Menú Portada

1.280 días después de la tragedia de Angrois llegan las primeras medidas de calado: el Gobierno de Rajoy comienza a incorporar el Sistema Europeo de Tráfico Ferroviario en el Eje Atlántico y se gasta 9 millones en el mantenimiento de las señalizaciones del tramo maldito

Enero 27, 2017

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), dependiente del Ministerio de Fomento, pagará a una Compañía francesa por los “servicios de mantenimiento de instalaciones de señalización, telecomunicaciones fijas, control de tráfico centralizado, protección y seguridad y sistemas de protección del tren para el tramo Ourense- Santiago de Compostela, del Corredor Norte-Noroeste”.

rajoy angrois

El Sistema Europeo de Gestión del Tráfico Ferroviario, el archiconocido como ERTMS (European Rail Traffic Management System), es una iniciativa de la Unión Europea para garantizar la interoperabilidad de las Redes Ferroviarias, creando un único estándar a nivel mundial. El objetivo de este Sistema es que todas las líneas europeas formen una única red, y que los trenes circulen libremente a lo largo de los diferentes países de la Unión Europea, algo que actualmente no es posible debido a las diferencias existentes entre los sistemas de las Redes de cada uno de los países comunitarios.

En España, el sistema ERMTS llegó al imaginario colectivo debido a una desgracia suprema. El pasado 24 de julio de 2013, el horror llegaba a  la curva de A Grandeira, sita en la parroquia compostelana de Angrois, a escasos kilómetros de la Estación de Renfe de Santiago de Compostela, a donde el Talgo Serie 730 nunca logró llegar. Los ocho coches y dos cabezas tractoras que cubrían un servicio Alvia descarrilaron, según la hipótesis que cobra más fuerza, por un exceso de velocidad. El maquinista, Francisco José Garzón, encaró la curva a una velocidad que rondaba los 194 km/h pudiendo reducir esta mínimamente antes de realizar un giro limitado a un máximo de 80 km/h. El resto es historia: el tren descarriló con 218 pasajeros a bordo. El bagaje mortal alcanzó las 81 personas fallecidas. El emocional, causó heridas en la sociedad gallega que ya jamás se cerrarán. Además del fallo humano, hay que sumar los evidentes errores de seguridad. Ahí es donde fallaron el ERTMS y las balizas de frenado. No por no funcionar, sino por no existir, porque cualquiera de los dos métodos hubiera evitado el accidente.

Nunca es tarde si la dicha es buena

El Ministerio de Fomento de Ana Pastor, primero, y de Íñigo de la Serna después, ha tardado tres años y medio en tomar decisiones de calado. Las revisiones del Sistema, la instalación de balizas y la señalización, evitan que sucesos como el del 24 de julio de 2016 vuelvan a ocurrir pero los ingenieros apuestan por el ERMTS como Sistema de seguridad con todas las garantías. Un sistema que, tras el período de tiempo equivalente a toda una Legislatura, sigue brillando por su ausencia.

Es ahora en este mes de enero, según ha informado la empresa alemana Siemens, cuando darán comienzo las  obras de instalación del sistema ERTMS en el Eje Atlántico, en sus tramos A Coruña-Santiago y Santiago-Vigo, y también en el entorno de la estación de la capital gallega —incluida la curva de A Grandeira donde se produjo el descarrilamiento-.

Parece que el Estado quiere realizar todo el trabajo de tres años y medio en solo un mes. Solo así se entiende que también ahora se haya adjudicado el contrato para los “servicios de mantenimiento de instalaciones de señalización, telecomunicaciones fijas, control de tráfico centralizado, protección y seguridad y sistemas de protección del tren para el tramo: Ourense- Santiago de Compostela, del Corredor  Norte-Noroeste”, donde también se encuentra ubicado el tramo de Angrois.

Todo ello con un contrato negociado sin publicidad, corrompiendo las normas de contratación y atentando contra la debida transparencia y concurrencia competitiva. Un procedimiento de urgencia podría haber motivado tal decisión, pero tras la espera de tres largos años y medio, no parece que fuera la justificación de este tipo de proceso.

Para la adjudicación de este contrato el Consejo de Administración de ADIF, sociedad presidida por Juan Bravo Ribera,  se ha gastado un total de 8.892.267,13 euros. Un importe que solo ha rebajado el presupuesto base de licitación en unos 36.000 euros (8.927.979,05 euros). Este es el botín que se ha llevado la empresa Thales, centrada en el sector aeroespacial, de defensa y de las tecnologías de la información. Su matriz es francesa.

La llegada del ERTMS a las vías nacionales dotará al ferrocarril español de mayor seguridad. Que las balizas y la señalización, ya instauradas, eviten nuevos accidentes es una afirmación que choca frontalmente con las investigaciones de Extraconfidencial.com que en enero de 2016 ponían de manifiesto que el  accidente del tren de Alta Velocidad Alvia en Angrois podía haber ocurrido de forma similar en otros 374 puntos negros de la red ferroviaria española. Este alarmante dato, así como otros igual de escalofriantes, fue comunicado a los diputados por el presidente de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF)Vicente Rallo Guinot, en una comparecencia a puerta cerrada en la Subcomisión de Estudio y Análisis del Sistema Ferroviario Español. Extraconfidencial.com ha tenido acceso a las actas “reservadas” de ésta y otras comparecencias también a puerta cerrada y las revelaciones que allí se hicieron son realmente aterradoras sobre el bajísimo nivel de seguridad que había en la red de ferrocarriles españoles.

Doinel Castro