunidades Autónomas y el 13% restante, al Estado.

 
Crecimiento para todas la administraciones

En relación a las variaciones del inventario producidas a lo largo del ejercicio 2006, se han registrado 149 altas de empresas públicas, frente a 29 bajas, siendo la Comunidades Autónomas las que registran el mayor porcentaje de las altas con un 57%, seguido de las Entidades Locales con un 28%, y el Estado con un 15$.

Dentro del ámbito autonómico es de reseñar el hecho de que únicamente tres Comunidades Autónomas agrupan el 36% de las empresas públicas autonómicas: Cataluña, el País Vasco y Andalucía. Si se desglosa por tipos de actividad, sobresalen las siguientes áreas de actuación, comunes a gran parte de las Comunidades Autónomas: las entidades gestoras de infraestructuras, las de radio-televisión y las sociedades de desarrollo y promoción económica, y alcanzando una mayor relevancia en los últimos años, las entidades de gestión sanitaria, de educación y de investigación.

En el ámbito provincial, destacan, en cuanto al número de empresas públicas, la Diputación foral de Vizcaya y el Cabildo Insular de Tenerife que suman el 21 por 100 del total de empresas.

En el ámbito municipal son Barcelona, Marbella y Estepona los municipios que aglutinan el mayor número de empresas públicas municipales. Los principales ámbitos de actuación en el caso de las Entidades Locales son el saneamiento de aguas y gestión de residuos sólidos, la promoción cultural y deportiva, entre otros.

Lo peor es que muchas empresas municipales se han convertido en fuentes importantes de ingresos para cargos públicos y allegados, que cambian de gestores a golpe de cambio electoral, y lo peor cambia de dueño de Visa Oro. Una autentica mina de oro para muchos cargos municipales, ahora que las recalificaciones son más difíciles.