Menú Portada
La ayuda procede del Gobierno Balear

126.000 euros a una ONG para “consolidar el proceso de Paz” en una aldea de Senegal

Diciembre 15, 2010
pq_922_antich.jpg

Agnack Petit es una aldea perteneciente a la comunidad rural de Adeane, en el Sur de Senegal. Esta Comunidad cuenta con una población aproximada de 5.000 personas distribuidas en ocho aldeas, entre ellas la citada Agnack Petit.

En el cómputo total de subvenciones concedidas este año por la Agencia de Cooperación Internacional del Gobierno Balear aparece una de 126.674 euros gestionada por la Asamblea de Cooperación por la Paz (ACPP), y destinada a “consolidar el proceso de paz en la localidad de Agnack Petit”.


En el blog de información de ACPP no se hace mención alguna a este proyecto de cooperación, por lo que se desconoce en qué ha consistido la consolidación del “Proceso de Paz”. Si se tiene en cuenta que el salario mensual medio en una zona rural de Senegal debe rondar los 60 euros, los más de 126.000 empleados por ACPP para tal fin debieron provocar el delirio en una aldea que no supera los quinientos habitantes.

A esta subvención hay que sumar otra de 122.210 euros para que los cooperantes de esta ONG concienciaran a israelitas y palestinos “sobre el coste medioambiental de la ausencia de Paz” y promover una solución sostenible en el marco de la iniciativa de Paz de la Liga Árabe. Saber si se han concienciado o no.


En el portal de Internet cooperant.org, soporte digital de la revista de cooperación para el desarrollo que edita la Consejería de Asuntos Sociales, se informa que la parisina afincada en Mallorca, Agathe Napoly, es la técnica de proyectos de ACPP. Napoly desarrolla su actividad profesional en el campo de la cooperación internacional, “desde donde cultiva la afición por la fotografía”. De hecho, son habituales sus exposiciones a la vuelta de sus viajes subvencionados: Vietnam, Camboya, Mali, Bolivia…



Y otra para malabaristas y bufones


El pasado año el Ayuntamiento de Palma subvencionó a esta asociación con 123.360 euros para actuaciones en el extranjero con un idéntico enunciado: proyectos solidarios y de cooperación al desarrollo, así como la promoción del tejido asociativo dedicado al mismo fin.

Curiosamente, la Dirección General de Juventud daba de baja a esta Asociación, y 107 más, del censo de entidades juveniles “por no presentar memoria de actuaciones”.

Entre los 5.202.270 euros que la Agencia de Cooperación ha destinado este año a subvencionar proyectos, ayudas a cooperantes y sensibilización hay alguno tan pintoresco como el de la asociación de malabaristas y bufones consistente en una “re-vuelta a la mitad del mundo”.

Diego Feliú