Menú Portada
Lo mejor y lo peor

12-0: Fiesta Nacional del vestido

Octubre 16, 2014

“Si puedo elegir a uno de 30, para que irme con uno de 60”. Pues eso pienso yo. Mira por donde ya tengo algo en común con Ana Obregón. El problema es, querida, que el de 30 piense lo mismo. Si puede elegir una de 20 ò 30, incluso de 40 ó 50 ¿por qué se va a ir con una de 60?


Dice Semana que “Ana Obregón, a sus 59 años, aún resiste un Pataky”, o lo que es lo mismo, posar mostrando la espalda y girando la cabeza como suele hacer la actriz Elsa Pataky. No tengo muy claro como le habrá sentado el “aún” y sobre todo cómo se habrá tomado que “presume de estilismos de aeropuerto”. ¿Cómo? Esto no me queda muy claro. ¿Será por qué lleva a juego el jersey y la maleta? (ambos de color rojo).

Claro que, leyendo y leyendo, he llegado a la conclusión de que hay dos tipos de mujeres. Aquellas, pasados los 40, que están obsesionadas con que veamos sus curvas, sus piernas y sus escotes y otras igual o más delgadas, si es que es posible, cuya obsesión es parecer un listón de madera. Estas están tan, pero que tan delgadas que no pueden marcar nada de su cuerpo por mucho que se esmeren. Menos mal… buff que dirían otros… sería tan desagradable ver, mirar, observar o percibir sus omoplatos.

Carlota, hija de Carolina, versus Paulina, hija de Estefanía

Es curioso también ver cómo se repite la historia. ¿Recuerdan a Carolina de Mónaco? (“Mi amor entero es de la hija de Rainiero, una chica divina que se llama Carolina…”). Y su hermana, ¿cómo se llamaba? Ah sí, Estefanía, aquella que cantaba con tanta gracia, la alegría de la huerta… Está bien. Aquella que se casó con el domador. Que sí, hombre, aquella que estaba casada con otro que le ponía los cuernos en una piscina. Me rindo.

Vuelvo a mi idea. Glamurosa una, hortera la otra; delicada una, basta la otra; distinguida una, ordinaria la otra. Pues ahora, 20 años después, la historia se repite con sus hijas. Carlota versus Paulina. Decida usted quien es la glamurosa, la hortera, la distinguida, la ordinaria, la delicada o la basta.

Y hablando de estilismos difíciles de observar, me he encontrado en Lecturas un reportaje en el que la auténtica protagonista es Silvia Tortosa, “estupenda a sus 67 años” (otra estupenda). Nos presenta varios ropajes y después de mirarlos un número indeterminado de veces, no tengo claro cual le copiaría. No me han gustado los pantalones, ni lo botines de leopardo, ni el poncho ni la capa, ni… nada.

Avanzando páginas he llegado hasta Londres, al Palacio de Buckingham. ¡Qué manera de mimetizarse! Angelina Jolie ha sido condecorada por Isabel II y porque una es más alta que la otra que si no, no sabría quien es quien.

Las fotos de la semana

Terelu “una foto para el recuerdo”. Aparece, en varias revistas, la presentadora de TV con los 5 jinetes del apocalipsis. Ah no, que eran 4. Son los 5 hombres de la mudanza. ¿Para qué querrían la foto?

Pero aún hay más… Paula Vázquez “presume de curvas” y de anti ojeras. Un poquito de por favor.

Y esa gabardina multicolor en degradé que luce Teresa Campos. Esto sí que merece una explicación.

12-0: Vestidos nacionales

Seguro que pensaban que no iba a hablar de la fiesta nacional. Pues están en lo cierto porque yo he venido a hablar de lo mío, que son los vestidos nacionales; el desfile y los corrillos para los más sesudos. El día, no me lo negarán, desde luego, es ideal para ver “modelis”, curvas, piernas, guantes, zapatos. Me quedo con el vestido abrigo de la Reina Letizia, en tweed y crepé verde de Felipe Varela, no muy apropiado –dicen los entendidos que debería haber escogido un dos piezas-, y con zapatos a juego. Me ha encantado aunque hubiera estado mejor menos marcado.

Y en cuanto a las invitadas… Es difícil, bastante difícil superar a Soraya Sáenz de Santamaría. La vicepresidenta es la única que llevaba a juego el collar multicolor con el resto. Piedras azules como el vestido; piedras negras como el zapato, piedras verdes como los guantes y el bolso y piedras marrones como la piel que lleva en los hombros. ¿Más colores? Imposible. Ni el arco iris.

En cuanto a las presentadoras de TV creo que Ana Rosa no debe de estar muy contenta con las fotos publicadas. Por contra si nos fijamos en las políticas, me quedo con Susana Díaz.  A pesar de la falda tan corta que llevaba parecía otra. Misión Imposible.

Me voy cotilleándoles que la hija de Rocío Carrasco ya tiene 18 años y que Chabelita tiene nuevo novio; bueno no, con este ya había hablado antes, en verano, y ahora repite. ¡Que grande!

Mamen Rodríguez
@Mamenrs